Entrevista / Hernán Núñez / Director ejecutivo del instituto ecuatoriano de propiedad intelectual (IEPI)

El IEPI gestiona sellos de calidad para 9 comidas típicas

Las especialidades tradicionales garantizadas (ETG) son una modalidad de propiedad intelectual que protege los saberes ancestrales culinarios.
01 de abril de 2017 00:00

La implementación del Código Ingenios, aprobado en diciembre, trajo consigo el reconocimiento de los conocimientos culinarios ancestrales a través de las Especialidades Tradicionales Garantizadas (ETG).

El IEPI ha receptado nueve solicitudes hasta el momento, indica el director de la entidad, Hernán Núñez. En la lista constan el tamal lojano (Loja), mote pata (Cuenca), ceviche de canchalagua (Galápagos), sango de verde (Machala), encanutado de bocachico (Quevedo), encebollado y cocada negra (Esmeraldas), cascaritas (Azogues), y chugchucaras (Latacunga).

Además de proteger las prácticas tradicionales, Núñez ve que las ETG pueden dar mayor promoción a la oferta gastronómica típica del país.

¿Qué es lo que se busca lograr con la promoción de las ETG?

Es una figura nueva de propiedad intelectual en nuestro país porque en otros ya existe, sobre todo en la Unión Europea (UE). Lo estableció el Código Ingenios. Las ETG son un signo de calidad, reconocimiento, una garantía que otorga el IEPI a determinadas preparaciones gastronómicas que tengan ingredientes y métodos de preparación tradicionales.

¿Al obtener esta certificación los productos podrían beneficiarse, apalancarse al comercio justo?

Sí puede estar ligado. Normalmente son temas separados, pero podría hacerse una vinculación. De hecho, los principales beneficiarios de las ETG son microempresas, pequeños agricultores y actores de la economía popular y solidaria. Son platos típicos que forman parte de nuestra identidad culinaria y cultural, que habían sido minimizados durante muchos años. Nunca se les había dado este valor.

¿En qué consiste el proceso?

Primero se presenta la solicitud al IEPI, que luego la examina e inicia el trámite publicando en una gaceta. Todas las modalidades de propiedad intelectual que nos solicitan para registrar las exponemos en la gaceta cada fin de mes y se da un plazo de 30 días hábiles para que terceras personas puedan oponerse, de ser el caso, por tener una marca similar. Vencido el plazo, con oposición o sin ella, el IEPI se pronuncia sobre la protección, registro o negativa. El proceso toma, aproximadamente, dos meses y medio.  

¿Obtener el ETG restringe a que otras personas puedan preparar determinado producto?

En la propiedad intelectual existen dos tipos de derechos. Unos son exclusivos, comprendidos por marcas, patentes, derechos de autor, obtenciones vegetales. Es decir que a la persona o empresa a quien se concede es la única que puede utilizarlos; todos los demás están prohibidos salvo que tenga autorización expresa del titular.

Otro tipo son la indicación geográfica (denominaciones de origen) y las ETG. Aquí, una vez que se pronuncia la oficina competente, en este caso el IEPI, sobre su concesión, se convierten en bienes públicos. Luego se da  autorización de uso a los particulares que cumplan los requisitos. A diferencia de las marcas, esta es una modalidad inclusiva.

¿La ETG da valor agregado?

Es un valor agregado porque brinda un distintivo de garantía al consumidor y también gana el productor. En Europa, por ejemplo, las ETG tienen un valor de entre el 20% y el 40% adicional al precio de otros productos. Quiere decir que el cliente está dispuesto a pagar ese porcentaje añadido cuando se trata de un producto ETG. (I)  

Foto: Carina Acosta / EL TELÉGRAFO
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado