La versatilidad del bambú abre fuentes de empleo en Ecuador

28 de marzo de 2012 - 00:00

El bambú  se ha convertido en una especie maderable para proyectos habitacionales, sobre todo, para los sectores  más pobres de las regiones costera y amazónica.  

El sector productivo, industrial y artesanal también lo aprovechan, por lo que el Gobierno y las autoridades  ven a esta especie   como una fuente de desarrollo económico y sustentable en el tiempo, una propuestas que cuenta con el apoyo de organismos internacionales, indicó  Álvaro Cabrera, coordinador  de la Red Internacional de Bambú y Ratán (Inbar).

Esta especie maderable, que tiene diferentes clases nativas en la Sierra, Costa y Amazonía y otras son importadas, sirve como andamios, para elaborar instrumentos musicales, muebles, entre otros, mencionó  Víctor Hugo Valarezo,  de la Central  del Bambú Andoas de la Prefectura de  Pichincha.

Cabrera señaló   que el bambú está   disponible en las  comunidades rurales y puede convertirse en una fuente de riqueza y generar empleo con   una pequeña inversión.  Por su rápido crecimiento, fuerza y flexibilidad, el bambú puede representar   una alternativa ecológica a la utilización del hormigón, aluminio o madera tradicional en los sectores de la industria y la construcción.

Valarezo   indicó que “el bambú es una especie maderable cuyo  cultivo se desarrolla en    cuatro años, lo que no ocurre, por ejemplo, con la caoba que se la puede usar después de unos 40 años de vida”.
Agregó que   desde   2009 cinco carpinteros, dos operarios  y un ingeniero,   se dedican a fabricar muebles escolares de  bambú   en el noroccidente de Pichincha.

“Al momento   hay 35 productores individuales y asociaciones trabajando en este sector, pero ya se realiza un censo para conocer el número de personas que siembran la caña guadua y el bambú gigante”, manifestó.

“El censo se realizará  para conocer el potencial maderero de esta especie,  como  el caso de los productores del noroccidente que en el último   lustro se   dedicaron a fabricar   mobiliario escolar en madera como bancas unipersonales, bancas bipersonales y escritorios, además de basureros y anaqueles, que eran  distribuidos  en las zonas rurales, pero ahora se  elaborarán con bambú”, recalcó Valarezo.

Señaló que hasta finales de  2011   entregaron 300 pupitres unipersonales, 50 escritorios y 50 anaqueles.
Cabrera dijo que de esta manera, en base a la experiencia del Ecuador en   la construcción  de viviendas, pisos, mobiliarios, paredes, techos, bicicletas y otros objetos realizados en bambú, el medio ambiente mejorará porque el cultivo de esta especie también aporta a la reforestación.

De su parte, Gastón Zambrano, quien elabora  bicicletas desde  hace dos años, indicó que “hasta el momento

hemos fabricado 80 bicicletas, de las cuales 20 han sido sometidas a pruebas. Los precios bordean los $ 700”.
Este emprendedor ecuatoriano  señaló  que aspira a  fabricar más unidades para que  se reduzca el costo y más  personas las puedan adquirir  sin poner en duda su  resistencia  y durabilidad. Agregó que su trabajo es reconocido en   Suiza, Canadá, Estados Unidos e Islandia,   donde  han colocado  6 ejemplares.

Esteban Astudillo,   otro artesano que desde hace 6 meses empezó a   trabajar con bambú, dijo que no le ha sido difícil  introducirlo en el mercado, ya que       esta madera es durable y tiene ciertas características que  la hacen atractiva para gran parte  de las personas.

Con los nuevos procesos, técnicas para su uso y tratamiento, el bambú  responde  a diversas     necesidades que involucran lo cultural,   funcional y práctico, así como a las tendencias del mercado que apuntan a elementos más livianos, fuertes y de bajo impacto ambiental.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: