Escoba de brujas y el caracol atacan fincas tras temporal

22 de abril de 2012 - 00:00

Las lluvias han empezado a desaparecer en algunas zonas agrícolas del país, pero los daños que han causado no se terminan ahí.

Si bien el agua, especialmente la de las montañas, ayuda a limpiar los terrenos y a enriquecerlos con limo y materia orgánica, también es una vía para que aparezcan otras afectaciones.

En el caso del cacao, los productores reportan una alarmante aparición del hongo conocido como  escoba de brujas.
Mientras que, los arroceros desde hace varias semanas intentan luchar contra la plaga de caracoles del tipo manzana que se ha propagado por los sembríos del Guayas y Los Ríos.

El subsecretario de Agricultura, Carlos Vélez, adelantó que la ayuda para estos sectores llegará en el mes de mayo cuando se espera que finalicen los aguaceros.

Douglas Vélez, productor arrocero del recinto Bermejo, del cantón Santa Lucía, afirmó que su inversión de aproximadamente $ 1.500 se ha perdido por la masiva cantidad de moluscos. No tiene cómo contrarrestarlo. Ha fumigado y el animal no desaparece.

“Entre los demás compañeros del sector nos han dicho que los debemos recoger, pero tenemos temor de que nos dé una enfermedad mortal que nos han dicho que da (meningitis)”, explicó.

En las mismas circunstancias que el campesino Vélez está Juan  Hidalgo, dueño de una hacienda de aproximadamente 115 hectáreas que produce la gramínea en el sector de San Carlos.

“No hay fungicida que mate a estos animales. Hemos escuchado que se lo debe recoger, pero no sé cómo voy a hacerlo por la enorme cantidad de los mismos”,  expresó.

A varios kilómetros de distancia, en la provincia de Los Ríos, se encuentra Freddy Cabello, productor cacaotero y quien también está afectado por los problemas que deja el posinvierno.

En su caso por un hongo conocido como escoba de brujas, que de acuerdo a las inspecciones realizadas por la Unión Nacional de Organizaciones Campesinas Cacaoteras del Ecuador (Unocace), causa daños en un 35% de las haciendas del país.

Cabello, presidente de este gremio, afirmó que el exceso de humedad que ha dejado el invierno y las altas temperaturas son el caldo de cultivo para esta enfermedad.

Sostuvo que en las fincas con niveles críticos la presencia del hongo llega a un 60% de la plantación.“Los cojinetes del árbol, el fruto, las ramas y los brotes tiernos están siendo arrasados en algunas haciendas cacaoteras”, destacó.

El dirigente expresó que la mejor manera de combatir a la escoba de brujas es mediante la poda, sin embargo precisó que el costo de esta labor, por parte de una brigada, representa $ 120 por cada hectárea.

“Es un alto valor que no siempre está incluido en los presupuestos, porque no todos los años se tiene una fuerte estación invernal como la que golpeó a los campos ahora”, refirió. Cabello señaló además que han observado  estrés en las plantas lo cual provocará retrasos en las cosechas para  2012.

“En la zona sur se esperaba que sea a finales de mayo, pero se va a retrasar y será en junio. En la zona central que debía ser en septiembre se va a atrasar por lo menos un mes”, acotó.

Los agricultores Vélez, Hidalgo y Cabello que el año pasado imploraban al cielo por lluvias debido a la sequía, ahora esperan que los aguaceros y la humedad se terminen de manera definitiva para poder trabajar con tranquilidad y sin pérdidas.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: