Buena noticia

05 de marzo de 2021 00:00

El dólar llegó a la vida económica del Ecuador para salvarlo del descalabro financiero y de la pésima administración que habían hecho autoridades cortoplacistas. 

Durante los 20 años de vigencia, el dólar ha significado una camisa de fuerza para gobiernos irresponsables, que en el caso de haber podido imprimir dinero, lo habrían hecho, con todas las secuelas negativas como la pérdida de la capacidad adquisitiva, la inflación, entre otras. 

Viendo los resultados de la dolarización a mediano y largo plazo, se concluye que ha sido el mejor estabilizador. Ha mantenido las tasas de interés ajustadas a los niveles internacionales, ha sincerado la economía, ha permitido una planificación a largo plazo y ha frenado la inflación. 

De todos modos hay quien ve a la dolarización como un paréntesis en medio de una crisis económica permanente. Hay quien sueña con su fin. Salir de este sistema monetario permitiría que gobernantes inescrupulosos impriman billetes, que pudieran hasta regalarlos, ganando en popularidad; generando un falso espejismo de abundancia. Pan para ahora, hambre para mañana.

Ante este peligro que se vislumbra en el panorama, siempre es mejor que la ley pueda fortalecer el sistema monetario para prevenir acciones que tiendan a salir de esta camisa de fuerza de disciplina fiscal, la dolarización.

Por eso es tan importante que a pesar de los tropiezos que ha tenido la iniciativa de normativa de carácter económico urgente que ha presentado el Ejecutivo, finalmente se debata en la Asamblea Nacional.

 El acuerdo al que han llegado el Ministro de Finanzas y el Presidente de la Asamblea Nacional, de revisar el contenido de la propuesta de ley para la defensa de la dolarización en mesas de trabajo es una buena noticia.

De tratarse y aprobarse la misma se podrá no solo cumplir con compromisos a los que el Ecuador ha llegado con organismos internacionales, sino un objetivo más amplio y más importante: fortalecer la economía desde la productividad; y no desde la especulación.

Te recomendamos

Las más leídas