David Bowie La cima de la escala evolutiva del rock

- 25 de enero de 2016 - 00:00

David Bowie murió y el mundo guardó luto. Su carrera tuvo alrededor de cinco décadas en las que su música y su estética fueron marcando las pautas a seguir. Para todos. Alguna vez, su biógrafo, David Buckley, dijo que “su influencia fue única en la cultura popular, ha permeado y cambiado más vidas que ninguna otra figura pública”. Nacido con el nombre de David Robert Jones, Bowie logró reunir un poder para llegar a las grandes audiencias que ya le envidiaría cualquier político.

Y talvez esa fuerza tenga algo que ver con su capacidad para cambiar y adaptarse: durante toda su vida, el autor de ‘Starman’ estuvo presto a evolucionar su imagen, y con ella la de la sociedad contemporánea. Ziggy Stardust, Aladdine Sane, Major Tom, Thin White Duke o Jared the Goblin King..., todos estos personajes que encarnó —y que, en cierta forma, lo encarnaron a él— son capaces de resumir el espíritu de distintas épocas. Y el rockstar se acomodaba antes incluso de que las cosas comenzaran a pasar, porque él solo era suficiente para provocarlas. Bowie estaba en lo más alto de la escala evolutiva del rock.

Dentro de la cultura pop, Bowie es una pieza que se puede rastrear por todos lados: compuso ‘Fame’ junto a John Lennon; grabó Under Pressure con Freddie Mercury, líder de Queen; rindió tributo en su disco Hunky Dory a la banda The Velvet Underground, creación de Andy Warhol —el jefe del pop—; y como Ziggy Stardust, supo forzar los límites de la ficción cuando en un concierto, ‘asesinó’ a su propio personaje, víctima de una muerte que ya había anunciado en el álbum The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders From Mars. Son imágenes imprescindibles para pensar la música de la segunda mitad del siglo XX.

Y a medida que producía su discografía esencial, en sus apariciones públicas iba construyendo la narración de una vida personal y una figura totalmente indefinida, andrógina... Se declaró gay, luego bisexual, y finalmente adoptó la etiqueta de pansexual, que define a una persona capaz de sentir deseos o amor por otro individuo, sin importar su género. Una postura significativa para que los movimientos GLBTI fueran tomando forma, y luego fuerza. Un personaje fundamental. Por eso, esta edición de CartóNPiedra es un homenaje a David Bowie.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: