El ministro árabe de energía atribuye exceso de oferta a producción de esquistos de ee.uu.

La demanda mundial de crudo será de 92 millones de barriles diarios (Infografía)

- 16 de enero de 2015 - 00:00

El ministro árabe de energía atribuye exceso de oferta a producción de esquistos de ee.uu.

Desde mediados del año pasado, la caída de los precios del petróleo se atribuye a una simple fórmula de oferta y demanda, pero a criterio de expertos internacionales, el tema tiene un componente geopolítico. Esto hará que cualquier tensión internacional los catapulte una vez más o, por el contrario, los mantenga sumergidos por un tiempo.

Milton Ezrati, economista de la compañía de inversión estadounidense Lord Abbett, en un análisis sobre la estabilidad de los precios del crudo, publicado por la revista The National Interest, enumera algunas circunstancias que podrían interferir en el comportamiento del crudo, desde el avance del Estado Islámico (EI) hasta el aumento de las tensiones en Irán.

A su criterio, el factor geopolítico es el más impredecible, por lo que cualquier “sospecha” podría revertir los bajos precios que actualmente afectan a los países productores, pero que alivian a las economías importadoras como en Centroamérica y el Caribe. Ezrati se anima a predecir que estos podrían elevarse, incluso, más rápido de lo que cayeron.

El estratega considera también que, tras mantenerse por un tiempo a la baja, la relación oferta-demanda conseguirá finalmente equilibrar los precios en un promedio de $ 60, pero “si hay una amenaza de un grave riesgo geopolítico se dispararán”, esto es a más de $ 100.

Esta semana, el ministro de Energía de Emiratos Árabes Unidos, Suhail Mazrui, insistió en que las bajas cotizaciones se deben a la gran producción de petróleo de esquistos con la técnica de fractura hidráulica de Estados Unidos, y subestimó la capacidad de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) para controlar el exceso de oferta.

Según el analista Leonardo Buitrago en un escrito publicado en el portal Cubadebate, el propósito de EE.UU. a través de la técnica fracking es “inundar de crudo el mercado internacional de hidrocarburos para ocasionar la caída de los precios, y a la vez, afectar las economías de los países exportadores de hidrocarburos”.

Por lo pronto la OPEP, estima que en este año la demanda de crudo mundial será de 92 millones de barriles diarios. Arabia Saudita, el mayor exportador del mundo y la OPEP, reiteraron a finales del año pasado que no recortarán la producción.  

A pesar de ello, el presidente venezolano, Nicolás Maduro instó una vez más a los otros miembros del organismo a apuntalar el mercado a través de una reducción, durante una gira por Argelia. Mientras esto ocurría el ministro saudí de Petróleo, Ali al-Naimi, el martes, se reunió con la subsecretaria de Energía de EE.UU. para discutir sobre la actualidad de los mercados petroleros y sobre inversiones mutuas.

En tal contexto, algunos expertos sacan sus propias conclusiones. Serguéi Pravosúdov, director del Instituto de Energética Nacional ruso, citado por el medio estatal ruso RT, menciona que EE.UU. podría desatar una nueva guerra en Oriente Medio con el objetivo de “salvar” a las empresas petroleras de esquistos, hoy en peligro por los bajos precios.

“EE.UU. necesita precios altos del crudo para que sus empresas de petróleo de esquistos no quiebren”, dice el experto, quien considera que el país no lo permitirá, pues la inversión para este negocio proviene de compañías de seguros, bancos, entre otros.

Este año, la compañía estadounidense WBH Energy, con sede en Austin, se declaró en quiebra con deudas de entre $ 10 millones y $ 50 millones, informó Telesur.

Según un análisis de la agencia de noticias Bloomberg, muchas empresas estadounidenses de fracking seguirán extrayendo a pérdida porque tienen deudas por $ 200 mil millones que pagar, comparables con las necesidades financieras de las compañías energéticas estatales de Rusia.

Compañías de EE.UU. a pique

El problema con la técnica del fracking es su alto costo y debido a esto es imposible para las empresas refinanciar las deudas, mucho más si pierden en efectivo.

En algún momento, si los precios siguen bajos, las compañías más apalancadas se irán a pique y las más exitosas no podrán hacerse cargo de ellas porque no tendrán ni el efectivo ni la confianza de los inversores para conseguir financiamiento.

La estadounidense ExxonMobil, la mayor empresa pública de energía del mundo y la segunda de mayor valor en bolsa, ha sufrido una caída en su capitalización de mercado de más de $ 50.000 millones.

“Pero a cuánto subirá el precio del petróleo es impredecible. De hecho, podría aumentar lo suficiente para permitir fusiones en la industria estadounidense del esquisto, y esta recobrará fuerzas y ocasionará mayores dificultades a los países de la OPEP, Rusia, México y Noruega… o podría quedar en un nivel que haría a EE.UU.olvidarse del auge del esquisto. Eso tendría graves consecuencias para la recuperación estadounidense”, destaca Bloomberg.

“Cuesta de 3 a 4 veces más caro perforar petróleo de esquisto (en Estados Unidos) que producir crudo en Oriente Medio”, recuerda James Williams, de WTRG Economics.

Según los analistas, es aquí que se encuentra la vulnerabilidad de EE.UU. como gran productor de petróleo. Arabia Saudita y otros esperan recuperar parte del mercado dejando que los precios se hundan.

EL FRACKING, “ESTRELLA” EN UNA GUERRA DE PRECIOS

El dominio de la técnica de fracking en Estados Unidos ha permitido alcanzar desde 2011 importantes incrementos en la producción de gas. A través de este método de producción, se suministra actualmente el combustible del 30% de la generación eléctrica y la mitad de la calefacción de los hogares en Estados Unidos; y con los nuevos descubrimientos de gas convencional ha permitido incrementar las reservas mundiales de gas de 50 a 200 años.

La abundancia en recursos de gas natural está cambiando el patrón de consumo energético en los medios de transporte. Actualmente, en las carreteras estadounidenses hay 8 millones de camiones de carga mediana y pesados que consumen 3 millones de barriles de petróleo por día - aproximadamente el 15%  del consumo total de petróleo estadounidense.

United Parcel Services (UPS), una de las empresas de transporte más grandes de Estados Unidos, ha introducido el cambio del 30% de la flota de camiones de motores a diésel a gas hasta 2020. El mismo esfuerzo de cambio de patrón ocurre en barcos, centrales eléctricas, plantas petroquímicas y sistemas de calefacción doméstica e industrial; desplazando unos cuantos millones de barriles de petróleo por día a finales de la década.

El estándar doméstico, el crudo West Texas Intermediate, cayó por debajo de los $ 45 por barril el martes, mientras que el estándar mundial, el crudo Brent, ahora está por debajo de $ 50. 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: