Mariuxi Mosquera: “No me veo como una presentadora de vitrina”

20 de octubre de 2013 - 00:00

Sencilla, espontánea, carismática y sin poses, así se define la manabita Mariuxi Mosquera, quien en los últimos cinco años ha trabajado como presentadora de noticias de Ecuador Tv.

Desde su llegada al medio de comunicación impuso su estilo desenvuelto, pues como ella dice: “no me gusta ser una presentadora acartonada”. En 2012 fue nominada a los Premios ITV en la categoría ‘Mejor presentadora de noticias’, y ya ha sido tentada por otros canales por su forma diferente de presentar noticias.

Mariuxi informa a los ecuatorianos a través del noticiero de las 19:00 y desde septiembre pasado conduce ‘La pieza clave’, espacio de opinión y entrevistas que se transmite los lunes a las 20:50.

¿Era buena estudiante?
Siempre fui una ‘comelibro’, tenía las mejores notas y cuando terminé el colegio quería ser doctora. Me gradué joven, a los 16 años, me fui de Manabí a estudiar Medicina en Guayaquil.

¿Hay algún médico es su familia?
Solo mi abuelo, el resto son abogados. Yo soy la única que salté la cerca porque elegí carreras distintas.

¿Y qué pasó con la Medicina?
Me gustaba y era muy aplicada, pero justo el año que entré se realizaron las elecciones estudiantiles para escoger al presidente de la Universidad Católica y uno de mis compañeros estaba de candidato, así que yo le hice toda la campaña: cómo tenía que hablar, qué debía decir, le creé el eslogan, todo. Él ganó y me dijo que yo no tenía que estudiar Medicina sino Comunicación Social. Desde ese momento me llamó la atención la Comunicación y me di cuenta que para ser médico había que tener la vocación. Estar en contacto con la gente definitivamente es lo mío, así que me gradué como comunicadora en la misma universidad, por medio de la cual pude tomar créditos de algunas materias relacionadas con el periodismo en Estados Unidos, y me quedé dos años por allá. Al regresar a Ecuador comencé a trabajar en Manavisión.

¿Qué tal esa primera experiencia como presentadora de televisión?
Fue un trabajo muy duro, algunas personas creen que es fácil trabajar para un canal local, pero a la gente de Manabí le gusta estar pendiente de las noticias de la provincia, por ello tratamos siempre de mostrar lo que la gente necesitaba saber. Luego tuve la propuesta de los dueños de ese canal de crear un programa de radio enfocado para mujeres, así nació Radio Amiga. Mi espacio era de 7 de la mañana hasta el mediodía, era el único programa de ese medio porque el resto del día se ponía música.

¿De qué se trataba?
Hablaba de temas de salud, cocina, decoración, hacía entrevistas. Ahí me di cuenta la línea que me gusta de la comunicación, que es tocar temas sociales, políticos y los que tengan que ver con ayudar a la comunidad. Durante seis meses pasé entre el canal, la radio y escribía artículos para un periódico porque me encanta escribir, esa es otra de mis pasiones. Pero todo cambió cuando se me presentó la oportunidad de ingresar a Ecuador Tv.

Si le gustaba el trabajo que realizaba, ¿por qué aceptó otra propuesta?  
Estaba muy bien en Manavisión, pero al mismo tiempo sentía que ya había llegado a un tope en el trabajo que hacía en mi provincia. Un amigo que trabajaba en Ecuador Tv fue quien me dijo que  buscaban una presentadora, así que viajé a Quito para hacer el casting, y enseguida me dijeron que estaba contratada para trabajar en Guayaquil. Pero el primer día de laboreso tuve que renunciar.

¿Por qué?
Porque me llamó el jefe que tenía en Manabí y me pidió que regrese al programa de radio y a la televisión. En ese momento yo estaba muy vulnerable, todo el viaje entre Manabí y Guayaquil lloré porque dejaba otra vez a mi familia para irme a vivir sola, y eso es muy duro. Así que renuncié a Ecuador Tv en mi primer día y regresé a mi tierra. Sentía que tenía que ser leal con la empresa que me dio la oportunidad de crecer, además me dijeron que me iban a pagar lo mismo que en el nuevo trabajo.

¿Y entonces por qué regresó a Ecuador Tv?
Las cosas no se dieron como esperaba en Manabí, no cumplieron con lo que me ofrecieron, y después de tres meses me volvieron a llamar de Ecuador Tv, así que me arriesgué porque ya había cumplido un ciclo en mi provincia y tenía que hacer algo más.

¿Qué es lo que más extraña de vivir lejos de su familia?
Todo. Provengo de la típica familia manaba, que si por ejemplo te ven que te estás arreglando ya te preguntan: a dónde vas. Una familia muy controladora, conservadora. Por eso, haber logrado salir de mi ciudad y trabajar en un medio nacional es muy importante para mí. Cuando me encuentro con chicas de provincia siempre les digo que no tengan miedo al riesgo.

¿Alguna vez dudó de que le iría bien al salir de su tierra?
Cuando una persona está preparada no hay temor, tu trabajo habla por ti, no necesitas referencia, ser sobrino de nadie, o ser de una familia con dinero. El trabajo que haces es el motor que te va a llevar de escalón en escalón.

¿Es feliz?
Ahora me siento muy estable con mi vida y mi trabajo, pero lograrlo me costó lágrimas porque mientras profesionalmente estás mejor, en lo personal dejas un vacío porque te alejas de tus amigos, de la familia, que en mi caso somos muy unidos. Pero la gente del canal se ha convertido en mi nueva familia por eso a veces son las 10 de la noche y yo sigo ahí, compartiendo con ellos, porque sé que cuando salgo del canal me voy a encerrar en cuatro paredes, en Quito ni siquiera tengo carro, así que camino de la casa al trabajo.

¿Y qué le gusta hacer cuando quiere divertirse?
Cuando estoy en mi tierra me encanta compartir con mis amigas. No me gusta salir en Quito porque estoy concentrada ciento por ciento en mi trabajo. Aunque el contrato que firmé en el canal fue para trabajar en Guayaquil, hace un año me pidieron que labore desde Quito porque querían a una presentadora de la Costa en el noticiero de la mañana. Al principio no me gustó la propuesta porque no soporto el clima de la Capital, yo soy de las que anda en zapatillas, camiseta, short y un moño, y el frío no me gusta.

¿Cómo logró adaptarse al clima?
Abrigándome mucho. Cuando voy a dormir me pongo abrigo, medias, en mi cama hay muchas sábanas gruesas.

Cuándo le tocó hacer ese cambio de vida de Costa a Sierra, ¿se reflejó en su trabajo?
Sí. Como entré al noticiero en la mañana siempre traté de motivar a los televidentes que se levanten a pesar del frío, que se tomen un café. La idea era que la gente entienda que los presentadores no somos personas acartonadas, yo prefiero que el público me identifique como manaba, como una chica de provincia, sencilla, pero preparada. Como todas las mujeres soy vanidosa, no quiero engordarme, y quiero verme bien, pero no me considero una ‘persona de vitrina’, que para mí son quienes usan una pantalla para su beneficio, para ser conocidos, y en ese caso puede llegar alguien con más talento y reemplazarte. Ser presentadora es bonito, pero siento que ejerzo el verdadero periodismo cuando ayudo a las personas con mi trabajo.

ALGO MÁS

Su entrevista preferida es la que le realizó al presidente Rafael Correa,en septiembre pasado, en ‘La pieza clave’.

Le gustaría conducir un programa infantil.Quiere trabajar otra vez en radio.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: