Blindar la dolarización

11 de marzo de 2021 00:00

Un llamado a la Asamblea Nacional. Eso hizo el presidente de la República, Lenín Moreno, para votar a favor del proyecto de Ley de Defensa de la Dolarización que reforma el Código Orgánico Monetario y Financiero.

Esa propuesta ha sido enviada dos veces a la Asamblea por el Ejecutivo: la primera fue el 10 de febrero pasado, pero fue devuelto por problemas de forma. La segunda el 1 de marzo pasado que no pasó el Consejo de Administración Legislativa porque “tiene problemas de inconstitucionalidad”.

Ayer, en cadena nacional, el primer Mandatario se refirió a ese proyecto y señaló que uno de los pocos consensos del país es la dolarización, pues nueve de cada 10 ecuatorianos la defienden porque da estabilidad económica en hogares, trabajo, producción y “nos aleja de la temible inflación que ha destrozado y destroza a otros países”.

“Hay consenso para cuidar y fortalecer la dolarización y el proyecto de ley que enviamos a la Asamblea cumple ese propósito. La defensa de la dolarización no es del interés del gobierno sino una necesidad para los futuros mandatos”, dijo.

Él fue muy claro y directo, la ley de defensa de la dolarización evitará que los depósitos del Banco Central (BCE) se usen como caja chica y a capricho por el gobierno de turno.

Explicó lo que sabemos todos los ciudadanos, pero les tiene sin cuidado a algunos políticos que ya se creen presidentes. El dinero del BCE no es del gobierno, son recursos del IESS, municipios, prefecturas y juntas parroquiales. Es dinero de los ciudadanos que tienen ahorros en bancos privados y cooperativas, son las reservas internacionales del país y es necesario protegerlas para la tranquilidad de 18 millones de ecuatorianos.

Alertó como lo han hecho los economistas y académicos ante el peligro inminente de que esos fondos sean utilizados para pagar la oferta de campaña del candidato de UNES. “Hay que evitar los errores del pasado y no reproducirlos como cuando los fondos BCE fueron usados en gasto público y en actos de corrupción”, dijo el jefe de Estado.

Pero ¿qué dice el proyecto de ley? Promueve la transparencia porque la función del BCE es administrar las reservas de país y le obliga a difundir la información sobre la situación de las reservas y depósitos, así como impide usar el dinero en préstamos al gobierno de turno, mientras los pasivos no estén debidamente cubiertos.

Otro punto: garantiza su autonomía técnica e independencia para cumplir con la delegación del presidente de la República a fin de ejecutar la política monetaria, crediticia, cambiaria y financiera.

El proyecto permite que el BC tenga un directorio, cuya permanencia será mayor al período del gobierno, para que sus decisiones sean técnicas y miren al futuro y no la conveniencia del gobierno de turno.

En definitiva, el proyecto busca proteger la dolarización y cuidar el dinero de todos. “Quienes voten en contra de él, dirán con claridad que no quieren un país dolarizado y estarán en contradicción con la voluntad de nueve de cada10 ecuatorianos”, advirtió el jefe de Estado.

Pero este pedido del presidente Moreno no es el único. Economistas y académicos han advertido el peligro que acecha al BCE si no se blinda la dolarización.

Contenido externo patrocinado