San Francisco retorna al 100% de operaciones

10 de julio de 2012 - 00:00

La última etapa de reparación de la Central Hidroeléctrica San Francisco concluyó con la colocación de un sistema de enfriamiento de agua, el pasado mes de mayo.

Tras un mes de prueba se estableció el funcionamiento total de la central, que genera el 10% de la energía eléctrica que requiere el país y que está  ubicada en la provincia de Tungurahua.

Para su funcionamiento capta las aguas del río Pastaza. La hidroeléctrica San Francisco  comenzó operaciones comerciales en mayo del 2007; sin embargo, para junio del 2008 suspendió de forma parcial su funcionamiento por daños en el túnel de conducción del agua y en las turbinas de generación eléctrica, por el ingreso de escombros.

En un análisis general se estableció que los daños eran causados por escombros y sedimentos que arrastraban las aguas del río Pastaza (caudal utilizado para la generación de energía eléctrica).

Sin embargo, en un estudio posterior se comprobó que los problemas se presentaban porque existían desprendimientos de materiales del túnel de conducción (11,2 kilómetros) que caían al agua que se utiliza en la central San Francisco, informó Víctor Jácome, gerente comercial de Hidroagoyán.

La reparación de los daños los asumió la empresa brasileña Odebrech, la cual aplicó la garantía técnica para la reconstrucción del canal y la adecuación de la Central. Tras detectar estos errores, la Contraloría General del Estado impuso en el 2008 una glosa por $ 70 millones a la empresa constructora.

Mauricio Caicedo, gerente de Hidroagoyán, informó que los trabajos de reparación no tuvieron costo para el Estado tras lograr un acuerdo (8 de julio de 2010) y suscribir un  convenio de reparación que  contempló una garantía de cinco años para las obras civiles y dos para las obras electromecánicas.

A través de la Central Hidroeléctrica San Francisco, desde el 2007 hasta junio del 2012 se transmitieron 5432.894 megavatios hora, lo que representa que el país dejó de consumir 7 millones de barriles de petróleo para la generación de energía eléctrica.

Los técnicos aseguraron que la central podría superar, con mantenimiento adecuado de los equipos, los 50 años de vida útil.

Adecuaciones

Los trabajos en la central consistieron en: instalación del túnel de carga, de la chimenea de equilibrio superior, de los rodetes de turbina, de un bay-pass de válvulas mariposas, un sistema de agua de enfriamiento para generadores y transformadores y la entrega de una compensación económica por parte de la empresa constructora.

Las adecuaciones permiten que las hidroeléctricas Agoyán y San Francisco, que se abastecen con el agua del río Pastaza, generen cerca del 15% de la energía eléctrica, proveniente de la hídrica, que utiliza el país.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: