La empresa posee 49 surtidoras propias y 212 son afiliadas a petrocomercial

Las gasolineras a la venta cuestan $ 47,7 millones

- 02 de agosto de 2016 - 00:00
Una de las estaciones de servicio públicas más grandes está localizada en Amazonas y Eloy Alfaro en Quito.
Foto: Mario Egas/El Telégrafo

En octubre de 2015 el presidente Rafael Correa dispuso a Petroecuador vender varias estaciones de servicio.

La tarde de hoy, la empresa pública Petroecuador realizará la apertura de sobres con las ofertas para la venta de las estaciones de servicio (dos en Quito y una en Guayaquil): Amazonas, Ponciano y Guayaquil. Las tres surtidoras están valoradas en más de $ 47,7 millones.

El acto será supervisado por un notario público y una veeduría conformada por delegados de la Contraloría General del Estado, Secretaría Nacional de Transparencia de Gestión, Agencia Nacional de Regulación y Control Hidrocarburífero, y otras entidades de control.

En entrevista con EL TELÉGRAFO, la gerente de Comercialización Nacional de Petroecuador, Tatiana Jaramillo, indicó que de momento solo están a la venta las 3 estaciones. No existe disposición  sobre otras gasolineras.

La petrolera estatal opera y administra 49 estaciones de servicio propias, mientras que 212 son afiliadas a la red de Petrocomercial. El 3 de octubre de 2015 el presidente de la República, Rafael Correa, cuestionó que la empresa posea gasolineras,  por eso ordenó su comercialización a inversionistas privados.

Según las bases para la venta pública -disponibles en la página web: www.eppetroecuador.ec, el 15 de diciembre de 2015 Petroecuador contrató los servicios de la empresa Levinassets Activos Corporativos Ecuador S.A. para realizar los estudios de valoración de las tres comercializadoras de combustible.

La gasolinera más costosa es la Guayaquil, cuyo valor referencial es de $ 19,5 millones; la siguiente es la estación Amazonas cifrada en $ 18,5 millones; y la surtidora Ponciano  tiene un precio de $ 9,7 millones. Los oferentes deberán tomar estos valores como montos base para sus propuestas.

Jaramillo señaló que las surtidoras expenden mensualmente alrededor de 2,3 millones de galones de combustibles (diésel, súper y extra), con ingresos cercanos a los 5 millones de dólares.

En ellas actualmente trabajan 100 personas que serán reubicadas a otras terminales o podrán seguir con sus tareas, si el nuevo dueño de cada gasolinera decide continuar con sus servicios.

La funcionaria subrayó que se escogerá la propuesta que sea “mejor para el Estado”, pero no precisó el uso que se dará a los dineros que se obtengan. “Petroecuador buscará la maneja de cómo invertir esos recursos”, mencionó. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: