No repitamos los errores

Las arcas fiscales están vacías por el manejo alegre durante la bonanza, el ajuste es inevitable.
02 de marzo de 2021 00:00

Las arcas fiscales están vacías luego del manejo alegre durante la bonanza. Ahora que el ajuste es inevitable, el correato nos propone una ruta “mágica” para generar abundancia, para elevar el gasto público y hasta para regalar dinero. ¿Qué plantea y cuáles serán las consecuencias?

Según el correato, la solución es aumentar la cantidad de dinero. ¿Cómo? Ecuador no puede emitir dólares, eso solo lo puede hacer la Reserva Federal de EE. UU. La solución: una segunda “metida de mano” al Banco Central.

El primer paso será que el Banco Central emita sustitutos del dinero (dinero electrónico y Títulos del Banco Central). Los sustitutos del dinero no son dólares verdaderos sino dólares falsetes creados del aire por el Banco Central.

Como segundo paso “tomarán” el dinero de la reserva internacional del Banco Central. Lo que no nos cuentan, es que ese dinero no le pertenece al Banco Central, sino a sus depositantes entre los que se encuentran los ciudadanos cuando confían sus ahorros a las cooperativas y bancos, una fracción pasa obligatoriamente al Banco Central en lo que se conoce como encaje bancario. Por eso, cuando el correato propone usar la reserva internacional para regalar $1.000 millones en la primera semana de gobierno, lo que realmente está diciendo es que regalará dinero que el Banco Central recibió de tus depósitos en cooperativas y bancos.

No es la primera vez que “meten la mano” en el Banco Central. Lo mismo sucedió en los años noventa y desembocó en la crisis del 99. Los gobiernos de entonces usaron al Banco Central para emitir dinero aceleradamente para financiar gasto público y salvatajes bancarios.

La lógica del correato es que esta segunda “metida de mano” del Banco Central estará bien porque la harán ellos… pero que cuando fueron los gobiernos de los 90s, estuvo mal. Es una locura hacer lo mismo con la esperanza de obtener resultados distintos.

No caigamos en los cantos de sirena de la política monetaria expansiva. La realidad es que la peor violencia estatal que existe es la manipulación monetaria como la que vivimos en los 90s y que ahora quiere revivir el correato. El resultado de esa política siempre será el mismo: diluir el poder de compra de tus ingresos y de tu ahorro. Para evitarlo debemos proteger a la dolarización blindando al Banco Central de una segunda “metida de mano” por parte del gobierno. La dolarización nos dio estabilidad de nuestro poder de compra, no la perdamos.

Te recomendamos

Las más leídas