Tagsa entregará $ 410 millones para Daular

02 de septiembre de 2014 - 00:00

En febrero de 2004 se constituyó la compañía Terminal Aeroportuaria de Guayaquil S.A. (Tagsa), luego de que en 2003 la empresa Corporación América, formada en Argentina ganó la licitación internacional para la administración y operación del Aeropuerto de Guayaquil.

El proceso de concesión establecía la obligación de que se conforme una empresa ecuatoriana para que administre y opere el aeropuerto.

Tagsa está formada por Dellair Services S.A., Corporación América S.A. (C.A.S.A.) y Ormond Group S.A., constituidas bajo las leyes de Ecuador, Argentina y Panamá, respectivamente. La Corporación América tiene el 50% del paquete accionario, Dellair (Grupo Quicentro) el 40% y Ormond Group el 10% de las acciones.

Ángel Córdova, gerente general de Tagsa, en entrevista con EL TELÉGRAFO, da detalles de los cambios que hubo en la terminal aérea y del contrato de concesión que firmó con la Autoridad Aeroportuaria de Guayaquil (AAG), una fundación de la Municipalidad de la ciudad.

La empresa empezó a operar el Aeropuerto de Guayaquil el 1 de agosto de 2004.

La terminal aérea conocida anteriormente como Aeropuerto Internacional Simón Bolívar fue renombrada como José Joaquín de Olmedo (JJO), previo a la inauguración de sus nuevas instalaciones el 27 de julio de 2006.

¿Qué cambios hubo con Tagsa?

Empezamos la construcción de la nueva terminal de pasajeros nacional e internacional, que tiene 60 mil metros cuadrados. Se han hecho obras de mantenimiento en todas las zonas del aeropuerto, se compraron equipos con tecnología de punta para los sistemas de seguridad. Las obras han permitido que en los últimos 10 años en el aeropuerto haya un servicio diferente. Vamos a cumplir 8 años en las nuevas instalaciones.

¿Hasta el momento cuánto han invertido en el aeropuerto?

Aproximadamente $ 122 millones en todas las obras. Hace poco se amplió la terminal de pasajeros nacionales que tuvo un costo referencial de $ 12 millones. Con esta ampliación se incrementaron más de 7 mil metros cuadrados de construcción con lo que habrá mayor capacidad de administración de alrededor de 7 millones de pasajeros al año. El dinero que se invierte es de la empresa privada (Tagsa), ni la autoridad aeroportuaria ni el Municipio ponen un solo centavo.

Estas obras se realizan como parte del contrato de concesión.

¿Cómo estuvo el mercado en 2013?

En 2013 se movilizaron aproximadamente 3’900.000 pasajeros, de ellos el 55% fue en vuelos nacionales y 45% en internacionales. Hubo un incremento aproximado del 13% en cuanto a pasajeros internacionales en comparación con 2012. En el primer semestre del año hubo un crecimiento del 8%.

En lo que respecta a vuelos nacionales si comparamos 2013 con 2012 disminuyó el número de pasajeros el 3%.

Mientras que en los primeros 6 meses de este año tenemos un crecimiento entre el 1% y 2%. Una de las razones del decrecimiento el año pasado fue por la apertura del nuevo aeropuerto de Quito, en el sector Tababela.

En los últimos 2 años se han incrementado los pasajeros internacionales y creo que se debe a los esfuerzos que hace el Gobierno Central para atraer el turismo al país y también el esfuerzo que se hace para que Guayaquil sea un punto de negocios y turismo.

¿Qué cláusulas tiene el contrato de concesión que firmaron con la fundación del Municipio?

En el contrato de concesión entre la AAG y Tagsa se establece que la empresa tiene la obligación de dar el 50,25% de los ingresos brutos regulados. Esto quiere decir que por cada dólar de los ingresos, por ejemplo todas las tasas por aterrizajes, estacionamiento o las que pagan los pasajeros por salida nacional e internacional, la empresa tiene que provisionar el 50,25%. Esta cantidad va a un fondo que es un fideicomiso para el nuevo aeropuerto de Daular.

Con el 49,75% de los ingresos la empresa cubrirá la administración, operación, mantenimiento, amortizaciones, depreciaciones y debe quedar algo de utilidad para los socios y empleados.

Hasta 2013 se entregaron aproximadamente $ 170 millones.

Estos fondos van a la fundación del Municipio de Guayaquil, pero no los maneja directamente, sino un fideicomiso que tiene como objeto recolectar este dinero para fondos de la construcción del nuevo aeropuerto que está previsto que sea inaugurado en el año 2024 en Daular.

Aparte de eso es obligación entregar alrededor de $ 1 millón cada 6 meses a la administración de la AAG.

¿Cuánto entregarían para el nuevo aeropuerto hasta 2024?

Faltan 10 años de operación, la concesión finalizará el 27 de julio de 2024.

La proyección que se tiene es que la construcción del aeropuerto se iniciará por lo menos 5 años antes para que esté listo el 27 de julio de 2024 y se haga la transición a la nueva terminal.

Es decir, si faltan 10 años y en 2013 dimos aproximadamente $ 24 millones, podría decir que al valor presente -si consideramos que sea algo parecido a 2013- aportaríamos con $ 240 millones más y sumando los $ 170 millones estamos hablando de $ 410 millones que recibiría este fondo del fideicomiso para el nuevo aeropuerto, que se calcula que tiene un costo de $ 900 millones.

¿Tagsa participaría en el nuevo proceso de concesión?

Sin duda. La empresa está interesada en participar. Aún no están definidas las reglas para la concesión del nuevo aeropuerto, solo lo que estipula el contrato actual, donde tenemos la primera opción para participar en este concurso.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto:
Medios Públicos EP