Roberto Manrique propone maravillosas reflexiones en obra teatral

- 08 de agosto de 2019 - 20:24
Foto: Cortesía

El monólogo del actor ecuatoriano llega a El Teatro del C.C. Scala en Cumbayá.

Roberto Manrique no pensaba volver al teatro. Por lo menos por un tiempo, para dedicarse a otros proyectos profesionales. Pero cuando hace un par de meses, le enviaron el texto de la obra “Puras Cosas Maravillosas”, el actor quedó tan impactado que cambió de opinión.

Fue tanto el entusiasmo que hasta solicitó ser el productor ejecutivo de este monólogo, que ya lo ha presentado en Bogotá y Guayaquil, y en donde asegura que el público “siempre sale diferente”.

Ahora, el turno le llegó a la capital, pues la obra se estrena esta noche en la sala de El Teatro, del C.C. Scala Shopping, del sector de Cumbayá, al nororiente de Quito.

Las funciones se extenderán de jueves a sábado a las 20:00 y los domingos a las 18:00 hasta el 18 de agosto de 2019.

La pieza, original de Duncan Macmillan y Jonny Donahoe, aborda la historia de un niño de 7 años, cuya madre está en el hospital. Por lo que el menor decide escribir en un papel una serie de “puras cosas maravillosas” por las que vale la pena vivir.

Así, la historia se desarrolla entre el esfuerzo del niño por escribir lo positivo y la relación con su mamá que sufre de depresión en el centro de salud.

El actor admite que este trabajo lo tomó como un reto personal, pues es la “primera vez que hago un monólogo” en vivo. Además, adelantó que es un teatro participativo al mencionar que “el público tiene un rol muy importante en la obra”.

Para el actor, la vida real ya es lo suficientemente compleja por sus situaciones, por lo que encontrar lo positivo siempre será una actividad terapéutica, además de divertida. “La gente sale determinada a iniciar su propia lista de cosas maravillosas”, anuncia.

Todo surgió gracias a su socia Rosymar González, quien la vió en México. “Me la propuso y al inicio me negué. Pero al leerla me emocioné de una manera asombrosa, que me dije esto quiero hacer, no lo dudé”.

De inmediato, Manrique buscó otro socio, y encontró a Sebastián Sánchez Amunátegui, quien dirigió la versión mexicana, lo que garantiza la calidad.

Para el intérprete guayaquileño su propia lista de cosas maravillosas son sencillas, como “las conexiones humanas, tengo una familia que me enorgullece. Y además, creo que las conexiones nos dan un sentido de pertenencia”.

Manrique, que recién llegó a los 40 años, admite que se siente un afortunado de la vida, tanto por su trabajo actoral y por el cariño del público. “Estoy satisfecho, pero sé que aún faltan más cosas”.

Con “Puras cosas maravillosas”, propone una nueva filosofía de vida. “Para mí, todo tiene un propósito, el sentido de lo que hacemos es fundamental y eso es maravilloso”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: