De la vida real a la gran pantalla

05 de junio de 2013 - 00:00

A lo largo de los años, muchas historias de terror -que han estremecido a la sociedad por revivir asesinatos, masacres y otros sucesos- han sido llevadas a la gran pantalla con películas como Masacre en Texas, Terror en Amityville, Los extraños, El exorcismo de Emily Rose y Haunting Connecticut, entre otros.

El director estadounidense Tobe Hooper llevó al cine una de las masacres más recordadas en Texas, donde más de 33 personas murieron por la mano del “carnicero” en serie conocido como Leatherface. El responsable de estos asesinatos fue Edward Theodore Gein, quien falleció el 26 de julio 1984 luego de una exhaustiva búsqueda por todo el condado de Texas.

Era la mañana del sábado 16 de noviembre de 1957, Ed Gein asesinaba a la dueña de la ferretería del pueblo, Bernice Worden, disparándole con su viejo rifle de caza calibre 22. En esta ocasión se llevó el cadáver en la furgoneta, dejando el suelo del local encharcado de sangre. Pero, había un testigo... el libro de contabilidad.

En su última anotación, figuraba el nombre de Ed Gein, a quien habría vendido su último anticongelante. Únicamente se probaron dos asesinatos cometidos por él (los de Mary Hogan y Bernice Worden), debido a su afición de conservar los cadáveres de sus víctimas.

La masacre con sierra eléctrica en Texas fue uno de los hechos que inspiró a varios directores de Hollywood a contar desde su perspectiva este crimen; entre ellos figuran Michael Bay, Jonathan Liebesman y ahora último John Luessenhop con una adaptación en 3D.

05-06-13-Los-extrañosSegún la psicóloga Arelly Zapata Chóez, este tipo de conductas no aparecen del día a la mañana, se forma en el trayecto de la vida por diversos factores tales como traumas infantiles, sufrir discriminación y haber estado expuesto a un ambiente hostil constantemente. “Las películas violentas no generan una sociedad violenta, todo depende de cómo digiera el filme cada persona y de su estado de salud mental”, manifestó Zapata, quien dijo que el apoyo oportuno de la familia es muy importante para poder sobrellevar las conductas agresivas de estas personas.

Terror en Amityville es el nombre de la película que filmó Stuart Rosenberg en julio de 1979 y que Andrew Douglas hizo el remake de la cinta el 5 de abril de 2005 que se basó en un hecho que marcó una pequeña localidad de Long Island, en 1974.

La mañana del 14 de noviembre de 1974, Amityville, amaneció sacudida por la macabra noticia del asesinato a sangre fría de seis miembros de una familia. A las 03:15 el joven Ronald DeFeo, de veintitrés años de edad, provisto de una escopeta Martin de calibre 35, había masacrado, mientras dormían, a todos los miembros de su familia (padre, madre, dos hermanos y dos hermanas), en el interior de su propia casa enclavada en el número 112 de Ocean Avenue.

Según el informe oficial de las investigaciones: “Los crímenes presentaban algunas peculiaridades que indicaban rasgos sádicos solo explicables en una mente enferma. La familia había sido narcotizada, lo que garantizó al asesino el sueño profundo de sus víctimas. Todos dormían vestidos de traje, con las cabezas apoyadas sobre los brazos cruzados. Todos habían sido fusilados con un arma potentísima, por la espalda, excepto la madre, que recibió un disparo en la cabeza”.

El exorcismo de Emily Rose dirigida por Scott Derrickson y protagonizada por Tom Wilkinson, Laura Linney y Jennifer Carpenter se estrenó en el 2005 y fue inspirada en la historia real de Anneliese Michel, “la verdadera Emily Rose”.

Emily Rose es en realidad una joven alemana llamada Anneliese Michel. Desde su nacimiento el 21 de septiembre de 1952, Anneliese Michel disfrutó de una vida normal, educada religiosamente desde que era muy pequeña. Sin advertencia su vida cambió un día de 1968 cuando empezó a temblar y se dio cuenta de que no tenía control sobre su propio cuerpo, por lo que un neurólogo de la Clínica Psiquiátrica de Wurzburg, Alemania, la diagnosticó con el “gran mal” de la epilepsia.

En 1970 Anneliese indicaba que estaba poseída por demonios, quienes le daban órdenes de cómo manejar su vida. Tuvieron que pasar 20 años para que pastores y otros religiosos acepten hacerle exorcismo pues la práctica no podía ser realizada por cualquier persona.

Según los doctores de la clínica “los ataques no disminuyeron y su conducta se volvió mucho más errática. En casa de sus padres insultaba, golpeaba y mordía a los otros miembros de su familia. Se rehusaba a comer porque los demonios se lo prohibían. Anneliese dormía en el suelo de piedra, comía arañas, moscas y carbón, y había comenzado a beber su propia orina; al final nunca pudieron ayudarla hasta el día de su muerte”, explicaron.

El pastor Pedro Alvarado comentó que ver películas de contenido demoniaco puede ser una ventana para que espíritus malvados ingresen “al mundo de nosotros”, sin embargo explicó que el hecho de ver filmes como el exorcista no te hace propenso a que más adelante puedas ser víctima de un hecho como este. “Hay que analizar mucho la conducta de la persona para que se pueda decir que está poseída, ya que es algo muy peligroso este tipo de prácticas religiosas”, puntualizó

Otra película que se basó en hechos reales fue Haunting Connecticut o “Extrañas apariciones”, en español. El material promocional para la película está basado en actividades paranormales experimentadas por la familia de Karen Parker, en la década de 1980. Los Parker se mudaron a una casa en Southington, Connecticut, para vivir más cerca de UConn, donde el hijo de Karen estaba recibiendo tratamiento para el cáncer. La familia más tarde afirmaría que fue azotada por alguna forma de presencia demoniaca.

La casa donde se habían mudado había sido un lugar donde antes se practicaba necrofilia con los cadáveres y otras técnicas sádicas. El informe policial indicó que la familia abandonó la casa cinco años después de los sucesos ya que afirmaban que los “demonios”, eran insoportables dentro del hogar.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: