La emergencia sanitaria aumentó la pobreza

03 de marzo de 2021 10:00

La pandemia aumentó la pobreza en Ecuador. Basta con salir a la calle para ver lo que ocurre: en muchas esquinas hay vendedores ambulantes de frutas, caramelos y hasta repuestos de autos. También madres o padres con niños en los brazos o ancianos que piden limosna.

A ellos se suman los extranjeros que intentan limpiar los parabrisas y esperan una ayuda para sobrevivir en la Mitad del Mundo. O pequeños grupos musicales de Colombia que cantan cumbias o vallenatos y de vez en cuando hasta una canción de Julio Jaramillo.

Incluso hay ciudadanos venezolanos que tocan sus arpas al pie de los edificios quiteños y otros gritan y claman por una pequeña ayuda económica. Es conmovedor ver lo que ocurre alrededor.

Los rostros visibles de la pobreza son incontables en medio de la crisis sanitaria. Según la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (ENEMDU) de diciembre de 2020 difundida ayer, la pobreza extrema y la pobreza se han agudizado en el país. Y la pandemia es un factor importante que incide en esa dura realidad.

La pobreza extrema, a nivel nacional, es de 14,9%, según esa encuesta de diciembre de 2020, eso significa vivir con $1,5 al día. En el área urbana es de 9,0%, mientras que en el campo es de 27,5%. En diciembre de 2019 fue de 8,9%; en el área urbana 4,3% y en la rural 18,7%.

En cambio, la pobreza es de 32,4% (diciembre de 2020), es decir, vivir con $2,5 al día; la pobreza urbana de 25,1%; y la pobreza en el área rural de 47,9%. Mientras que en el 2019 fue del 25%.

La emergencia sanitaria acabó con miles de empleos, cerraron fábricas, empresas, restaurantes, negocios, oficinas. O redujeron el número de trabajadores, empleados y funcionarios. El empleo pleno es de 2'495.719; el subempleo de 1'833.702; y el desempleo de 401.305, dice la encuesta del INEC.

Aunque también es cierto que se crearon fuentes de trabajo y florecieron cierto tipo de pequeñas compañías, por ejemplo, las de servicio a domicilio o las relacionadas con la tecnología.

Todas esas cifras evidencian que la pobreza en cualquiera de sus formas creció más en el área rural.

El Gobierno ha hecho esfuerzos para luchar contra la emergencia sanitaria y la pobreza, a través de bonos de protección social, que no solucionan ese problema estructural, pero sí representan una ayuda, tal como lo hacen en otros países del mundo.

La pobreza aumentó en Ecuador y el termómetro de ella está en las calles, aceras o plazas.

Contenido externo patrocinado