La Fabril genera energía a base de desechos de palma

- 23 de marzo de 2019 - 00:00
El flamante caldero que genera energía a base de biomasa ya está en funcionamiento en el complejo industrial de La Fabril, en Montecristi.
Foto: Patricio Ramos / El Telégrafo

El proyecto es único en el país. Elimina emisiones de 35.000 toneladas de CO2 a la atmósfera. La planta ubicada en Montecristi fue construida con tecnología de Bélgica y produce 17,5 MW/h.

La producción de energía amigable con el ambiente para fines de uso industrial es una realidad en Manabí. Hace dos semanas, el Grupo La Fabril, especializado en grasas y aceites, empezó a generar energía a través de calderos de biomasa.  

La planta central está ubicada en el cantón Montecristi y genera 17,5 megavatios hora (MW/h). Toda la energía es utilizada en los trabajos diarios del complejo industrial.

Según Percival Andrade, director de innovación de La Fabril, la generación propia con tecnología aliada con el ambiente permite disminuir el consumo de 3’200.000 galones de diésel al año. Ello representa la reducción de 35.000 toneladas anuales de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera.

Es la primera planta a nivel nacional en su tipo para generar energía limpia, comentó Carlos González-Artigas Loor, gerente general de la compañía.

¿Cómo se obtiene la energía limpia?

González-Artigas explicó que el proceso empieza con la acumulación de los desechos de cuesco de nuez de palmiste, que es un subproducto del aceite de palma rojo, que además es conocido como Palm Kernel Shell o PKR.

Unas 26.000 toneladas al año de material sobrante de las plantaciones de palma africana ubicadas en Santo Domingo de los Tsáchilas y Esmeraldas y se utilizan para la generación de la nueva energía.

De acuerdo con Percival Andrade, los 17,5 MW/h ponen en marcha todo el complejo de Montecristi.  

José Cedeño, gerente de Proyectos de la empresa ecuatoriana, afirma que el uso de la energía alternativa le significa a la industria un ahorro aproximado de $ 6 millones anuales.

Este es un proyecto que solidifica la proyección de La Fabril, que se encamina a ser una industria sustentable, coincidieron los directivos. Además se pone atención en los procesos de seguridad, control y cuidado en cada una de las actividades de la empresa, afirmó Cedeño.

La planta, cuya construcción tardó 10 meses, costó $ 12 millones, según el presidente de La Fabril. Se empleó tecnología procedente de Bélgica.

Antes de la construcción del caldero de La Fabril, el desecho resultante de la extracción de aceite de palma rojo (cuesco de nuez de palmiste) era utilizado para calentar hornos de industrias cementeras.  

En muchos casos se dañaba a la intemperie en los terrenos de los 3.000 pequeños palmicultores que se dedican a esta producción.

En la actualidad, la tonelada de cuesco de nuez de palmiste tiene un costo de $ 18, según Andrade. Añadió que el caldero de La Fabril es el único en su género para procesar este desecho.

Al año se necesitan 30.000 toneladas de desechos. El producto está  garantizado a través de los pequeños productores.  

Propiedades de la biomasa

En el Ecuador, la biomasa residual constituye una fuente renovable de energía con un alto potencial de aprovechamiento. El Instituto Nacional de Eficiencia Energética y Energías Renovables (INEER) desarrolla varios proyectos.  

El objetivo es el aprovechamiento de los recursos naturales para el uso eficiente de la energía en el país.

La generación con el uso de biomasa representa ventajas al ambiente. Entre ellas, contribuye al mejor y mayor aprovechamiento del desecho del recurso.

La generación de energía a partir de biomasa reduce el calentamiento climático, pues su implementación representa la reducción de emisiones tóxicas. También disminuye los efectos de la lluvia ácida y además contribuye con la limpieza forestal. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: