La previsión es que la cifra llegue en los próximos años a $ 3.000

Ecuador vendió $ 750 millones en cacao en 2015

- 09 de marzo de 2016 - 00:00
La Gran Minga del Cacao viabilizó la poda de 53’800.000 árboles en el país.
Foto: Archivo/ El Telégrafo

La intervención del Estado en la recuperación de los cultivos tuvo un gran impacto en los niveles de producción.

Ecuador pasó del séptimo al cuarto lugar como exportador de cacao en el mundo y se mantuvo en el primer lugar como proveedor de cacao nacional fino de aroma en 2015. Durante este año, la producción total fue de 265.000 toneladas métricas, rompiendo récords por tercera ocasión consecutiva. Las ventas alcanzaron los $ 750 millones el año pasado que, en comparación con 2012, significaron un incremento de aproximadamente $ 325 millones.

Para alcanzar la meta, el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap) emprendió varias acciones a través del Proyecto de Reactivación de Café y Cacao Nacional Fino de Aroma, e invirtió $ 94 millones. Esta cartera de Estado pronostica que, en los próximos años, el país podría exportar hasta $ 3.000 millones, convirtiéndose en un gran generador de recursos y de empleo.

El proyecto revirtió la tendencia que había hace cuatro años de que el cacao nacional fino de aroma desaparecería al 2025, y que en su lugar solo existiría cacao corriente, sin mayor competitividad en el mercado internacional.

Las hectáreas de cacao fueron rehabilitadas colectivamente

A través de la Gran Minga del Cacao, un plan implementado por el Magap, se aprovechó la ventaja comparativa del país de poseer una variedad única de la fruta en el mundo. Con esta iniciativa se reestructuraron y rehabilitaron 134.000 hectáreas de las 480.000 hectáreas que existen de cacao nacional fino de aroma.

Entre las acciones ejecutadas está la poda especializada de 53’800.000 árboles localizados en plantaciones jóvenes y de más de 11 años. También se brindó asistencia técnica y se entregaron plantas certificadas de alta productividad.

Otro de los beneficios de la minga fue la creación de cerca de 1.000 empleos directos para agricultores, la mayoría se desempeña en la poda de árboles. “Estas acciones han aumentado la oferta exportable de manera drástica, llegando a casi $ 100 millones al año”, comenta Javier Villacís, gerente del proyecto. De acuerdo a los reportes oficiales, los principales compradores de esa variedad de cacao son Estados Unidos, Alemania, Japón, Corea y China.

Uno de los grandes retos del sector es la industrialización. Según Villacís, Ecuador procesa el 10% de su cacao y solo el 1% es transformado a chocolate. Por esta razón, el Magap y otras entidades trabajan para incrementar el procesamiento del cacao en al menos un 40%. Las estrategias incluyen los incentivos económicos.

Los kits protegieron los cultivos

Para mantener la producción de cacao en altos niveles se entregaron 184.000 kits fitosanitarios a 100.000 agricultores, de forma que puedan combatir plagas como la roya y la escoba de la bruja. Los kits se distribuyeron en 18 provincias del país, entre las que se destacan Guayas que recibió 71.400 kits, Los Ríos con 38.000, Manabí con 20.000 y Esmeraldas con 15.000. La inversión total en este rubro fue de $ 3’576.290.

Sarie Bélduma, miembro de la Asociación Luis Alberto Pando, cuenta que los insumos proporcionados por el Gobierno el año pasado fueron eficaces para abonar las plantas y combatir las plagas. En su opinión, las políticas implementadas son positivas y resalta que “en más de 40 años, este es el único Gobierno que tomó en cuenta al pequeño agricultor”.

Tomó tiempo recuperar la posición del café ecuatoriano

Hasta finales de la década del 80 del siglo pasado, Ecuador era el décimo exportador de café en el mundo, con 2’000.000 de sacos producidos anualmente. En las décadas siguientes cayó a menos de 300.000 sacos.

Para reactivar este sector productivo, se cambió la ley especial creada en 2004 que privatizaba la actividad cafetera llevándola al borde de la extinción, mientras que otros mercados de la región se desarrollaban. Luego se evaluó la situación de las fincas en el país.

Villacís precisó que se encontraron con variedades envejecidas -de más de 60 años-, campos abandonados, carencia de semillas certificadas y bajos niveles de productividad. “Al sector caficultor, compuesto por más de 100.000 familias, se le planteó hacer un borrón y cuenta nueva: tumbar todo lo que había, porque no servía”, comenta el funcionario.  

Inmediatamente después se trajeron semillas de Brasil y se rescataron las que quedaban, se entregaron 40.000 kits de café en el país, además de recuperar los procesos de fertilización, servicios de rehabilitación y asistencia técnica. Se renovó el café robusta de la Amazonía y de la Costa, el café arábigo de Manabí, y los cafés arábigos especiales de las zonas altas del país que tienen un nicho en los mercados gourmet. Ecuador dispone de al menos 35 variedades de café especial.

Según la planificación, la tarea en el campo culminará en 2018. Hasta el momento existen 70.000 hectáreas nuevas y 26.000 rehabilitadas. En 2015, estas acciones permitieron exportar 200.000 sacos de 60 kilogramos de café, equivalente a $ 147 millones. Así los 105.000 beneficiarios del proyecto comienzan a ‘aspirar’ el aroma de sus beneficios. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: