La balalaika servía para amenizar las celebraciones importantes de Rusia

31 de octubre de 2012 00:00

Es de origen ruso y data del año 1715, sufriendo varios cambios hasta 1880 gracias al trabajo del violinista Vasily Vasilievich Andreyev.

Se trata de la balalaika, un instrumento tradicional del folclor que se utilizaba para amenizar las fiestas propias de este país como la Navidad Ortodoxa, el Día de los Inocentes, los Svyatki, la Pascua Orthodoxa, Día de la Reconciliación y la Concordancia, entre otras.

Luis Manzano, maestro de música, indica que este es un instrumento poco convencional en nuestro país, pero que ciertos grupos de música andina lo emplean por su sonido agudo al momento de tocarlo. Es fácil de tocarlo ya que guarda cierta similitud con las guitarras acústica y eléctrica, solo necesita de un suave rasgado con los dedos. “En Rusia actualmente el sonido que emite la balalaika solo se lo puede oír en varias interpretaciones dentro de una orquesta sinfónica, siendo quizás este el más popular del país”, sostiene Manzano.

Elaborada con madera de roble o pino, este instrumento se caracteriza por poseer un cuerpo triangular, casi plano, con una pequeña abertura de resonancia en su tapa frontal que permite un sonido ‘puro’ y nítido. También consta de un mástil largo y estrecho, un puntal de metal para apoyarla en el piso y no se mueva y tres cuerdas metálicas, dos de ellas se afinan al unísono y la tercera a una distancia de cuarta.

El músico explica que las primeras balalaikas tenían cuerdas de tripa de animal y se ataban al cuello, de modo que pudieran ser ajustadas por el músico a su voluntad. “Originalmente se ejecutaba en solitario para acompañar canciones y bailes. Hoy en día son muy comunes en las agrupaciones que ejecutan arreglos modernos de motivos folclóricos”, refiere.

Asimismo, comenta que con el acompañamiento de la balalaika se podían cantar, danzar y -principalmente- ejecutar un tipo de rima popular llamada ‘chastuska’, la cual era una corta, sencilla y ligera canción improvisada de contenido humorístico.

Agrega que este instrumento tiene una altura de 1,20cm y 0,80 cm de ancho. Existen siete tamaños de balalaikas, desde el más bajo de los tonos al más bajo:

- Piccolo
- Prima
- Segundo
- Contralto
- Bajo
- Contrabajo
- Octabajo

Siendo la balalaika contrabajo la de mayor volumen, pues puede llegar a medir un metro y algo más.

¿Cómo se toca?

Utilizando los dedos en las que son de menor tamaño y con plectros de cuero (vitelas) en las más grandes. Tal como en una guitarra, la mano izquierda fija las notas, y la derecha puntea las cuerdas. El instrumento descansa al centro, entre las piernas del ejecutante, quien tiene suficiente comodidad para desarrollar una presentación.

Historia:

El interés pionero del músico Vasily Vasilievich Andreyev (1861–1918) por difundir este instrumento consiguió la creación de orquestas de balalaika bajo la Rusia zarista soviética, las cuales luego sobrevivieron a la Revolución. El gobierno soviético acogió a la balalaika como un instrumento propio de la clase trabajadora, alentando su estudio y difusión.

Entre los músicos virtuosos de esa época se menciona a Boris Feoktistov y Pavel Necheporenko (1916-2009), ambos reconocidos incluso fuera de las fronteras de su país. Tal fue la importancia que comenzó a adquirir este instrumento, que el Coro del Ejército Rojo cambió los violines, violas y chelos de su orquesta sinfónica por balalaikas.

Las primas giras de Andreyev por Estados Unidos ayudaron a difundir la balalaika en Occidente. Hoy en Estados Unidos existen organizaciones como The Washington Balalaika Society, dedicadas a dar a conocer, mantener y expandir su sonido por Norteamérica.

Te recomendamos

Las más leídas