La impresión digital textil crea nuevos negocios

- 05 de abril de 2019 - 00:00
Las impresoras Epson para sublimación textil usan tintas a base de agua que no contaminan el medio ambiente.
Foto: Karly Torres / EL TELÉGRAFO

La sublimación en telas es una tendencia en auge que amplía las oportunidades de los emprendimientos. Una firma propone empezar con una inversión de $ 15.000.

El proceso de sublimación textil permite plasmar diseños elaborados en computadoras en telas para diferentes usos. Emplea procesos digitales de impresión directa. 

Esta es una de las novedades de la feria Ecuatextil, que se desarrolla en el Centro de Convenciones de Guayaquil. Allí se reúnen 118 empresas expositoras ecuatorianas y otras de Colombia, Perú, EE.UU., México, España y Taiwan.

Fabián Calapaqui, gerente de canales de gran formato para Epson Ecuador, indicó que la tendencia de sublimación es clave para los emprendedores que están en búsqueda de una idea de negocio.

Además genera encadenamientos con diseñadores gráficos y de modas.

Con una inversión de $ 15.000 en un plotter de sublimación (impresora) y una prensa térmica (plancha) se puede arrancar el negocio.

Según Calapaqui, el retorno de lo invertido llega en hasta 12 meses si se mantiene un rango de producción entre 250 y 400 metros de tela.

El proceso consiste en dar color a una tela blanca 100% poliéster o como mínimo 65% poliéster con 35% de algodón.

Primero se elabora el diseño que se desea plasmar y luego se imprime en el plotter en papel. Se procede a unir la impresión con la tela a través de una máquina de prensado; la tinta se evapora y desciende a la tela. Luego pasa al proceso de confección.

María Belén Meneses, de JP Digital, indicó que es posible crear sábanas, camisetas personalizadas, edredones. Incluso con una máquina multifunción en formato A3 se pueden realizar productos promocionales como jarros, platos, rompecabezas, portarretratos, entre otros.

La feria es una oportunidad de negocios y capacitaciones

Doris Campbell, directora de Ecuatextil, resaltó que la edición de este año “valoriza la inclusión de los diseñadores gráficos, de moda y fotógrafos, que son entre 10.000 y 15.000 profesionales vinculados a la industria textil y la moda”.

Ellos se suman a los 166.00 empleos directos y 31.000 indirectos del sector.

Adicionalmente a las ofertas empresariales, los asistentes pueden atender capacitaciones con expertos de Colombia y Estados Unidos sobre las tendencias 2020.

La importancia de tener una marca y el manejo de maquinaria textil son otras temáticas de talleres prácticos.

La confeccionista Paola Ronquillo dijo que anteriormente este tipo de ferias se  veían solo a nivel internacional. “Ahora los proveedores están más cerca y es una oportunidad para cotizar y conocer sobre las nuevas tendencias”.

En su caso quiere aprovechar los descuentos de hasta el 30% para adquirir una máquina de coser industrial.

Francisco Aguayo, representante de la empresa César Aguayo, importadora de máquinas industriales, es uno de los exponentes de la feria. Ofrece máquinas de overlock  desde $ 900.

Las máquinas, que llamaron mucho la atención por su capacidad de bordado japonés de la empresa RCM Digital, sirven para decorar las prendas con logos en camisetas, uniformes o gorras.

El equipo tiene su propio CPU que procesa el diseño. Una vez seleccionados los colores y la posición, la máquina automáticamente realiza el bordado. Puede hacer hasta 1.000 puntadas por minuto. Cuesta $ 15.000.

La actividad textil pasa por una fase de recuperación luego de la recesión generalizada de 2015 y 2016.

Se destaca el crecimiento de las exportaciones del 5,8% entre 2017 y 2018. Los productos más exitosos fueron las prendas terminadas con valor agregado como camisas, sombreros, carteras, zapatos y cinturones.

La línea de lencerías de hogar como sábanas, cojines, edredones y toallas también aumentó su presencia en los países de la Unión Europea, como España. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: