La pandemia por covid-19 afectó a los semilleristas de papa de Chimborazo

El quintal de semilla madre lo comercializaban en $ 25, pero el costo bajó hasta $ 15.
23 de diciembre de 2020 09:46

Falta de transporte, restaurantes abiertos solo para entregas a domicilio, otros cerrados en su totalidad, restricciones, son algunos de los inconvenientes que semilleristas del tubérculo tuvieron que afrontar en este 2020.

La pandemia hizo que la venta bajara hasta el punto de inutilizar el producto. Luego, al regresar a una relativa normalidad bajo las medidas de bioseguridad, los semilleristas perdieron sus clientes, otros han buscado semillas de menor precio, afectando a quienes han invertido para obtener semillas certificadas que avalan una buena producción.

Este es el caso de Conpapa, una asociación que agrupa a 140 socios de la provincia de Chimborazo. Por más de un año, ellos trabajaron para obtener una certificación, se capacitaron para ofrecer un buen producto que cuente con todos los insumos aprobados por Agrocalidad y así ingresar en el mercado competitivo.

“Nuestra semilla garantiza que la cosecha de papa va ser buena y rica para su comercialización a diferencia de otras que solo le permiten al agricultor el uso de tierra en máximo dos ocasiones, además que estas generan la propagación de plagas y enfermedades”, manifestó Renán Zadba, presidente de Conpapa.

El quintal de semilla madre lo comercializaban en $ 25, pero debido a la pandemia tuvieron que bajar el costo hasta $ 15, lo cual significa una pérdida para este grupo.

“En otras ocasiones nos quedamos con el producto debido a que en el mercado podían encontrar una semilla en $ 5, pero no con nuestras características”, acotó Zadba.

Ahora este grupo busca recuperar espacio e insta a los agricultores, productores y público en general a obtener la semilla certificada Conpapa.

“Hoy más que nunca necesitamos el apoyo, hemos trabajado para obtener una semilla de calidad”, acotó el presidente de Conpapa.

Cortesía: TRIAS

Sin embargo, agricultores señalan que en este tiempo necesitan acceder a precios más convenientes, debido a que todos sufrieron un impacto en sus ventas.

“Sabemos que una semilla no certificada cuesta menos y rinde menos, pero por el momento es todo lo que podemos comprar debido a que nuestros clientes disminuyeron”, mencionó Luis Fiallos, productor de papa.

Productores

Según estadísticas de la Organización no Gubernamental TRIAS, el 90% de pequeños y medianos productores de papa no tienen acceso a las semillas certificadas por el alto costo o la falta de oferta a tiempo, por lo que se ven obligados a adquirir otro tipo de semilla, causando un deterioro en la calidad y rendimiento.

Por ello, esta misma organización, con presencia desde el 2010 en Ecuador, Brasil y Perú, y que a su vez trabaja de manera mancomunada con el Ministerio de Agricultura y Ganadería, ha impulsado desde el 2018 una alianza estratégica para el fortalecimiento de la semilla de papa.

“Hemos capacitado a los semilleristas, ha sido un año complejo y difícil para ellos, pero el productor de papa tiene que saber que al adquirir una semilla certificada obtendrá un buen producto para comercializar, por eso los instamos a que acudan hasta los semilleristas de Chimborazo y los apoyen”, manifestó Paúl Vázquez, asesor de gestión socio empresarial de TRIAS. (I)

Las más leídas