Más de 12.000 compañías se crearon en línea

- 07 de diciembre de 2018 - 00:00
La diligencia puede tomar entre 10 a 15 días, mientras que por vía manual tarda hasta dos meses. En 2014 la Superintendencia habilitó la constitución electrónica.
Foto: Internet

Emprender un negocio comprende la ejecución de numerosos trámites burocráticos que, dependiendo de sus características, pueden dilatar o agilitar el proceso.

El principal es la constitución legal de la empresa, a través de la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros. Para ello existen dos vías para hacerlo: física y electrónica.

La primera es el proceso tradicional y manual que, en promedio, demora hasta dos meses. La segunda opción apareció en septiembre de 2014; es una diligencia que dura entre 10 a 15 días.

A Paúl Vásquez y David Ayo, dos jóvenes emprendedores, les tomó una semana constituir su negocio vía electrónica, para lo cual buscaron asesoría jurídica de un abogado societario.

En marzo de 2017 lograron establecer legalmente la compañía limitada Latable Canning Services, que se especializa en enlatar cerveza artesanal. Vásquez comentó que el procedimiento fue ágil y sin complicaciones.

Durante el tiempo que ha funcionado la constitución electrónica, se registran un total de 12.368 negocios. Solo en lo que va de 2018 más de 3.400 empresas se han legalizado con este mecanismo.

Únicamente las compañías anónimas y de responsabilidad limitada pueden constituirse de manera electrónica, según el Manual de Usuario Externo.

En el portal web de la Superintendencia (www.supercias.gob.ec) el solicitante debe seleccionar la opción Portal de Constitución de Compañías, registrarse como usuario y reservar una denominación (nombre legal) para continuar con el proceso.

Los principales requisitos para iniciar el trámite es tener definido el nombre del negocio, número de accionistas, objeto social, administradores, capital y su distribución, explicó Esteban Ortiz, intendente de Compañías de Quito.

El capital mínimo que se puede registrar para una compañía anónima es $ 800 y $ 400 para una limitada.

Una vez lleno el formulario de constitución electrónica, el usuario puede seleccionar la Notaría Pública donde desee firmar el contrato. Paúl y David escogieron la Notaría 35, ubicada en el sector de “La Y”, al norte de Quito, porque su ubicación les resultaba conveniente.

Firmar el contrato y pagar en el banco el monto correspondiente a servicios y especies valoradas, son los únicos momentos en que la diligencia se vuelve manual, describió Ortiz.

Después de la firma de los participantes, la información es enviada electrónicamente al Registro Mercantil para su verificación y registro. Luego, esta entidad notifica al Registro de Sociedades de la Superintendencia.

“Ahí nos enteramos de que la compañía ha terminado su proceso e inmediatamente se remite al Servicio de Rentas Internas para que la compañía tenga RUC. Con eso, la empresa puede empezar a operar sin ningún problema”, detalló el funcionario.

La entidad ejecuta controles posteriores a la constitución para verificar la autenticidad de la información, especialmente lo relacionado con el capital. Si se hallan anomalías el negocio es cancelado.

Fabricio Dávila Lazo, abogado corporativo, coincidió en que el procedimiento es breve y de fácil comprensión para el usuario. No obstante, recomendó contar con asesoría jurídica, a fin de determinar con precisión si lo que se desea es una compañía anónima o limitada, pues cada una comprende aspectos diferentes.

Por su experiencia, Dávila considera que el mecanismo puede ser más efectivo si, al igual que el trámite manual, permitiera crear estatutos acorde con los intereses de los socios, ya que actualmente existen formatos predeterminados.

En caso de que el usuario encuentre dificultades, el portal de la Superintendencia ofrece manuales, guías y videos instructivos que lo ayudarán paso a paso. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: