Rockola, pasillos y albazos presentes en la apertura de conciertos de la Feria de Durán

07 de octubre de 2012 - 00:00

Mónica Cevallos y Martha Morán, vendedoras de ropa y calzado de un almacén ubicado en La Bahía, salieron de su trabajo más temprano de lo acostumbrado, el viernes pasado, porque tenían una cita con dos de sus artistas nacionales favoritos: Jenny Rosero y Gerardo Morán. Ambos, aunque interpretan distintos géneros musicales, compartieron el mismo escenario en la inauguración de la Feria de Durán.

Estas jóvenes de 23 y 21 años respectivamente, quienes además de ser compañeras de labores son vecinas de un sector de La Prosperina, pagaron 15 dólares cada una para estar sentadas en la primera fila del recinto. Allí no dejaron de corear y gritar las canciones de sus ídolos. Pero antes de oírlos cantar, tuvieron que deleitarse con los temas de Roberto Calero, quien fue el primer cantante en subirse a la tarima.

‘Bohemio y bacán’, ‘La pena de mi viejo’, ‘Carta al cielo’, ‘El mandarina’, ‘Mangoneado’, entre otros, fueron las canciones que el vinceño Roberto Calero Piedrahíta, conocido artísticamente como ‘El payador de Vinces’, deleitó a su público que lo ha seguido en sus 46 años de carrera artística.

“Gracias por invitarme una vez más a esta feria que todos los años apoya al talento nacional. Puede que el teatro no esté lleno, pero somos lo suficientemente bacanes para divertirnos”, dijo Calero, mientras escuchaba los reclamos del público que no lo dejaba ir hasta que termine de cantar aquellos temas que lo consagraron en la palestra musical rockolera.

Tras su presentación le tocó el turno a Jenny Rosero, en medio de los gritos de sus seguidores, especialmente de Cevallos y Morán, quienes con sus vasos de cerveza ($ 2) en la mano no dejaron de cantar temas como ‘Mala amiga’, ‘Que nadie se entere’, ‘Un engaño más’, ‘Te amo te amo’, entre otros.

Sin embargo, el teatro estalló de euforia cuando la intérprete milagreña cantó ‘La guayabita’, la cual fue cantada por todos los presentes de principio a fin. “No puedo creer lo que andas diciendo que ella es más hermosa en todas las cosas (...) a mí me da pena al ver que no sabes ya de cosas buenas/ ella no me llega ni a la guayabita, de pies a cabeza yo soy más bonita...”, reza esta canción que consagró a Janeth Maricela de Fátima Rosero Cruz, llamada Jenny de cariño, como la ‘Reina de la Rockola’, quien ha recorrido el Ecuador  con su música y se ha presentado en varios países de América y Europa.

‘La esposa verdadera’, Por qué voy a llorar’, ‘Aquella tarde’, Compárame con ella’, Nuestro hijo’ y ‘Amor verdadero’, fueron las últimas canciones que Rosero interpretó mientras poco a poco llegaba más gente al teatro.

Los hermanos Miño Naranjo iniciaron el bloque fiestero de la noche al subirse al escenario cantando el albazo  ‘Como dice que no se goza’, haciendo que todos hagan sus sillas a un lado para hacer de las gradas una pista de baile. ‘Romance de mi destino’, ‘El aguacate’, ‘Nuestro Juramento’, ‘Triste me voy’, ‘Avecilla’, ‘Esposa’, ‘Feliz quédate con Dios’ también fueron interpretados por el dúo de hermanos ambateños, quienes iniciaron su carrera de la mano de Rosalino Quintero.

“Gracias público ecuatoriano por permitirnos estar sobre los escenarios por 53 años y teniendo el mismo éxito que alcanzamos cuando iniciamos nuestra carrera. Cada vez que nos subimos a una tarima fuera de este pais cantamos lo mejor de Ecuador. Queremos que sepan que para los Miño Naranjo primero es Ecuador, segundo Ecuador y tercero Ecuador”, dijeron los músicos antes de cantar el tradicional pasillo ‘Tú y yo’.

Antes de despedirse, hicieron un popurrí bailable en el que incluyeron canciones como ‘Carnaval’, ‘Ambato tierra de flores’, ‘Chola cuencana’, ‘Soy del Carchi’, ‘Pobre corazón’, ‘Si tú me olvidas’, para terminar con los pasillos ‘Manabí’ y ‘Guayaquil de mis amores’.

Finalmente le tocó el turno a Gerardo Morán, quien hizo gala de su talento y puso a bailar a todos con  ‘La verbenita’, ‘Ahora soy feliz’, ‘En vida’, ‘Déjame llorar’ y un mix de cumbias y paseítos. “Gracias Guayaquil por recibirme siempre con el mismo cariño. Se les quiere”, dijo el cantante nacido en Caluma, provincia de Bolívar.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: