El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.30/Jul/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

Una amenaza latente: la pugna por el poder que termina en muertes violentas en las cárceles del país

26 de febrero de 2021 00:00

Los videos y fotos que circulan en redes sociales, una parte son reales y otros corresponden a la desinformación, así lo dijo el ministro de Gobierno, Patricio Pazmiño, este jueves 25 de febrero, en Guayaquil, luego de reunirse con el Comité de Crisis del Centro de Rehabilitación Social (CRS) Zona 8.

Violencia irracional, así se refirió la autoridad a la matanza al interior de cuatro cárceles, un hecho que traspasó las fronteras y por el cual Ecuador es señalado como un país violento, inseguro. A esto se suma el descontrol de las imágenes y videos colgados en las redes que alimentan el morbo de aquellos que poco o nada les importa lo que sucede en el país.

Las cárceles son una bomba de tiempo y como ya lo reconocieron las autoridades, hay un déficit de agentes penitenciarios para controlar a una población carcelaria que casi llega a los 40 mil reclusos.

La falta de infraestructura ha provocado el 29,83% de hacinamiento (dato hasta el 2020); la carencia de una verdadera rehabilitación social ha hecho que las cárceles se conviertan en “escuelas de delitos”, desde donde se ordenan asesinatos por encargo (sicariato), donde se trafica droga, donde los reclusos portan armas, celulares.

La verdadera rehabilitación implica que ese ser humano que está preso se sensibilice con su entorno, que sea empático con la sociedad, que deponga voluntariamente su conducta antisocial y pueda convertirse en un ciudadano que aporte al desarrollo del país, no lo contrario.

Lo que pasó en las cárceles el martes 23 de febrero es el reflejo de lo que está sucediendo afuera, y no necesariamente en Ecuador sino en otros países. Los carteles de la droga siempre buscan a los más débiles para volverlos su brazo ejecutor, sus mensajeros; son las células que se riegan en sectores vulnerables. Pero no solo se quedan ahí escalan, buscan, se posicionan, ganan terreno, envuelven, ofrecen, amenazan y luego acuden a la violencia.

Ecuador es considerado un país de tránsito para la droga por su salida al mar y eso ha hecho que las organizaciones criminales se disputen el territorio al interior y exterior de los reclusorios. Como ciudadanos somos espectadores de todo este círculo de degradación y deshumanización y si ahora las cosas están en este nivel de violencia, ¿cómo estarán después?. (O)

Contenido externo patrocinado