Aquel Superman que retrató Richard Donner

11 de junio de 2013 - 00:00

Antes de la propuesta que dirigió Richard Donner en 1977 y se estrenó el 15 de diciembre del año siguiente, hubo otras que por las obvias limitaciones de la tecnología no causaron tanto impacto. De hecho, la historia registra un filme de 1951.

Otro dato clave que ha traspasado generaciones es la imagen que proyectó el fallecido Christopher Reeve en ese filme de hace casi 35 años. Antes de él y después de él otros actores han usado el traje y la capa de Superman, pero ninguno ha dejado esa huella de carisma que caracterizaba a Reeve.

La película de Donner, quien entonces se proyectaba como una competencia para Steven Spielberg y George Lucas, ofrece tres escenas que aún quedan grabadas en la memoria de los seguidores del personaje y la saga de películas (fueron cuatro entre 1978 y 1987 con Reeve como protagonista).

La primera es una impresionante secuencia de un helicóptero cayendo desde la terraza del ficticio diario El Planeta y en el que iba Luisa Lane (interpretado por Margot Kidder). Atrapa la espectacularidad de la escena con Superman que levanta el helicóptero con una mano, mientras que con la otra atrapa a Luisa. Pero más allá de eso está el hecho de que ese encuentro generó la atracción de Luisa hacia el Hombre de Acero. Ella solo conocía a Clark Kent, alter ego de Superman, a quien le parecía un torpe compañero de trabajo.

La segunda escena junta nuevamente a estos personajes. Ahí la secuencia describe cómo Superman acude a la cita con Luisa en la terraza de un edificio donde ella vive y en la que se supone debía entrevistarlo, porque su jefe Perry White (Jackie Cooper) y los lectores exigían respuestas sobre quién era ese hombre de capa roja que sostuvo un helicóptero con una mano. La cita se convirtió en romántica y Superman la llevó de paseo, pero volando.

Y la tercera escena es conmovedora. El amor de él hacia Luisa lo condujo a un acto irresponsable, uno que expresamente tenía prohibido. Una explosión provocada por un bufonesco Lex Luthor (Gene Hackman) causó la muerte de muchas personas, entre ellas Luisa y su amigo, el fotógrafo Jimmy Olsen (Marc McClure). El hombre de acero, pese a su origen extraterrestre, se dejó cegar por su adoptada humanidad y retrocedió el tiempo, dando vueltas a toda velocidad y en sentido inverso con relación a la rotación de la Tierra.

Esas tres escenas convierten a la cinta de Donner en -quizás- la mejor representación de este personaje en la pantalla grande (después llegó ‘Superman Returns’ en 2005 y no causó el mismo impacto, a la expectativa está ‘Man of Steel’, que se estrenará este viernes).

Analizando otros aspectos, la actuación de Marlon Brando como Jor-El (el padre biológico del Hombre de Acero) es imponente, aunque corta. En aquella época causó controversia el elevado salario que exigió por su participación. Su rol era muy semejante al de un profeta. Vaticinaba la destrucción de Kryptón, el planeta en el que nació Kal-El (el nombre real del superhéroe).

Mención aparte recibe John Williams con su musicalización, que le dan un sello distintivo al Superman fílmico. ¿Qué se puede esperar de Williams, el creador de las bandas sonoras de Star Wars, Indiana Jones y otras famosas sagas? La respuesta quizás la tenga él mismo o posiblemente el espectador.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: