La propuesta buscaría que los diversos niveles de gobierno compartan el peso del shock externo

Las transferencias a los GAD se ajustarían según los precios reales del petróleo

El Presidente de la República anticipó que se estaría preparando una reforma que modificaría el Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización (Cootad).
11 de marzo de 2016 00:00

Durante un conversatorio realizado en Esmeraldas, el presidente de la República, Rafael Correa, reiteró la necesidad de efectuar ajustes al Presupuesto General del Estado (PEG) aprobado por la Asamblea para 2016.

Para que los diversos niveles de gobierno puedan compartir el peso de las actuales dificultades económicas -ocasionadas por la caída del precio internacional del barril de crudo y la reducción de los ingresos petroleros- el Mandatario planteó la posibilidad de enviar una reforma al ‘Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización (Cootad)’.

“Todos debemos compartir el peso de las dificultades. Se piensa presentar una reforma para que las asignaciones a los gobiernos locales, como es obvio, sean en función del precio real (del petróleo)”, indicó.

Si bien no se proporcionaron mayores detalles en aquel evento, la potencial reforma al Cootad parecería estar relacionada con la reelaboración del presupuesto considerando un precio promedio para 2016 de $ 25 por barril de crudo.

Al explicar este reajuste, el Presidente dijo que “se puede estimar (el precio del barril) en $ 35 el presupuesto. Por eso, se llama presupuesto (...) Pero después hay que confrontar eso con la realidad. Hay que hacer ajustes a los supuestos que se hicieron. Entonces se trata de poner esa reforma sino no se puede manejar un país”.

Los rubros del presupuesto 2016

El año pasado, la Asamblea Nacional aprobó $ 29.835 millones como monto total para el Presupuesto General del Estado (PGE) correspondiente a 2016.

Para elaborar y presentar ese presupuesto, el Gobierno Nacional asumió como supuestos que el precio promedio del barril del crudo sería $ 35, la producción petrolera  193 millones de barriles y que la exportación de crudo alcanzaría los 130,6 millones de barriles. También, en la formulación presupuestaria inicial, el Ejecutivo asumió que el Producto Interno Bruto (PIB) crecería en 1%; la inflación bordearía el 3,3% y el déficit fiscal llegaría a $ 2.467 millones.

A partir de esas consideraciones, en el presupuesto aprobado para 2016 se consideraron $ 13.390 millones como ingresos permanentes. De este monto, el 21% o $ 2.812 millones estaba contemplado como transferencias a los GAD.

Por otra parte, el PGE 2016 asumió que se alcanzarían ingresos no permanentes por $ 500 millones. De estos, el 10% o 50 millones estaban destinados a los GAD.

En total, considerando transferencias presupuestarias por ingresos permanentes y no permanentes, los GAD tenían una preasignación de $ 2.862 millones en el PGE aprobado por la Asamblea para 2016.

La propuesta generó reacciones

El anuncio de la posible reforma al Cootad suscitó diversas opiniones entre políticos. Por ejemplo, en Guayas, Jimmy  Jairala, prefecto del GAD provincial, indicó que la medida propuesta por el Ejecutivo tiene lógica.

“No se trata de estar a favor o en contra de la medida. Se trata de sentido común (...) Tampoco la estoy aplaudiendo. Es una medida terrible que va a afectar sobre todo a los (pequeños) GAD municipales que dependen (...) de las rentas petroleras. Pero tiene lógica”.

Por otra parte, el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, dijo que la reforma al Cootad es ilegítima, pretende pagar la “farra fiscal” y suspenderá la obra y servicios públicos. “Esta (reforma a la) ley no podría ser retroactiva sino para el futuro. El recorte en función de los ingresos del petróleo ya se ha hecho. Los municipios, juntas parroquiales y prefecturas están recibiendo cero por concepto de petróleo”, dijo Nebot.

La reducción podría ser menor

Dado que los potenciales ajustes al presupuesto y a las transferencias dependen del ‘precio real’ del petróleo, el Presidente dejó abierta también la posibilidad de que los GAD reciban mayores recursos si los ingresos experimentan una mejoría.  

“De aprobarse las reformas, se reducirían un poco los ingresos municipales si el precio del petróleo es de $25. Ahora se está recuperando el precio de forma que si se ubica a más de $35, se les dará más a los gobiernos locales”, aclaró Correa.

El modelo de equidad territorial

Los escenarios de recuperación de los ingresos petroleros no constituyen el único factor que compensaría una eventual disminución de las transferencias recibidas por los gobiernos subnacionales.

Actualmente, el “Modelo de Equidad Territorial” (MET) organiza las transferencias presupuestarias y garantiza asignaciones en base a la eficiencia exhibida por un GAD. Los recursos del MET son alimentados con 21% de los ingresos permanentes y con 10% de los no permanentes del presupuesto.

En cada ejercicio, el total de recursos asignados a los gobiernos subnacionales se distribuye de la siguiente manera: el 27% para los GAD provinciales y Galápagos, el 67% para los GAD metropolitanos y municipales y el 6% para los GAD parroquiales rurales.

Aplicando estas proporciones al caso de la distribución del PGE inicialmente aprobado para 2016, se esperaba que los $ 2.862 millones preasignados a los GAD fuesen repartidos así: $ 773 millones para los GAD provinciales y Galápagos; $ 1.917 millones para los GAD metropolitanos y municipales; y $ 172 millones para los GAD parroquiales rurales.

Utilizando el procedimiento del MET, los GAD recibieron 2,2 veces más recursos entre 2005 y 2007 en comparación con aquellos obtenidos entre 2000 y 2006, según datos presentados por Sandra Naranjo, secretaria nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades).

Senplades lamentó que apenas el 15% de los ingresos municipales y el 3% de los provinciales sean por autogestión, lo que demuestra la dependencia del Gobierno central. (I)

Contenido externo patrocinado