Las estrellas de Hollywood se apagaron para Weinstein

- 27 de mayo de 2018 - 00:00
Harvey Weinstein mostraba una ligera sonrisa en el momento que lo detenía la Policía para llevarlo a un juzgado.
Foto: EFE

Luego de seis meses de acusaciones públicas por violaciones y abusos sexuales, el primer caso llegó a juicio. El productor más poderoso de la industria del cine se entregó a la Policía el viernes.

Desde que en octubre saliera a la luz su faceta como “depredador sexual”, Harvey Weinstein, el otrora poderoso productor de Hollywood, de 66 años, fue despedido de su productora, expulsado de la Academia del Cine, abandonado por su mujer y repudiado por sus colegas; una caída a los infiernos que tocó techo el pasado viernes, cuando el magnate se entregó en una comisaría de Manhattan.

Hace un año habría sido imposible imaginar a Weinstein esposado.

El magnate de Hollywood, el rey del cine independiente que revolucionó las pantallas y la forma de hacer y promocionar películas como Sexo, Mentiras y cintas de video (1989), Pulp Fiction (1994) o El discurso del rey (2010), siempre estuvo acostumbrado a dar órdenes, no a recibirlas.

Primero al frente de Miramax, y después cuando fundó con su hermano Bob el sello que hasta hoy lleva su nombre The Weinstein Company.

Considerado el hombre más poderoso de la industria, acostumbrado a ser el centro de atención en la alfombra roja, ahora se ha convertido en un paria.

Los 81 premios Óscar conseguidos bajo su tutela desde 1999 por producciones como The Artist (2011) o Bastardos sin gloria (2009), han quedado cubiertos por una avalancha de acusaciones que le culpan de numerosos casos de abusos sexuales y de poder.

En octubre, el periódico The New York Times y el semanario The New Yorker sacaron a la luz las supuestas violaciones y abusos cometidos por Weinstein. Ahora comienza una nueva fase en la que el productor deberá responder a las autoridades de Nueva York, su ciudad natal.

Weinstein se entregó el viernes en Nueva York y compareció ante un juez para conocer, por primera vez, los cargos en su contra.

Como es frecuente en estos casos, no se facilitó la identidad de las víctimas. Pero existe una denuncia de que, en 2004, Weinstein obligó a la estudiante universitaria y aspirante a actriz Lucia Evans a practicarle sexo oral.

Una vez que le fueron leídos los cargos, el juez fijó una fianza de un millón de dólares en efectivo, a la espera de la próxima vista judicial. Quedó libre, pero con un dispositivo para registrar sus movimientos, y además le retiraron el pasaporte.

Varias estrellas que consiguieron zafarse de él aseguraron que sus carreras se vieron perjudicadas por no haber accedido a tener sexo con él.

Sin ir más lejos, la actriz Ashley Judd presentó una demanda contra el productor por haberle arruinado la carrera y es que, según relató, tras rechazarlo en los años noventa, Weinstein movió hilos para vetarla de la popular saga The Lord of the Rings.

Hasta ahora, unas 80 mujeres han alzado su voz contra Weinstein, algunas tras décadas de silencio, y su caso sirvió de mecha para el movimiento #MeToo, que ha ayudado a destapar otros casos de abusos en el mundo del cine, el periodismo o la política.

En el último festival de Cannes, la actriz y directora Asia Argento recordó en su discurso que Weinstein la había violado en ese mismo festival, su “campo de caza”, cuando tenía 21 años.

Reacciones

La imagen de Weinstein compareciendo ante la justicia en Nueva York generó toda clase de reacciones en redes sociales, sobre todo de quienes se han declarado sus víctimas.

“Te tenemos, Harvey Weinstein, te tenemos”, escribió en Twitter Rose McGowan, actriz que promociona su libro Brave, donde describe la agresión sexual que presuntamente sufrió de parte Weinstein en 1997 durante el Festival de Cine de Sundance.

La también directora de cine independiente había dicho en el programa Today que Weinstein se “comió” gran parte de su vida. “Desde que salió la noticia, a pesar de que su rostro está en todas partes, no he tenido una sola pesadilla por primera vez”.

McGowan llegó a un acuerdo que le impedía denunciar lo sucedido, pero desde que los reportajes de The New York Times y The New Yorker revelaran las decenas de agresiones sexuales cometidas por Weinstein, ha sido una de las principales voces del activismo contra los abusos sexuales y el machismo en Hollywood.

A las reacciones se sumó la actriz estadounidense Annabella Sciorra, quien denunció haber sido violada en los noventa por Weinstein en su propia casa, en un acoso que se mantuvo varios años, según dijo a The New Yorker.

“¿Quién sabe dónde puedo conseguir asientos en primera fila?”, preguntó en su cuenta de Twitter, donde publicó un artículo de noviembre del año pasado del diario The New York Times titulado “De quién no hablamos cuando hablamos de Weinstein”.

También reaccionó la actriz y directora italiana Asia Argento, quien relató haber sido violada por el productor en 1997 cuando tenía 21 años en un hotel de la Costa Azul.

Recordó el discurso que dio en Cannes y lo dedicó a “todas las valientes mujeres que se presentaron denunciando a sus predadores y las que vendrán en el futuro”.

“Tenemos el poder”, subrayó en Twitter junto a la etiqueta #MeToo, como se ha denominado el movimiento que tomó forma después de estallar el escándalo contra Weinstein.

Su pareja, el famoso chef Anthony Bourdain, publicó en su cuenta de Twitter una imagen con un menú de la Oficina Federal de Prisiones y la pregunta: “¿Qué hay en el menú para Weinstein?”.

El movimiento Time’s Up se unió a las voces en contra del productor: “Hoy, un hombre cuyas acciones eran tan atroces que engendraron un juicio global ha sido detenido”. Además, ratificó su solidaridad con todas las mujeres que han enfrentado lugares de trabajo inseguros y abusivos. (I)

Pitt la salvó
Gwyneth Paltrow
La ganadora del Óscar contó que en los noventa, en sus inicios, Weinstein se quiso aprovechar de ella, pero Brad Pitt, su novio de entonces, la protegió. “Si le haces algo, te mato”, dijo Pitt a Weinstein, según Paltrow, que agregó: “Lo amo por eso”.

80 mujeres han denunciado a Harvey Weinstein por violación y abuso sexual y de poder.

Libre por ahora
Weinstein pagó una fianza de un millón de dólares. Su abogado, Benjamin Brafman, adelantó que se va a declarar inocente, y señaló : “Muchas de estas denuncias ya han vencido”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: