Vida del oso que fue enrolado en la II Guerra Mundial se convierte en un documental

16 de enero de 2013 00:00

Cuando en octubre de 1942 a Wojciech Narebski lo llamaron para reportarse ante su nuevo comandante, en lo que entonces era el mandato británico de Palestina, se encontró con una gran sorpresa: un oso. “Quedé asombrado porque había un oso acostado frente a su carpa”, indicó Narebski, recordando lo sucedido hace casi siete décadas.

Fue así que comenzó una amistad de tres años entre el oso Wojtek y el soldado polaco, que para ese momento contaba con 17 años.

Aquella historia será llevada al cine como un documental que será relatado con la voz del actor Brian Blessed y se llama ‘Wojtek, el oso que fue a la guerra’, con estreno en Londres.

Se trata de una mezcla de entrevistas, reconstrucciones, fotogramas modernos y animación. El filme relata el épico viaje en tiempos de guerra hecho por Wojtek y sus camaradas hasta Escocia, cuando estaban en el frente de batalla.

La travesía los hizo llegar a Irak y Egipto, y cuando quisieron llevar a Wojtek en un barco hacia Italia el oso tuvo que ser enrolado como soldado.

Narebski dice que el vínculo entre los dos se fortaleció por el hecho de que ambos compartían el mismo primer nombre, ya que en polaco Wojtek es un diminutivo de Wojciech, quien tiene ahora 86 años. Vive en Cracovia, Polonia, y es profesor de geoquímica y petrología.

Unos pocos meses antes de conocer a su tocayo Wojtek, el oso, fue vendido, siendo un cachorro, a unos soldados y civiles polacos en Irán.

El grupo estaba haciendo un recorrido desde Siberia hasta Medio Oriente, tras su liberación de un campamento de prisioneros ruso. La invasión de los alemanes nazis, en 1941, hizo que los soviéticos permitieran la salida de los polacos.

Se cree que unos cazadores le dieron muerte a la madre del cachorro. “Era como un niño, como un perrito. Tomaba leche de una botella, como un bebé. Así que por lo tanto sentía que estos soldados eran como sus padres y confiaba en ellos, y era muy amistoso”, relató Narebski al Servicio Mundial de la BBC.

Wojtek fue adoptado, por lo que pasó a ser parte de la 22ª Compañía de Artillería del II Cuerpo del ejército polaco. “Realmente se sentía como un miembro de nuestra pequeña familia militar”, apuntó Naberbski, quien vio al oso por última vez en Italia, antes de la batalla de Bologna en 1945. Luego se entristeció en 1963 cuando supo de la muerte del animal en aquel año.

Contenido externo patrocinado