Una noche saltando con la música de Hardwell

13 de enero de 2014 - 00:00

A pie o autos que sobrepasan su capacidad llenan 3 de los 4 carriles de la vía a Samborondón en los exteriores de la urbanización Villa Club. Es una peregrinación pero  no religiosa, al menos no de la forma en que el ciudadano cree. El jueves 9 de enero tocaría Robbert van de Corput, mejor conocido como Hardwell, catalogado como el No. 1 del 2013 de acuerdo al Top 100 de la revista DJ Mag, y no todos los días el mejor pinchadiscos pone a Ecuador en el itinerario de su gira mundial ‘I am Hardwell’.

Filas extensas de casi 3 cuadras hacen en su mayoría los adolescentes (acompañados en algunos casos por un adulto) y jóvenes para ingresar a las diferentes localidades de la cancha de paintball de la ciudadela.

Son las 20:00 y la gente se agolpa en las puertas del recinto. A medida que ingresa el público, este se acomoda en la general, vip o golden, sean guayaquileños, o los que vinieron desde Quito, Cuenca y Manta, así como también comienzan a circular entre algunos de los asistentes los cigarrillos, la marihuana y las bebidas energéticas y alcohólicas (vodka, ron, y whisky para los de golden, y cerveza para los de general y vip).

La noche va encendiéndose con las mezclas de temas como ‘Eat, sleep, rave, repeat’, de Calvin Harris, que provoca que los presentes en el concierto levanten sus manos a la par de la melodía y gritando el estribillo, ‘Animals’ de Martin Garrix, ‘I could be the one’ de Avicii y Nicky Romero, ‘Alive’ de Krewella, ‘Titanium’, de David Gueta y Sia, ‘Cannonball’, de Showtek y Justin Prime, o ‘Years’, de Alesso y Matthew Koma, y en la que cada uno de los DJ ecuatorianos Fernando Heredia, Bastian D, Jota (Juan Javier Ponce, exparticipante del reality Escuela de Famosos, quien actualmente vive en Miami, pero estaba de visita en el país) y DJ Jamz se toman entre 45 minutos y una hora para mostrar sus habilidades en la consola.

Entre las 20:00 y 22:30 ocurren ciertos incidentes como el traspaso de una localidad a otra, que para ese momento ya el lugar albergaba a cerca de 5 mil personas que no dejaban de bailar. Esto provoca que algunas personas salgan lastimadas y que sean transportadas a las ambulancias en los exteriores de la cancha de paintball. Otras buscan algún rincón para sentarse en el suelo y reponer energías, como los surfistas cuando esperan sobre sus tablas a que llegue la ola adecuada para montarla.

Luego viene el bloque con los artistas extranjeros, empezando con David del Olmo, quien fue uno de los encargados de abrir el concierto de David Gueta en 2013 en Guayaquil. Suena el fragmento de ‘Smell like teen spirit’, de Nirvana, que pone el pinchadisco español y que logra encender de nuevo el ánimo del público ecuatoriano. Así va pasando por varias mezclas de electro house como la de ‘Sweet dreams’, de Eurhytmics, o ‘Satisfaction’, de Benny Benassi, mientras dos mujeres ejecutan una danza áerea a los costados del escenario.

A las 23:30 sale a la tarima principal Daan Romers, conocido como Dannic, el pinchadisco proveniente de los Países Bajos quien abrirá el show del ‘Spaceman’, como también es llamado Hardwell por sus fans y saluda en inglés al público. El DJ y productor pone a saltar a los asistentes con sus mezclas de corte más progressive house como ‘Lion’, uno de sus éxitos más conocidos y la primera canción con la que comienza. Luego pone mezclas de ‘Stay’, de Rihanna; ‘Digital love’, de Daft Punk y ‘By the way’, de Red Hot Chili Peppers, entre otras.

Todo parece temblar, efecto de la algarabía masiva que hace que algunos jóvenes se trepen sobre los soportes de los parlantes, pequeñas butacas, las vallas que separan las ya inexistentes localidades o en los hombros de amigos o la pareja, para seguir bailando y lograr ver a los pinchadiscos por quienes han venido. “La idea es estar encendidos toda la noche”, le grita una chica a otra que refleja cansancio en su rostro.

Son la 01:00, se encienden las luces LED y aparece Hardwell y haciendo mérito al nombre dado por sus fans, inicia su show con ‘Spaceman’. Todos gritan emocionados a lo que el DJ dice ‘Put your hands up, everybody fuckin’ jump’ (Levanten las manos, todos a saltar) para comenzar. Se trepa en la mesa de la consola, saluda en inglés con un fuerte acento holandés, salta, el público se mueve de forma pareja, como si fuera un mar de cabezas al ritmo de las manos del Dj.

Toca sus mixes de ‘Cannonball’, ‘Animals’, ‘Eat, sleep, rave, repeat’, ‘Call me a spaceman’, ‘Monster’ con la voz de Rihanna, ‘The Rattle’, de Bingo Players, su versión de ‘If I lose myself’, de One Republic con Alesso, ‘Apollo’, los cuales intercala con reggae o hip hop mezclado con electro house y progressive house.

El éxtasis llega con ‘Dare you’ (Atrévete), el último sencillo lanzado por el DJ el 5 de enero, pero el artista corta su presentación a las 02:00 sin lograr despedirse del público ecuatoriano, el cual -solo después de 5 minutos- asimila que el show terminó. Aunque para la mayoría la fiesta continúa, afuera del recinto un grupo de policías mira a los jóvenes como si no fueran de este planeta.

Tal vez es así, en ese momento y a pesar del cansancio, la incomodidad, del calor del invierno y de los tragos (o cannabis) ingeridos, quieren seguir disfrutando de la música electrónica una y otra vez. La noche para ellos es eterna, llevando a la vida real la frase ‘Eat, sleep, rave, repeat’, (come, duerme, delira, repite).

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP