Ecuador, 02 de Febrero de 2023
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

La crisis financiera de 2008 inspira a Hollywood y se convierte en un subgénero

Una de las escena de la película The Big Short que  a través del humor negro de alta calidad explica la crisis financiera de 2008 en el mercado anglosajón y que repercutió en mercados de otros continentes.
Una de las escena de la película The Big Short que a través del humor negro de alta calidad explica la crisis financiera de 2008 en el mercado anglosajón y que repercutió en mercados de otros continentes.
Foto: internet
24 de enero de 2016 - 00:00 - Redacción Telemix

La crisis económica de 2008 es inminente. La gente en Estados Unidos y el resto del mundo desconoce lo que se avecina; sin embargo, un grupo de inversionistas se da cuenta de la catástrofe económica que se viene y trata de sacar provecho de la misma para ganar millones de dólares. ¿Ficción? ¡No! Realidad.

Esta es la premisa de La gran apuesta (The Big Short), cinta protagonizada por Brad Pitt, Ryan Gosling, Christian Bale y Steve Carell, que, basada en el libro The Big Short. Inside the Doomsday Machine, de Michael Lewis, se ha hecho acreedora del aplauso de la crítica cinematográfica por la manera de llevar al cine esta historia, alcanzando cinco nominaciones al Oscar en el rubro actoral –para Christian Bale– al Mejor actor de reparto, así como la candidatura de Mejor Película, director, guión adaptado y Mejor montaje.  

“Algo que es atractivo en el filme es el dilema moral que se plantea a través de los personajes, ya que su éxito radica en el fracaso de los demás. Es la parte amarga que experimentan todos ellos, pues saben que millones se van a ver afectados y al mismo tiempo saben que no pueden rechazar el dinero. Al final de cuentas ellos están haciendo su trabajo, son inversionistas, hacen apuestas y toman riesgos económicos en el mercado, pero también quieren conocer la verdad, saber qué pasó.

“Realmente es difícil definirlos. No puedes decir si son héroes o no. La manera en que se plantea hace que este filme sea interesante para la audiencia y juega mucho con la moral”, expresó en entrevista Steve Carell.

Lo planteado por Carell, quien le da vida al inversionista estadounidense Mark Baum, fue respaldado por Ryan Gosling, actor canadiense, quien interpreta a Jared Vennett, hombre de negocios que alerta a Baum para que invierta en ciertos bonos y se haga millonario –terminó ganando $ 200 millones de dólares con la crisis-.

Ni buenos, ni malos

Gosling, quien aparece en la cinta mostrando un bronceado exagerado con un permanente castaño y pupilentes cafés, señaló que los personajes reales a los que interpretan no pueden ser catalogados como buenos o malos, sino como entes complejos movidos por distintos intereses, contextos y situaciones.

Ante la pregunta de por qué Hollywood está interesado en seguir reflejando los tejes y manejes de Wall Street, la pareja de Eva Mendes comentó: “No puedo hablar por Hollywood, solo puedo hablar por mí. Generalmente no encuentro interesante el tema de Wall Street, no obstante esta película resultó atractiva para mí porque es muy diferente a otras propuestas que se han hecho sobre Wall Street. Una de las razones por las que quise participar en  esta película es porque el director encontró una manera de hacerla interesante a partir de la historia de Michael Lewis (escritor). Quedé fascinado por el guión y me sorprendí más de que me gustara”, expresó Gosling.

La gran apuesta, dirigida por Adam McKay, fue producida por la compañía Plan B, perteneciente a Brad Pitt, quien tiene una participación especial en la cinta que se estrenó este fin de semana en las salas de cine de todo el país.

Pero esta no es la única película sobre la crisis financiera que Hollywood ha creado en los últimos años, tanto así que los críticos lo han catalogado como un “subgénero” en la cinematografía, dentro del cine crash, que se basa en crear enfado al televidente pero utilizando comedia ácida en donde se pone de manifiesto el comportamiento humano al límite.

El cine ya había puesto sus ojos en más de una ocasión en los excesos financieros y los hábitos predatorios de los tiburones de Armani. Aquí algunos de los filmes que retratan el tema.

Capitalismo: Una historia de amor (2009). El siempre polémico Michael Moore denuncia el sistema capitalista de Wall Street, adoptando un punto de vista que analiza la crisis financiera mundial y la economía estadounidense en plena transición entre la administración entrante de Barack Obama y la saliente de George W. Bush. Que cada día se destruyen 14.000 puestos de trabajo y se ejecutan cada minuto 7,5 desahucios es solo la punta del iceberg de un filme que se adentra con humor, pero también con ingenio y optimismo, en las entrañas de un sistema económico nada respetuoso con las personas, llamado capitalismo. Como en toda historia de amor, el cineasta Moore se centra en las mentiras, traiciones y sobre todo en la tiranía de la jerarquía de poder.

Inside Job, ganadora del Premio Óscar Mejor Documental en 2011, aborda de forma espectacular tanto las causas como los responsables de la crisis financiera que sacudió al mundo entero en el año 2008. Un documental que ofrece entrevistas a financieros, políticos y periodistas, además de una extensa investigación.

The Company Men. Esta cinta que llegó a la pantalla grande en el año 2010, reúne a actores de la talla de Ben Affleck, Kevin Costner o Tommy Lee Jones para tratar una de las peores consecuencias que deja la crisis: el desempleo. La vida de Bobby Walker dará un giro inusitado cuando de forma inesperada pierda su trabajo por razones de reducción de personal, una situación que lo obligará a replantarse el rumbo de su vida.

Margin Call. Mismo momento histórico, el inicio de la crisis económica de 2008 por culpa de las hipotecas de alto riesgo, pero distinto escenario. En ‘Margin Call’ vemos lo que pasa en un banco en las 24 horas previas al inicio del desastre bursátil cuando un analista principiante descubre lo que va a pasar. Esto provocará un tsunami de reacciones en un intento de salvar los muebles.   

Además del guión, que estuvo nominado a los Oscars en 2011, ‘Margin Call’ destaca por el elenco que hizo posible la ópera prima del director J. C. Chandor: Kevin Spacey, Paul Bettany, Jeremy Irons, Zachary Quinto, Demi Moore, Stanley Tucci, Simon Baker… Un gran reparto para un filme que no tiene nada de comedia, lo que lo diferencia del anterior.

Wall Street 2: En 1987, Michael Douglas ganó el Oscar al Mejor actor por su papel del inversor sin escrúpulos Gordon Gekko en la película ‘Wall Street’, de Oliver Stone. En 2010, actor y director repitieron en la secuela, ‘Wall Street: el dinero nunca duerme’. Quien cambió fue el actor joven que se relaciona con el tiburón de las finanzas. Charlie Sheen lo hizo en la original y Shia LaBeouf en la continuación.

La crisis económica de 2008 es el telón de fondo de esta segunda entrega en la que el codicioso Gordon Gekko, que acaba de salir de la cárcel, vuelve a demostrar su ojo para las inversiones turbias en un Wall Street sacudido por la crisis hipotecaria estadounidense y mundial y el rescate financiero a los bancos de inversión. (I)

Contenido externo patrocinado