El grafiti abraza París en novedosa exposición

24 de septiembre de 2012 - 00:00

Grafitis de gran formato firmados por artistas españoles, italianos y franceses adornan el corazón de París con los rostros de los vecinos más queridos del distrito centro de la capital francesa, en una iniciativa municipal para llevar las vidas de barrio a las fachadas emblemáticas.

“Son personas del barrio de una ciudad que proponen a gente querida, cercanas a ellos, que pueden ser vecinos, comerciantes...” y que artistas internacionales llevan después “en formato muy grande a edificios emblemáticos de la ciudad”, explicó a la agencia Efe Anna Dimitrova, responsable de la empresa barcelonesa Nobulo, artífice de la iniciativa.

Las ocho obras, una aproximación gratuita y popular al arte contemporáneo desde el exterior de edificios situados alrededor del Museo del Louvre, la Comedie Franaise o el centro comercial de Les Halles, devuelven el espacio público a los vecinos, integrando sus vidas a lugares transitados por miles de personas todos los días.

“La idea es tomar a gente querida y conocida dentro de su círculo, abrir un poco más el círculo, que se conozcan un poco más en general y darle un ángulo diferente a cómo ve la gente a sus vecinos”, explica Axel Void, artista de Miami criado en España, que inicia el recorrido artístico con una macropintura de un bebé de 9 meses.

Se trata de Elsa, la más pequeña de la paleta de ciudadanos elegidos por sus vecinos para aportar sus rostros y sus historias a los muros de su barrio hasta finales del próximo mes de diciembre.

“Siempre había querido hacer un recién nacido en un mural porque es un ser al que se le quiere de manera incondicional. No hay un motivo, no tiene una historia, no se sabe el futuro, quién va a ser esa persona... También puede ser peligroso porque igual cuando crezca dice: ¿por qué hiciste esto?”, bromea Void.

El grafiti, además de ser la técnica que por excelencia se asocia con el arte urbano que irrumpe en muros y paredes, otorga al proyecto un “lenguaje más popular”, dice.

“Lo que quiero decir con mi trabajo es importante, que no sea leído solo por una élite que pueda interpretarlo o verlo sino por el pueblo, porque también es para el pueblo. Es importante que el lenguaje que utilizamos sea popular”, precisa Void.

Entre los ocho seleccionados por votación vecinal hay desde comerciantes, empresarios, vendedores o voluntarios sociales, hasta la señora Chaleyat, exprofesora de comercio y militante feminista de 95 años, cuyos ojos escudriñan el Louvre desde la fachada de la alcaldía del primer distrito de París.

Por eso “El niño de las pinturas de la calle”, artista español que firma otras dos de las pinturas, buscó en su trabajo plasmar no solo el rostro, sino también la historia de su modelo Jean Noel Julien.

“Es un señor que tiene una panadería (...), que empezó a trabajar en el pan de jovencillo, y que peleando y peleando al final se ha montado una panadería muy potente, que hace el mejor pan de París”, explica el grafitero.

Además de hacer “baguettes”, Julien es un gran aficionado a las carreras de coches que aprovecha su participación en el Dakar para “hacer préstamos de interés cero para gente de allí” o para montar “algún centro social”, destaca.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: