El avance de Proyectos coca codo sinclair y sopladora supera el 90%

La tarifa de dignidad llega a 2 millones de hogares

- 10 de septiembre de 2015 - 00:00
En marzo fue inaugurada la hidroeléctrica Manduriacu, ubicada entre las provincias de Pichincha e Imbabura. Archivo / El Telégrafo

El avance de Proyectos coca codo sinclair y sopladora supera el 90%

Los representantes de más de 30 países se reunirán hoy y mañana durante el Foro Energético Suramericano, que se realizará a partir de las 10:00 en la sede de la Unasur, en la Mitad del Mundo, norte de Quito. La ceremonia de apertura será presidida por el presidente de la República, Rafael Correa.

Durante los 2 días, miembros del Consejo Energético de la Unasur establecerán las bases para concretar la integración energética Suramericana, así como el Trilema Energético.

El Consejo Mundial de Energía (WEC, por sus siglas en inglés) establece que el Trilema está conformado por 3 aspectos: seguridad energética (asegurar el suministro), equidad social (accesibilidad y asequibilidad) y mitigación del impacto ambiental (eficiencia y ahorro).

Ecuador ha cumplido con los 3 componentes del Trilema Energético mediante políticas que garantizan el abastecimiento del servicio con uso de fuentes renovables, como ríos, y tarifas adecuadas: 0,04 centavos (tarifa de la dignidad) y 0,09 centavos para el resto de la población. Los rubros son considerados como los más bajos de la región.

En este marco, Esteban Albornoz, ministro de Electricidad y Energía Renovable (MEER), señaló la importancia de estructurar una estrategia regional en el sector. “Traería importantes beneficios para las naciones involucradas”, indicó el funcionario, quien resaltó que 2 millones de hogares son beneficiados con la tarifa de la dignidad. Por un lado -dijo- se busca garantizar el suministro de energía a la población en todas sus formas. 

También se tratará el tema de la eficiencia en las inversiones para brindar servicios a mejores costos y establecer lineamientos para el manejo de la sostenibilidad ambiental.

El foro estará dividido en 3 paneles. El primero discutirá el futuro energético de la región, el segundo se concentrará en la exposición de proyectos de integración y en el tercero se conocerán los avances conseguidos para la estrategia energética.

Las hidroeléctricas avanzan

De acuerdo a datos del MEER, en 2007 el 92% de la población nacional tenía acceso a la energía eléctrica. El 50% del servicio provenía de fuentes termoeléctricas, mientras que el 45% era generado por centrales hidroeléctricas.

Actualmente Ecuador tiene un nivel de cobertura sobre el 97% en el servicio eléctrico, es decir que cerca de 4 millones de hogares más son beneficiados. El 3% restante corresponde a zonas dispersas de difícil acceso localizadas, en su mayoría, en la región amazónica.

Para llegar a esos sectores se estudia abastecer del servicio mediante mecanismos alternativos, como paneles fotovoltaicos o sistemas aislados.

El Estado ha invertido aproximadamente $ 440 millones en los sistemas de distribución para mejorar la calidad del servicio y ampliar la cobertura, mediante la ejecución de más de 8.000 programas, precisó Albornoz. Se estima que para 2017 el 90% de la energía provenga de las 8 centrales hidroeléctricas.

Al respecto, el ministro Albornoz adelantó que las centrales hidroeléctricas Coca Codo Sinclair y Sopladora empezarían a operar en poco tiempo. “El proyecto Coca Codo Sinclair tiene un avance superior al 90%. Estamos en el montaje electromecánico. El proyecto Sopladora tiene un avance del 92%. Igual estamos en el montaje electromecánico. En los próximos meses entregarán energía al país”, afirmó Albornoz. Señaló que el trabajo en las demás plantas se desarrolla con normalidad.

En marzo de este año entró en funcionamiento la primera de las 8 centrales hidroeléctricas, Manduriacu, localizada entre las provincias de Pichincha e Imbabura, que genera 60 megavatios. La obra, que inició en 2011, tuvo un costo de $ 227 millones.

Junto a las otras 7 hidroeléctricas: Coca Codo Sinclair (producirá 1.500 megavatios - MW), Sopladora (487 MW), Minas-San Francisco (270 MW), Delsitanisagua (180 MW), Mazar-Dudas (21 MW), Toachi-Pilatón (254 MW) y Quijos (50 MW) el país estará en capacidad de generar 2.827 megavatios de potencia.

El presidente Correa ha manifestado que las plantas de energía significarían un ahorro de $ 1.000 millones al año en importación de combustibles, necesarios para el funcionamiento de las centrales termoeléctricas.

De esta forma se contribuirá a la disminución del impacto ambiental, puesto que se evitará la emisión de 8,2 millones de toneladas de CO2 al año. Las 8 centrales hidroeléctricas suman una inversión total de $ 5.887 millones.

Son parte del proceso que emprende el Gobierno para el cambio de la matriz productiva y energética del país, que comprende la sustitución del uso del gas por energía eléctrica. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: