Más de siete mil buses urbanos son renovados

17 de abril de 2012 - 00:00

El objetivo de renovar el parque automotor público obsoleto, estimado en 10 mil unidades, está a punto de concretarse cuando  ya se han realizado 7.173 reposiciones, según datos de la Corporación Financiera Nacional (CFN), cortados al 11 de abril de 2012.

El 14 de septiembre de 2007 el Ejecutivo decidió  iniciar un ambicioso programa de reemplazar  las unidades obsoletas con el incentivo de un bono económico y el financiamiento del vehículo nuevo. El objetivo de fondo es promover la reactivación de la industria automotriz, contribuir a la seguridad y a la preservación del medio ambiente.

Al inicio, la socialización del proyecto denominado Plan Renova provocaba dudas entre los propietarios de vehículos. Sin embargo, al conocer los beneficios que se traducen en menor gasto en repuestos, en combustibles, etc.,  hubo la decisión de ingresar al proyecto. En los casi 5 años de vigencia el plan ha  financiado la reposición de vehículos por 124’483.104 dólares.

La iniciativa es calificada como positiva por los dirigentes de la transportación. “Los compañeros no creíamos en la posibilidad de reponer el vehículo, por los requisitos que exigen  los bancos.

Ahora lo único que hay que hacer es decidirse a despedirse del viejo carro y entregarlo para la chatarrización; luego, esperar que den uno totalmente  nuevo”, expresó Marco  Herdoíza Mora,  principal de la cooperativa de taxis Fenix.

El plan solo es para la reposición de unidades. El Ministerio de Transporte maneja el plan y recibe  las autorizaciones de quienes son los beneficiados por parte de la Agencia Nacional de Tránsito  (ANT).

El financiamiento lo pone la CFN.
Fabricio Reshuan Issa, gerente de la sucursal Mayor de  la CFN  expresa  que la institución entrega un bono económico, cuyo monto está dentro de una tabla diferenciada por el año de producción  y tipo de automotor del transporte público. 

Ese dinero  no va a las manos del propietario, sino a la concesionaria automotriz autorizada,  donde la persona renova el automotor obsoleto.

Ratificó que los propietarios de los autos al inicio se mostraron cautos, por lo que ellos llamaban la chatarrización. “Quizás  es algo sentimental con el viejo automotor. Pero, al conocer los beneficios en costos de mantenimiento, ventajas, preferencia de sus clientes y, sobre todo, la accesibilidad al crédito, consistente en solo entregar el automotor viejo, logró cambiar su posición”.

El vehículo  entregado para la reposición no lo recepta el Ministerio de Transporte, la ANT o la CFN, sino las industrias fundidoras, que pagan el valor en peso del automotor.

Nuevos incentivos

El pasado 20 de marzo el  Presidente de la República firmó el Decreto donde constan nuevos incentivos en bonos para el Plan Renova  y la inclusión de otros tipos de unidades de transporte público, entre los que  aparecen los buses. En este caso los incentivos adicionales  son la entrega de $ 7.500 para  buses urbanos con más de 60 pasajeros, a más del bono que reciben, dependiendo de los años de antigüedad de la unidad.

Cristina Guzñay Gorotiza, copropietaria de un bus urbano, reconoció que es tentadora la oferta del gobierno para renovar la unidad y que analizará la propuesta. “Una unidad tiene un costo de 60 a 80 mil dólares y el endeudamiento en sí es alto. Sin  embargo, llevaré mi propuesta a la asamblea de la cooperativa  para que me digan si es viable renovar en este momento o espero unos años más”.

El Gerente de la CFN  indicó que una de las situaciones que se pensó al elaborar el proyecto es la capacidad de endeudamiento de quienes hacen la reposición del automotor. Ellos recibirán  las cuotas más bajas, incluso, hasta de 200 dólares; además, los automotores son exonerados, lo que abarata sus costos. “Hay regiones  del país con cero morosidad”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: