Marián Sabaté, la eterna ‘Reina de la prensa rosa’

31 de marzo de 2013 00:00

De Marián Sabaté se ha dicho de todo un poco, desde sus relaciones sentimentales hasta su aumento y disminución de peso. Ha ocurrido por el entorno en el que se ha desenvuelto por años, aunque pocos saben que sus inicios en la pantalla chica no fueron precisamente los programas de farándula.

A mediados de la década del 80, la española de nacimiento y ecuatoriana por adopción, participó en un programa deportivo como conductora junto con el uruguayo Rodolfo Piñeiros y el ecuatoriano Carlos Eduardo Arcos, hermano de Diego, el periodista.

Ese programa, que transmitió Ecuavisa, se llamó ‘Ganadores’ y ahí competían colegios en torneos de fútbol.

Todo eso fue antes de el desaparecido espacio ‘Alo que tal’, que en la década del 90 transmitía Telesistema (ahora RTS), que incluso transmitió en vivo el primer matrimonio de la rubia animadora (con el padre de su hija Bárbara Fernandes).

Marián (diminutivo de María de los Ángeles, su nombre de pila) llegó a Ecuador cuando tenía 11 años de edad y desde entonces su carisma y atractivo físico le permitieron participar en distintos reinados colegiales, entre ellos el del Espíritu Santo.

A eso se añadieron las obras cómicas teatrales con las que aprendió a desenvolverse en un escenario. Eso le sirvió para adquirir química con cualquier animador en la televisión. Se define como una mujer luchadora, que siempre ha sabido ser fiel a sus ideales y a su familia a los que considera su pilar fundamental de vida.

Hace poco la rubia animadora regresó a la pantalla chica, luego de dos años de ausencia, con ‘Jarabe de pico’, un espacio de entretenimiento, con segmentos variados como ayudas sociales, turismo, deportes extremos, entre otros muy alejado de programas como ‘Noche a Noche con Marián’, ‘Caiga quien Caiga’ y ‘Los Dueños del Mediodía’, que se caracterizaron por la polémica al rojo vivo.

Usted dijo una vez que no volvería más a hacer prensa rosa en la televisión ¿Qué pasó ahora?
Cuando mi madre murió yo le hice la promesa de no meterme en problemas con nadie, ya que esto afectaba mi salud y la de mi familia. Ahora con ‘Jarabe de pico’ es algo distinto a lo que hacía antes.

¿En qué consiste esa diferencia?
Mis anteriores programas como: ‘Noche a noche’, ‘Caiga quien Caiga’ y ‘Los Dueños del Mediodía’ consistían en dimes y diretes de los famosos. En ‘Jarabe de pico’ nos centramos en dar entretenimiento, pero con sana diversión.

¿Cree que la farándula de ahora está más calmada?
Sin lugar a dudas que sí. Los programas de farándula han madurado, ya no se ve mucha polémica como en un principio. La gente tiene que entender que esto es un show, se apagan las cámaras y todos somos amigos.

Antes de incursionar en la televisión, ¿qué la trajo por primera vez a Ecuador?
Tenía 11 años cuando llegué al Ecuador. Mis padres vinieron por una oportunidad laboral. Se suponía que sería por una pequeña temporada, pero cuando ellos quisieron irse yo había echado mis raíces en este país.

¿Por qué decidió quedarse?
Me quedé porque ya estaba estudiando aquí, tenía mis amigos y también mi ‘pelado’. (Suelta una carcajada).

Una vez asentada en el país, ¿qué hizo?
Empecé en las tablas, haciendo teatro con los Varela, don Raúl y su hijo Paco. Fue una gran experiencia que marcó mi carrera.

¿Después de eso qué rumbo tomó?
 Acompañé a un amigo para un casting en Ecuavisa, pero fui yo quien terminó haciendo la prueba y me escogieron como presentadora de un espacio deportivo (‘Ganadores’). “No tenía ni idea de lo que debía de hacer, pero como quería estar en televisión lo acepté”.

¿Qué tal aquella experiencia como presentadora?
Estaba un poco incómoda al principio, pero después me sentía como pez en el agua. Nací para estar en la televisión y gracias a Dios me he podido posicionar en ella.

¿Cómo llegó a ‘Aló qué tal América’?
Querían a una mujer dinámica, alegre y que sea lo más espontánea posible y ahí encajé yo. Además, ya me había hecho conocer en el mundo de la farándula criolla.

¿Aló qué tal América lo consideró alguna vez como programa de farándula?
Era un espacio de concursos, donde el televidente llamaba y podía participar, pero también teníamos al famoso ‘Jack Te Cuento’, un personaje misterioso interpretado por Alsino Herrera, el cual hablaba de la vida de los famosillos.

¿Se considera usted una especie de pionera de la farándula contemporánea en el país?
No sé si fui la pionera, pero sí sé que marqué un ‘standar’ diferente en lo que respecta a entretenimiento por mi forma de ser.

¿Y cómo define usted?
Soy extrovertida, alegre e imprudente. Esto último siempre me ha traído problemas en mi vida, tanto en lo profesional como en lo personal.

¿De ahí que surgió el apelativo de ‘Reina de la prensa rosa’?
Mira, la verdad este seudónimo me lo pusieron los mismos periodistas. Una vez Reynaldo Vásquez me contó que mi vida amorosa daba tanto de qué hablar para los medios que todos los días tenían que escribir.

A propósito de eso, ¿cómo le va en el matrimonio con Enrique Mero, su nuevo esposo?
Suena raro eso de nuevo esposo. Me siento como Liz Taylor. (Se ríe sin parar).

Cambiando de coles a nabos, ¿Cómo inicia un día de vida normal suyo?
Me levantaba tarde, pero ahora desde que estoy inmersa en este nuevo proyecto me levanto a las 08:00, pero me queda mucho tiempo en la mañana por lo que me gusta quedarme en la casa.

¿Piensa agrandar la familia?
Siempre salimos a la pizarra, (se ríe en referencia a su intimidad con él). No lo tenemos planificado, pero si viene bienvenido sea, por el momento estoy bien con Barbarita y Alejandrito.

¿De sus hijos, quién quiere seguir sus pasos dentro de la televisión?
Es curioso, pero mi hija Barbara odia la farándula, tú le nombras algo que tenga que ver con este medio y le dan ganas de vomitar. En cambio Alejandrito tiene más afinidad a mi carrera, le gusta más lo mío que lo del papá (Alejandro Kenig) que ha sido  futbolista. Sin embargo juega bien el fútbol.

¿Qué le gusta a su hija Barbara?
Ella está estudiando teatro, cine y televisión, que no es lo mismo que farándula. Se fue a España de vacaciones y estuvo averiguando un curso de cine allá en Europa.

¿Cuáles son sus proyectos dentro de la televisión?
Tengo una productora que se llama ‘Aló qué tal Producciones’. Además animo un programa en cable que se llama ‘Una vez más con Marián’, el cual se transmite una vez por semana, pero más proyectos... ya no, hermano, (se ríe).

Contenido externo patrocinado