“El feriado bancario dejó mucho dolor”

02 de diciembre de 2012 - 00:00

El camino para que no se repita nuevamente la crisis bancaria de 1999 es mantener en la memoria de las personas las acciones que llevaron al feriado bancario, las consecuencias que produjo y el daño que causó a la sociedad.

La justicia debe mucho aún, a pesar de los cambios legales, no hay sanciones ejemplarizadoras a los banqueros, ni a los funcionarios, sostiene Nadia Romero Salgado, quien investigó el tema que está publicado en la página web www.memoriacrisisbancaria.com.

¿Qué fue lo que investigó?

La investigación que presentamos en la web recoge las memorias de la gente y se expone el material en torno a la crisis, como artículos, noticias de prensa, audios, videos, fotografías y algunas encuestas de los afectados en las que expusieron los efectos que causó la crisis y lo que significó para ellos.

¿Cuál es el objetivo?

Recopilamos información que había sobre la crisis para que en un mismo lugar la gente pueda consultarla y también recordar lo que pasó y dejar sus testimonios y participar en la encuesta. Como un lugar de memoria social sobre la crisis.

¿Cuáles fueron los casos más fuertes que encontró?

Hay un sinnúmero, pero me trae siempre a  la memoria el caso de un señor, cuyo hijo perdió un ojo debido al congelamiento de sus depósitos, porque no se pudo operar inmediatamente como necesitaba y, luego, esto generó problemas más grave  en su salud y perdió la visión. Era el hijo de un afectado que escribió. Otro que me sorprendió mucho por lo que implica es una persona autista que nos escribía no desde su testimonio, sino investigando al respecto. Y escribía un poco sobre la crisis y relataba su visión especial del mundo.

El feriado bancario provocó la emigración de miles de personas ¿Hay testimonios de ellos?

Hay muchos testimonios de migrantes, por lo menos el 30% de los relatos que recibimos era de personas   que salieron del país o que habían emigrado y ya han retornado al Ecuador.

¿Cuánto tiempo tomó ejecutar esta investigación?

El trabajo lo realizamos entre 2009 y 2010. Y fue presentado inmediatamente en la web. Inicialmente tuvo el auspicio concursable por 9 meses, pero se extendió a un año. Ahora lo hemos mantenido con un grupo de personas que conformamos el colectivo memoria de la crisis bancaria.

¿Considera que han ocurrido cambios legales que aseguren que no volverá a ocurrir un feriado bancario?

Han habido cambios, sobre todo, con respecto a la libre circulación de capitales que son una parte de las políticas neoliberales que se implementaron en el año 1994, en el gobierno de Sixto Durán-Ballén. Y fue una de las raíces que provocó la crisis bancaria y financiera de 1999. Aparte de esto hay más control de los costos que cobra la banca a sus clientes. Se emitieron leyes para que los banqueros no pudieran participar de otros negocios económicos, sino que  solo se dedicarán solo a las finanzas. Por eso también se desprendieron de esos negocios, como de canales de televisión en los cuales comentaban su perspectiva de los hechos.

¿Considera que aún  hay temas pendientes?

Sí. Hay temas todavía pendientes con respecto a la justicia y a la profundización de una auditoría total que debe hacerse a la crisis, para ver que está pendiente y que queda en la impunidad. Si sigue así hay el riesgo de que vuelva a ocurrir. Lo bueno, ahora, es que ya no seguimos el modelo neoliberal que a partir de 1994 se implementó en el país, y que después, aunque cambiaron el gobierno, se lo mantuvo con ciertas variables.

¿Cree que la justicia hizo su labor?

Hay mucho por hacer y está totalmente pendiente la labor de la justicia para que no se deje esto en la impunidad, porque los grandes responsables de la crisis todavía no han enfrentado un proceso judicial. La mayoría salió fuera del país.

Hay que recordar que no solo los banqueros  obraron mal, sino también algunos miembros de las instituciones públicas que permitieron que se dé este gran atraco del 99. El principal responsable sería Jamil Mahuad  que en esa época era el presidente, pero hay otros funcionarios públicos y banqueros que deberían estar enjuiciados.

Es increíble que en los años que ocurrió la crisis una encuesta de televisión revelaba que el 90% de las personas consultadas creía que se haría justicia. Hemos visto en el transcurso de los años que una parte tenía razón, ya que pocos fueron a la cárcel y otros huyeron.

¿Los banqueros estaban vinculados a los gobiernos de turno y a medios de comunicación?

Estaban vinculados con los otros organismos del Estado. Es de conocimiento público que el ex presidente Mahuad   recibió fondos de los banqueros para su campaña política. Entonces si estaban tan vinculados con el poder, obviamente lograron que se los favorezca.

¿Hay esperanza de que sean repatriados los responsables?

Creo que es muy complicado.

¿Por qué?

Puede ser bastante difícil porque hay gente que trabaja para ellos y hay gente vinculada  con ellos en muchas instituciones de justicia. Por ejemplo, el fiscal Pesántez, entre   1999 y 2000 ó 2000 y 2001 trabajaba con Mariana Yépez. Y de esto hubo una denuncia de Control Cívico Contra la Corrupción, porque, justamente, dejaron que los banqueros implicados  salieran del país cuando justamente tenían un proceso en marcha y una orden de captura. Ellos retrasaron el proceso y los dejaron salir. Esta persona fue parte de los que dejaron salir del país, por lo que no creemos que los va a traer.

¿Qué recomienda hacer para que no vuelva a repetirse  un feriado bancario?

En parte hay que hacer mucha conciencia en la población y un trabajo constante de memoria de estudio y análisis de lo que ocurrió hace 12 años. Y no dejar que quede en el pasado, sino conocer muy bien cuáles fueron las consecuencias que nos llevaron a esa crisis, para luchar y presionar que no vuelva a ocurrir. Por lo cual la sociedad civil debe estar alerta.

También debe esforzarse a realizar un trabajo en el orden académico, porque una buena parte del fomento de las políticas neoliberales fue la que generó esta gran crisis que era transmitida  de los centros de análisis y de las universidades. En estos sitios se difundía la política del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de los organismos multilaterales de crédito que promovían el dañino neoliberalismo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: