Giustozzi: “Ecuador goza de estabilidad monetaria”

- 10 de junio de 2019 - 00:00
Rubén Darío Giustozzi, embajador de Argentina en Ecuador.
Foto: Carina Acosta / El Telégrafo

Según el embajador, la balanza comercial es de $ 700 millones. Vinos y medicamentos argentinos se comercializan como marca y producto en el país.

Empresarios e inversionistas de Argentina y Ecuador profundizan las relaciones comerciales de ambos países desde el pasado sábado 8 hasta el próximo 15 de junio.

Las relaciones van más allá de inversiones, confiesa el embajador de Argentina, Rubén Darío Giustozzi, pues los avances se debaten en el evento “Polo in the Andes” en Checa (nororiente de Quito).

¿Quiénes están interesados en invertir en Ecuador?
Empresas embotelladoras, pero también se busca promocionar la integración de las empresas que ya están en Ecuador, como las petroleras, griferías, de alimentos, de plásticos, laboratorios medicinales, empresas turísticas. Ellas quieren expandirse en el país. Evalúan quiénes pueden ser sus futuros socios y representantes.

¿Cree que el clima de negocios ha mejorado con este Gobierno?
Ecuador hizo lo correcto en economía y en política internacional, y lo hizo en medio de esta guerra comercial que vive el mundo. Ese escenario hace que los inversionistas sean cuidadosos al invertir.

Por sus acciones, el Gobierno generó condiciones para que haya participación de empresas extranjeras en la economía local, porque su apertura es inteligente, cuidando el interés de las empresas y de la economía nacional, pero también con la necesidad de darle dinámica a los factores económicos. Los resultados se verán en el futuro, cuando haya una economía mundial de expansión.

¿Qué sectores productivos son de mayor interés para los inversionistas argentinos?
Hay una diversidad. Si bien en montos de inversión el más voluminoso es el petróleo, hay otros sectores que sorprenden, como fibra óptica y aplicación de nuevas tecnologías. Las oportunidades son enormes porque Ecuador  goza de estabilidad monetaria por las condiciones que genera el nuevo Gobierno. Hay una mayor avidez por mejorar la eficiencia y productividad.

¿Qué oportunidades ofrece Argentina al inversionista ecuatoriano?
Las condiciones son buenas porque Argentina es barata por efecto de la devaluación, y eso provocó que se vuelva competitiva. Hay oportunidades para generar alianzas estratégicas. No hay tanto interés para desarrollar inversiones ecuatorianas en Argentina en el corto plazo, pero se generan alianzas porque se está en buen camino.

Según un último estudio del Banco Mundial, la economía de Ecuador seguirá igual en este año, mientras que la de Argentina decrecerá. Con este escenario, ¿es fácil invertir?
No es que todos los sectores están estancados. A unos les va bien y a otros muy mal, pero en ese proceso hay que generar oportunidades de relacionamiento y encontrar el estímulo para diversificarse en la economía e incursionar en otros sectores. Al que le va mal también tiene oportunidades, pero le toca generar estrategias puertas adentro para mejorar su producción; ser más creativo.

¿Cómo califica las relaciones entre ambos países?
Es uno de los mejores momentos desde el punto de vista institucional y político, sobre todo, pero también a nivel del sector económico. Esas relaciones encaminadas al progreso van de la mano de acciones similares, como la lucha contra la corrupción y estrategias comunes sobre ciberataque para defenderse del terrorismo y narcotráfico. También se promueven políticas de seguridad y género entre ambos países.

¿Cuánto genera la relación comercial entre ambos países?
Está en alrededor de los $ 700 millones. Es una balanza equilibrada. En este momento, y por poca diferencia, Argentina le vende más a Ecuador que lo que le compra. Había bajado esa cifra, pero ahora mejoró, principalmente en los dos últimos años. Hay una enorme perspectiva, en especial en el vínculo de empresas no tradicionales, como las de tecnología (...).

¿Qué les recomienda a los inversionistas argentinos?
Los que llegan a Ecuador vienen preparados y saben adónde apuntar. Buscamos que las alianzas sean de asociación estratégica, es decir, permanentes, para que la relación sea de ganar-ganar. Por ejemplo, una posibilidad que ya existe es que el vino se lo vende al inversionista ecuatoriano y puede poner su marca y comercializar ambas.

¿Qué otros productos se comercializan así en Ecuador?
Los medicamentos.

¿Es fácil instalar un negocio argentino en Ecuador?
La presión impositiva en nuestros países es alta porque tenemos economías  expuestas a situaciones de crisis. Para cubrir las necesidades sociales, el Estado necesita financiarse y lo hace a través de los impuestos. Esta situación es incómoda y no agradable para los empresarios, pero son condiciones naturales de un país que debe proteger a su población para prestar mejores servicios sociales. El país no funciona solo con empresarios.

Pero este sector mueve la economía...
Los empresarios ecuatorianos, con este nuevo Gobierno, pueden desarrollar sus inversiones en un marco de aceptación de las reglas del juego de la economía, tal cual demanda el mundo moderno. Por eso, hay que ser creativos y no poner excusas y lamentos. La característica del empresario actual no puede ser la misma de hace 20 años. Tiene que ser dinámico. El empresario ecuatoriano tiene que ser como una especie de (Richard) Carapaz en el comercio y en la empresa.

¿Qué productos ecuatorianos demanda el mercado argentino?
Banano, atún, camarón y otros. Existen nuevos clientes interesados en flores. Pero también se están conociendo frutas nuevas, como la pitahaya y la papaya. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: