Un programa para conocer mejor a los personajes públicos

28 de junio de 2011 - 00:00

Minutos antes de la grabación, los iluminadores ajustan los tonos adecuados de luz para el set. Priman las tonalidades claras. Desde el control máster se reciben las instrucciones para probar micrófonos y corregir otros detalles, que para un ojo que no está habituado, pueden parecer poco importantes. La escenografía luce sencilla y sobria.

En la sala de maquillaje está María Fernanda Restrepo, la invitada de turno del programa “La Caja de Pandora”, que transmite Ecuador TV (miércoles desde las 20:15 y domingos a las 16:00).

“Es una más de los 14 millones de personajes que debe tener el país”, dice el creador de la idea original y conductor,  Rodolfo Muñoz.

La invitada recibe los retoques necesarios, que no atenten contra su naturalidad porque uno de los objetivos del programa  es, precisamente, resaltar al personaje tal como es en su vida cotidiana.

Tras un corto diálogo con el invitado, que ya está en el set junto a una pequeña mesa de madera, suena la introducción musical del programa,  mientras en la pantalla aparece una imagen digital que simula una cortina roja, que se abre como el telón de los teatros y deja  al descubierto una caja de pandora. Así empieza este espacio televisivo.

Muñoz explica que “la idea del programa ‘La Caja de Pandora’ es descubrir más al personaje del que muchos tienen cierta noción, al igual que permite saber acerca de ilustres desconocidos que  no están en la agenda de los medios tradicionales”.

No obstante, el mismo Muñoz asegura que esos mismos medios de comunicación locales se encargaron
de “construir la idea -a tono con esos organismos internacionales que califican la eficiencia y la honestidad- de que somos una bola de incapaces, y hemos llevado eso como una pesada carga sobre la espalda, nos hemos sentido disminuidos frente a la comunidad internacional; entonces, este programa también contribuye a elevar la autoestima por reconocer los valores de los demás”.

Más de 160 invitados han mostrado, generosamente, una parte de su vida ante el público, desde que “La Caja de Pandora” empezó a emitirse en 2005, a través de la señal de Ecuavisa. Esa primera etapa duró ocho meses al aire.
La segunda arrancó en octubre del 2008, pero en Ecuador TV.

Para el poeta riobambeño Víctor Vimos, “es un espacio que no tiene parangón porque pone en  escena la otra mirada de los hechos y los personajes. Quizás eso vuelve más cercanos a aquellos que no pueden estar en la TV, me parece un espacio original”.

Edwin Alcarás, periodista y escritor, cree que “el formato es interesante, aunque podría ser más chispeante, más agudo...”.

Según Facebook, existen más de 3.700 de seguidores del programa. Allí, afirma Muñoz, los mensajes de los televidentes son  leídos y reciben una respuesta oportuna gracias al trabajo de un equipo de alrededor de 12 personas que trabaja con él en Quito, Guayaquil, Cuenca y, recientemente, Ibarra con el lema: “la entrevista, pero siempre y cuando el entrevistador no sea el personaje”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: