El amor también se vive con canciones de salsa

13 de febrero de 2014 00:00

“Aparentemente tú le quieres, tú le amas, pero si esta casa hablara, le diría lo contrario/ Aparentemente estas ganas de tocarnos, de sentirnos, de encontrarnos fue creciendo con los años/.

Evidentemente si hoy te abrazas a mí es que junto a él no eres feliz”.

Así dice la canción ‘Aparentemente’ del portorriqueño Tony Vega que lo consagró en el mundo de la salsa a inicios de la década del noventa.

Gustavo Enrique es el salsero más destacado del país con más de 20 años de carrera.Lleva más de veinte años cantando como solista y ha recorrido el mundo con innumerables éxitos como ‘Lo mío es amor’, ‘Fui la carnada’, ‘Ella es’, ‘Carita de sol’, ‘Prohibiciones’, ‘Cómo es posible’, entre otras, que lo han hecho merecedor de premios y reconocimientos en la industria musical latina.

Este viernes se presentará nuevamente en un escenario guayaquileño para cantarle al amor en pleno San Valentín, en Cali Salsoteca, en donde compartirá el escenario con su compatriota Jhonni Rivera y el ecuatoriano Gustavo Enrique.

Rivera empezó un año antes de que Vega se haga solista tras varios años en la agrupación La Selecta.
Su primer éxito fue ‘Encuentro casual’ y ‘Cuándo parará la lluvia’ que lo convirtieron en uno de los soneros más destacados de la época.

Sin embargo, fue con el sencillo ‘Por eso ella está contigo’ que lo consagró en el ámbito artístico y con los que recibió varios premios y compartió créditos con varios destacados artistas en sinnúmero de grabaciones.

Tras detectarle cáncer de mama a su esposa, decidió retirarse de la música por muchos años hasta el 2006 que regresó y desde entonces no ha parado de cosechar éxitos.

Tony Vega es uno de los cantantes tropicales más importante de la industria latina.El guayaquileño Gustavo Enrique es uno de los salseros más destacados del Ecuador. Lleva por sus venas sangre artística al ser hijo de Mery Aráuz.

A la edad de 14 años formó parte del grupo tropical De Luxe con Enrique Gonzales, cuando este promocionaba en la década del ochenta el tema ‘Sopa de caracol’.

Con el pasar de los años Gustavo ya empezaba a destacarse con una carrera propia. Dos años más tarde fue invitado por Wilfrido Vargas a formar parte de su orquesta y con ella recorrió varios países y disfrutó del éxito que el merenguero tenía en ese entonces.

Desde el 2003 se dedicó a cantar salsa y formar su propia orquesta. Sus producciones han alcanzado mucho éxito en el país y algunas de sus interpretaciones se han escuchado en el exterior por lo que lo llaman el ‘El Sonero del Pacífico’ y sigue compartiendo escenario con grandes artistas.

Contenido externo patrocinado