Una encuesta determinará el gasto familiar en el Ecuador

07 de mayo de 2011 - 00:00

El estudio que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Censos, (INEC) para determinar el presupuesto económico con el que cuentan las familias ecuatorianas llegó a más de 3.000 familias, en abril.

Los resultados de la encuesta revelarán  los cambios en el gasto de los hogares, para determinar los nuevos productos con los que se calcula el costo de la canasta básica, que al momento son 299.

El cuestionario indaga temas como las características de la vivienda, ocupación e ingresos económicos de quienes trabajan, actividades agropecuarias y gastos totales de la familia, así como de cada integrante mayor de 12 años. Se detallará la estructura del ingreso y el gasto sobre la base de las características demográficas y socioeconómicas de los integrantes de los hogares urbanos y rurales.

La meta es visitar 3.359 hogares por mes. Los técnicos del INEC estiman que podrían eliminarse del gasto de la familia productos como  el rollo de fotos  y  entrar tecnología como la cámara digital o  dispositivos de almacenamiento.

Según el INEC, se hará la encuesta  a 40.308 viviendas en el lapso de un año. Cada cuestionario demorará en realizarse  dos horas diarias durante tres días.

Ingresos económicos

Pese a que la canasta básica en marzo fue de 551,87 dólares, según los datos del INEC, Mercedes Rivera logró que 200 dólares cubran sus necesidades básicas y las de su hijo, estudiante universitario.

Dice que lo primero es la comida. Compra en el mercado 40 dólares quincenales en legumbres y hortalizas y 10 dólares de frutas de temporada, porque son menos costosas. “100 dólares se van en  la universidad de mi hijo, en pasajes, almuerzos y copias”, dice esta madre de familia.

No gasta más de lo debido. Tampoco se endeuda. Ella limpia una casa por horas y cocina los domingos en un local de comida típica. “Por ejemplo, no compro colas, pero en lo que más se gasta es en la carne”, afirma.

También guarda para el pago de servicios básicos y, si le alcanza, ahorra unos 10 dólares a final del mes. No accede a tecnología. La última computadora que compró, antes de separarse de su esposo, fue hace más de cinco años.

Adriana de Baldeón, en cambio, percibe un ingreso de 1.500 dólares mensuales entre el salario de su esposo y la venta de productos de belleza que realiza ella. Sin embargo, este monto no cubre la demanda económica familiar.

“Hemos logrado ahorrar buscando productos más económicos”, manifiesta.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: