Llegó la hora de dormir bien con el método Rêver, un invento ecuatoriano

- 09 de mayo de 2019 - 00:00
Foto: cortesía de Andrea Cevallos

La quiteña Andrea Cevallos desarrolló una ténica que les evita a los padres las malas noches ante los desvelos de sus bebés. Presentará un libro.

Si sus niños tienen dificultades para conciliar el sueño, el Método Rêver es la solución. Este procedimiento lo inventó Andrea Cevallos, ecuatoriana que asegura haber atendido a cerca de 700 chicos desde que empezó su emprendimiento en junio de 2016.

Profesional en Relaciones Internacionales y Ciencias Políticas, a partir del nacimiento de Isabella, su hija, se dio cuenta que volver a ejercer un trabajo en su campo le sería difícil.

“Ahora soy investigadora y asesora del sueño infantil”, se autodefine antes de dar a conocer que su afición por ver dormir plácidamente a los niños le surgió mientras estaba encinta.

Siempre le cayeron gordas las advertencias que allegados y amigos le hacían con respecto al alumbramiento, eso de “aprovecha porque no vas a dormir bien una vez que nazca” o “prepárate, tu vida se acabó”, no iba con ella.

Motivada por ello empezó a indagar en los libros de fisonomía y fisiología que leía su esposo mientras estudiaba odontología. En medio de esos textos encontró un tema sobre el sueño.

También intentó certificarse con otros métodos para convertirse en sleep coaching, pero esos procedimientos no la convencieron, sobre todo porque algunos provocaban el llanto de los pequeños.  Entonces decidió crear su propia técnica.

Se enfocó en aprender acerca de la fisiología del ser humano, el reloj biológico, los ábitos, el funcionamiento del sueño, la programación neurolingüística (PNL) y la rutina por edad. “Como la comunicación de padres a hijos es importante le dediqué muchas horas a informarme sobre programación neurolingüística”, señala.

Gracias a esos estudios y a la experiencia que fue adquiriendo comenzó formalmente con las asesorías.

La capacitación es dirigida a los padres de chicos de cero a ocho años de edad y la hace según el plan que elijan los beneficiarios: online o presencial, diurno o nocturno. El primero lo ejecuta vía WhatsApp, llamada telefónica o videoconferencia. Todos los planes son por un año.

Los rangos de edad están segmentados en niños de cero a cinco meses, de seis a 23 meses, dos años, de tres a cinco años, y de cinco a ocho años. Los costos aumentan según la edad y el plan, y oscilan entre los $200 y $500.

Y auque por ahora no ejerza como politóloga, Andrea le saca ventaja a ese conocimiento, pues al dominar seis idiomas brinda su aleccionamiento del Método Rêver en español, francés, portugués, italiano e inglés. Solo le falta eneseñar en coreano.

Mediante videoconferencia, además de hacerlo en Ecuador, ha instruido a padres de familia en Brasil, Canadá, Colombia, Estados Unidos, Perú, Austria, Portugal y Sudáfrica.

Respecto a la generación de empleo, si bien no logra aún que otras personas aprendan sus técnicas, en su estrategia de publicidad y relaciones públicas ocupa a cuatro personas.

Su proyección es ambiciosa, si todo va bien, en junio presentará su libro ‘Hora de Dormir’ y con ello aspira bajar el ritmo de las asesorías. Con 27 años de vida se siente orgullosa por ser el sustento de su hogar; así será hasta que su cónyuge se reciba de cirujano maxilofacial. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: