El Quito Fest tiene sonido guayaquileño desde el 2009

11 de agosto de 2011 - 00:00

Gabriel Jurado se considera pesimista. Al punto que no creía que su su grupo, La Demencia Extrema, tuviera posibilidades de participar en el Quito Fest, considerado como el evento de rock más grande del país y uno de los más reconocidos en Sudamérica junto con Cosquín Rock, Quilmes Rock (ambos de Argentina) o Rock al Parque (Colombia).

Cuenta el guitarrista de la banda guayaquileña de hardcore que en agosto de hace un par de años enviaron un sobre manila a la Fundación Música Joven, que organiza el Quito Fest desde 2003. 

“La verdad nosotros enviamos el sobre porque no teníamos nada que perder. Más bien nosotros apuntábamos a otros festivales, no tan grandes como el Quito Fest. Nos interesaba el Larva 3, de Ambato, pero nunca nos salía eso.

Por eso es que nuestra actitud era pesimista ante un evento como este, que goza de prestigio por las agrupaciones nacionales y extranjeras que han pasado. Enviamos demos, afiches y más”, cuenta “Chito”, como sus panas conocen al guitarrista, quien también toca en Pukarana, la banda de su novia Elizabeth Coronel.

En la edición, que se realizó entre el 11 y 12 de septiembre del 2009, y que acogió gratis a 70 mil personas, La Demencia Extrema se convirtió en la primera banda guayaquileña que tocó en el parque Itchimbía por el Quito Fest, un evento en el que hasta ese año habían participado artistas de otras provincias como Manabí, Azuay, Tungurahua y otras, más los grupos foráneos.           

“Recuerdo que alrededor de las cuatro de la tarde de agosto recibimos la llamada de Jalal Dubois, el pana de La Kombi y Vele, Vele, quien es uno de los organizadores. Nosotros pensamos que era paro o que alguien nos quería tomar el pelo, pues no esperábamos que nos llamaran.

Él nos confirmó que estábamos incluidos en la cartelera para esa edición. Luego, para formalizar nuestra participación, nos pidieron que llenemos unos formularios. Nos dieron los pasajes de avión y fuimos para Quito”, recuerda Jurado, quien señala que intercambió ideas con grupos  extranjeros, entre ellos Angra, de Brasil, uno de las estelares de aquella edición.

“Nos trataron por igual a todos. Estuvimos en el mismo hotel (Casino Plaza)l. Podíamos toparnos con los Angra, con Walls of Jericho, Austin TV, Los Mox!, The Vox e incluso Babasónicos, pero esos manes ya no son underground, son más rock star. Ya en el escenario,  asignaron un técnico para cada integrante de la banda, todo muy profesional, al punto de que te ponen la guitarra en el hombro. Ellos nos sugerían cómo podríamos sonar mejor”, dice.

Al año siguiente le tocó el turno a Luis Rueda, quien pese a tener una trayectoria desde 1989 con bandas como Sak, La Trifullka y Elecktra, no había tenido la oportunidad de presentarse en el Quito Fest.

“En 2005 les mandé mi primer CD (Yo Lucho y lo demás Rueda) como solista a los organizadores, pero no me pararon bola. Quizá fue porque mi propuesta no fue tan fuerte, no lo sé. Luego gané más currículum en otros festivales, y ya pues me invitaron el año pasado porque mi performance caía por su propio peso”, relata Rueda, quien también participó en el festival bogotano Rock al Parque en 1997.

“En esa época estaba en La Trifullka. Fuimos a Colombia y aunque la experiencia allá fue muy buena, mucho mejor estuvimos en el Quito Fest porque para entonces me había ganado un nombre.

En Rock al Parque éramos prácticamente desconocidos”, sostiene el músico, quien pese a que nació en Quito hace 38 años, representa a Guayaquil porque es la ciudad que lo acogió desde su niñez y en la que desarrolló su carrera rockera.      

En la misma edición del 2010, también participaron Niñosaurios.

Para la  que empieza mañana en la misma sede, las bandas guayaquileñas que tocarán son Cadáver Exquisito, con su propuesta de rock indie y algo synth pop;  o las féminas The Cassettes, con su onda punk pop,  y Notoken, que tiene 20 años de recorrido con temática contestataria y  hardcore, según Jalal Dobuis, de Fundación Música Joven.

Nata Cassette recuerda que el año pasado fueron visitadas por Álvaro Ruiz, otro de los organizadores del Quito Fest.
“Entregamos todo nuestro material a la espera de una llamada que ese año nunca se dio. Recién recibimos un correo electrónico el 1 de junio de este año”, cuenta la vocalista del grupo The Cassettes, que tocará el sábado 13, en la segunda jornada, a las 13:30. Ese día participará Cadáver Exquisito, pero desde las 15:00, mientras que Notoken se presentará mañana a la misma hora, el mismo día en que estarán los estadounidenses Testamente, considerados como la “vedette” de este año.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: