Con una democracia “en jaque” Ecuador avanza a la segunda vuelta electoral

Si no se demuestra un fraude electoral el denunciante quedará en ridículo: Quintana.
23 de febrero de 2021 00:10

La democracia está jaque. En el tablero de la segunda vuelta electoral se preveía que los candidatos Andrés Arauz, de UNESy Guillermo Lasso, de CREO-Partido Social Cristiano (PSC) enfoquen su atención en hacer movimientos estratégicos y puedan tener ventajas sobre su oponente. Sin embrago, pero este fin de semana ocurrió algo sorprendente, no eran los únicos en el tablero.

A pesar de que debía jugar el papel de árbitro, el Consejo Nacional Electoral, (CNE), se convirtió en actor de la partida de ajedrez. Pero no es el único. De manera sorpresiva la Contraloría y la Fiscalía anunciaron su participación. De manera paradógica, el sistema democrático quedó bajo ataque por acciones errores de los jugadores, pero antes de analizar los actores y sus movimientos hay que referirse a la legalidad de estos nuevos jugadores.

¿Son legales las acciones de Fiscalía y Contraloría?

Provocó nerviosismo y anuncios como que “se quiere interferir con el proceso electoral”, pero luego de revisar las normas, los constitucionalistas coinciden en que las acciones emprendidas por la Fiscalía, como la Contraloría son perfectamente legales y pertinentes.

La jurista Lorena Grillo asegura que las capacidades legales de la Fiscalía y la Contraloría no se pierden en un periodo electoral. “Iniciar una investigación previa (etapa preprocesal) es su potestad. En cualquier momento puede recabar elementos. Si hay falsificación y uso doloso de resultados, esa actuación es un delito y la Fiscalía es la única con la potestad de investigarlo,” recalca.

Del mismo modo, la Contraloría deberá investigar el uso de los recursos públicos y establecer las responsabilidades en caso de encontrar actuaciones anómalas, dice.

El constitucionalista Ismael Quintana coincide con esta apreciación. Sin embargo, explica que no basta con anunciar “un fraude”. “He salido a aplaudir que las instituciones actúen en el marco de sus competencias, pero es necesario que se demuestre este delito. Si el candidato de Pachakutik, Yaku Pérez, no lo hace quedará mal y podría recibir contrademandas por malicia y temeridad”.

Causas del jaque a la democracia

Varios politólogos consultados por El Telégrafo coinciden en que el CNE ha incurrido en, por lo menos, tres grandes errores.

Uno

La politóloga Arianna Tanca asegura que el organismo encargado de llevar el proceso electoral cometió un “error catastral” al haber anunciado de forma anticipada los resultados del conteo rápido. “Esta medición no debe realizarse cuando hay una tendencia ajustada pues los resultados aún pueden variar. En este caso, el balotaje se disputaba, todavía, entre Lasso y Pérez.”

Dos

Santiago Cahuasquí, politólogo y abogado, coincide con Tanca y apunta otro error que enardeció los ánimos. “El CNE anunció que iba a hacer una revisión del 100% de actas de Guayas y el 50% de otras 16 provincias. Eso no se cristalizó porque tuvo tropiezos legales, que pudieron haber sido advertidos desde el inicio”, recalca.

Tres

El proceso tuvo incumplimientos desde el origen. El CNE debió actuar apegado a la normativa de forma estricta durante la inscripción de candidaturas. Es decir, descalificar aquellas que no cumplieron con el artículo 108 de la Constitución y el 104 y 105 del Código de la Democracia referentes a los procesos de democracia interna. “La candidatura de Andrés Arauz jamás debió ser aceptada en el proceso electoral. Incumplió los requisitos, pero tampoco la candidatura del movimiento Pachakutik porque metieron a su vicepresindenciable por la ventana. Los resultados de violar la ley son  los tenemos hoy”, recalca Quintana.

Errores de los candidatos

Las reacciones de los candidatos que lograron un puesto en el balotaje (Arauz y Lasso) resultan desafortunadas, al cuestionar las acciones de la Fiscalía y la Contraloría. “Ellos deberían ser los primeros interesados en demostrar que hubo transparencia. Lo que hoy es el proceso electoral mañana será legitimidad al frente de la conducción del país”, señala Cahuasquí.

Otra actuación que podría terminar siendo cuestionada es la convocatoria de los indígenas a movilizarse en Quito, “las urnas se abren por lo legal, no con presión social”, explica Quintana.

Un relato de “fraude” mina la confianza en las instituciones democráticas y puede empeñar una victoria histórica para el movimiento indígena. Con esa participación Pachakutik ha conseguido una presencia histórica e importante en la Asamblea Nacional, con 27 asambleístas, pero no solo Yaku Pérez empañó su imagen dialogante y mediador, sino que podría quedar fuera del tablero electoral sin credibilidad si no demuestra el fraude que anunció.

Jaque mate

La presencia de la Contraloría y la Fiscalía en el tablero electoral podría ser positiva si al final logra aclarar las actuaciones de los sujetos políticos y las autoridades. Eso puede llevar más tiempo, pero terminaría con las dudas.

Los jugadores de ajedrez saben que deben ver el tablero de forma integral. Es decir, los movimientos de los peones o alfiles dejan al descubierto piezas de mayor valor como el rey o la reina. No se puede olvidar que el candidato del correísmo, Andrés Arauz, tiene sobre su cabeza una investigación de presunto financiamiento irregular de la guerrilla colombiana Ejército de Liberación Nacional (ELN). Si las autoridades competentes llegan a verificar estas denuncias, sería un jaque mate para sus aspiraciones. (I) 

Te recomendamos

Las más leídas