El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.9/May/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

Precios de los bienes deben reajustarse a las condiciones actuales del mercado inmobiliario

¿Es un buen momento para comprar propiedades? Los expertos inmobiliarios dicen que sí.
15 de febrero de 2021 00:00

El sector inmobiliario se contrajo aún más desde que el Covid-19 apareció”, esta es la conclusión a la que llegó Leopoldo Ocampo, Director de la Cámara de la Construcción de Quito, en su balance de los once meses de pandemia.  En el recuento de las afectaciones que están teniendo que afrontar incluye: la baja inversión del Estado en la obra pública, el desencadenamiento productivo y la inestabilidad  derivada de la crisis económica; pero además, no descarta en el futuro próximo, un desabastecimiento de suministros para la construcción.  

Considera que la demanda no es el problema ya que cada año se crean cerca de 110 mil nuevos hogares en el país, a su criterio, solventar esta necesidad y esta aspiración de que los ecuatorianos tengan un techo propio debería ser una urgencia.  Sin embargo, no hay trabajo y tampoco se generan plazas de empleo, dijo el representante gremial. 

“Por citar datos del Ministerio de Trabajo: en 2020 se registraron 33 mil contratos vigentes en la construcción pero también 59. 800 actas de finiquito; es decir, hubo más despidos que empleos nuevos y eso solo por poner como ejemplo a nuestro sector. ¿Cómo le pido a la gente que se endeude si no tiene ingresos fijos?” señaló Ocampo. 

Al parecer este es un buen momento para comprar porque los precios han bajado, el constructor inmobiliario ha tenido que idearse ofertas para poder motivar a los ciudadanos.  Concuerda con esto Hanvel Velasco, brócker propietario de la franquicia Remax, quien indicó que las ventas mejoraron a partir del mes de septiembre, luego del confinamiento y la imposibilidad de mostrar los proyectos a los potenciales clientes: “Las ventas bajaron en un 30 por ciento pero se está estabilizando”.

El asesor inmobiliario aseguró que las preferencias también han cambiado.  Dijo que los interesados están buscando viviendas con otras características debido al teletrabajo: con jardín, estudio, en urbanizaciones residenciales que cuenten con todos los servicios para que la familia esté cómoda. La cercanía a los lugares de trabajo ya no es una prioridad. 

Del otro lado, son las oficinas las que lucen vacías, el sector corporativo sigue golpeado según Velasco.  “Ha bajado el valor promedio por metro cuadrado y las ventas de este tipo de espacios en un 30 o 40 por ciento” precisó. 

Pablo Novoa quiere vender un local comercial que tiene en el sector de San Carlos, al norte de la ciudad, desde hace varios meses.  “Está bien ubicado pero nadie quiere darme lo que pido.  No es un valor muy alto pero no puedo aceptar mucho menos porque con eso pretendo pagar unas deudas que tengo.  La situación económica es muy difícil y vivir de los arriendos tampoco es la mejor opción porque uno se arriesga a que no le paguen puntual o simplemente no le paguen” indicó preocupado.

Frente a este caso, Hanvel Velasco cree que lo ideal es reajustar el valor de las propiedades a las condiciones actuales del sector inmobiliario; sino se hace este ejercicio, los carteles de venta y arriendo permanecerán colgados en las ventanas por mucho tiempo. 

“Este puede ser el mejor momento para comprar y vender según el caso.  Si los ingresos se mermaron, si las necesidades cambiaron, solo es cuestión de tomar la mejor decisión.  Tener un bien inmueble es una buena inversión a futuro, hay que dejar los apegos emocionales”, recomendó el especialista.