Juez chileno acusa a 10 exoficiales de muerte del cantautor y folclorista chileno Víctor Jara

24 de julio de 2015 - 08:42

Un juez acusó a 10 militares retirados del asesinato del cantante folclórico y activista político Víctor Jara durante el golpe militar de 1973.

El juez Miguel Vázquez dijo que los cargos incluyen el secuestro y asesinato de Jara y del exjefe de la policía militar Littre Quiroga Carvajal el 16 de septiembre.

Jara fue llevado al sótano de un estadio que los golpistas del 11 de septiembre de 1973 convirtieron en un centro de detención y torturas.

Según informó Canal 13 de Televisión, a los exfuncionarios se les atribuye su responsabilidad en los delitos de secuestro y homicidio del cantautor y también del exdirector de Gendarmería, Littré Quiroga Carvajal, cuyos cuerpos fueron hallados en un barrio popular aledaño a un cementerio, junto a otros ejecutados que nunca pudieron ser identificados.

Vázquez, revala la agencia EFE, procesó como autores de los delitos de homicidio a los ex militares Hugo Sánchez Marmonti, Raúl Jofré González, Edwin Dimter Bianchi, Nelson Haase Mazzei, Jorge Smith Gumucio, Ernesto Bethke Wulf, Juan Jara Quintana, Hernán Chacón Soto y Patricio Vásquez Donoso.

Mientras que, como autores de los secuestros simples acusó a Hugo Sánchez Marmonti, Edwin Dimter Bianchi, Nelson Haase Mazzei, Jorge Smith Gumucio, Ernesto Bethke Wulf, Juan Jara Quintana, Hernán Chacón Soto y Patricio Vásquez Donoso.

Por otra parte, señala como autor solo de los secuestros calificados de Jara y Quiroga a Raúl Jofré González y como encubridor de los delitos de homicidio calificado y de secuestro simple a Rolando Melo Silva.

Asimismo, un juez de Estados Unidos autorizó iniciar un proceso contra el exoficial chileno Pedro Pablo Barrientos Núñez, implicado como el autor material del asesinato del cantautor ocurrido el 16 de septiembre de 1973.

Jara murió acribillado de 44 balazos tras ser sometido a cruentas torturas en los vestidores del Estadio Chile. Su cuerpo fue encontrado en las cercanías del cementerio metropolitano, al sur de Santiago.

Jara, nacido en La Quiriquina, Chillán Viejo, 1932, destacó como cantautor, director teatral, investigador del folclore y de los instrumentos indígenas, actor, dramaturgo y libretista, pero alcanzó la mayor trascendencia como compositor y cantante popular.

De origen campesino, heredó de su madre la afición por la música. Al ser abandonados por el padre, la familia se trasladó a Santiago, a una cité en la población Los Nogales. A los 15 años quedó huérfano e ingresó en el Seminario Redentorista de San Bernardo. Allí permaneció dos años. En 1957 entró en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile. En esa época conoció a Violeta Parra, que lo acogió como discípulo.

Víctor Jara con el tema Te recuerdo amanda: 

 

En 1960 recibió el título de director teatral y pasó a formar parte del directorio del Instituto del Teatro de dicha casa de estudios. Dirigió varias obras de teatro y obtuvo el Premio Laurel de Oro como mejor director del año. En 1967 fue invitado a Gran Bretaña, donde recibió otro premio por su dirección teatral. Estando allí compuso una de sus canciones más conocidas, Te recuerdo Amanda, dedicada a sus padres Amanda y Manuel.

En 1968 pasó a ser el director artístico del conjunto de música popular Quilapayún. En 1967 publicó su primer álbum musical, titulado Víctor Jara. Su segundo álbum, Pongo en tus manos abiertas (1969), coincidió con el respaldo que prestó a la candidatura de la Unidad Popular de Salvador Allende como militante de las Juventudes Comunistas. En 1970 publicó Canto libre, El derecho de vivir en paz y La población, creaciones de gran belleza y fuerza poética que lo convirtieron en uno de los máximos exponentes del resurgimiento y la innovación de la canción popular en Latinoamérica.

Sus canciones trataban sobre su pueblo y sus problemas, en la línea de los cantautores de la época; con todo, su éxito internacional las llevó más allá de su Chile natal para ser cantadas en cualquier manifestación progresista o concentración universitaria de otros tantos países, particularmente en la España de la transición.

Durante el período de gobierno de Allende fue nombrado embajador cultural del gobierno, en cuyo cargo desarrolló una amplia labor hasta la fecha de su muerte. Estaba casado con la bailarina inglesa Joan Turner, quien había sido su profesora de expresión corporal en la Universidad de Chile.

Fuertemente comprometido con su entorno político, su compromiso acabó costándole la vida. Tras el golpe de estado del general Augusto Pinochet, acaecido el 11 de septiembre de 1973, se encerró con otros universitarios en la Universidad Técnica del Estado, en Santiago, para mostrar su repudio y voluntad de resistir; sin embargo, el ejercito tomó pronto las instalaciones y llevó prisionero a Jara al Estadio Nacional de Santiago de Chile, donde fue brutalmente torturado y asesinado el 16 de septiembre.

En septiembre de 2003, cuando se cumplió treinta años del golpe militar, el gobierno chileno rebautizó al estadio con el nombre de Estadio Nacional Víctor Jara. A mediados de 2008 se reabrió la investigación judicial sobre su asesinato; el teniente coronel Mario Manríquez fue acusado del homicidio. (I)

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: