Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 9171

Especial coronavirus

"Es indispensable dejar al BCE blindado para evitar errores pasados"

- 29 de mayo de 2020 - 00:00
Verónica Artola. Gerenta General del Banco Central del Ecuador
Foto: Marco Salgado / El Telégrafo

La economista analiza los distintos rubros que alimentan la dolarización en Ecuador, que es fundamental para el Gobierno. Confirma que la banca privada y las cooperativas de ahorro y crédito muestran solvencia.

Cuidar la dolarización siempre ha estado entre las prioridades del Gobierno Nacional y es uno de los cuatro pilares que se fortalecerán en el último año de mandato del presidente Lenín Moreno.

Verónica Artola explica el rol del Banco Central del Ecuador (BCE) en este sentido y analiza la coyuntura económica del país.

El presidente Moreno dijo que la dolarización es prioritaria en su Gobierno. ¿Cómo se la ha fortalecido?
En estos tres años hemos tratado de fortalecer al BCE y por ende a la dolarización. Este último año hemos recuperado casi $ 800 millones de lo que habíamos invertido en el Ministerio de Finanzas y en la banca pública.

En esta emergencia, el papel del BCE ha sido clave. Primero, en facilitar todas las transacciones económicas mediante el sistema de pagos del Central, que no se ha detenido, y también en la provisión de efectivo. Hemos entregado a bancos y cooperativas el efectivo para que los ciudadanos tengan ese dinero.

El segundo eje es a través de la generación estadística para la toma de decisiones.

¿Está garantizado el efectivo en los próximos meses?
Sí. Nosotros sacamos un crédito de facilidad de liquidez con contraparte de oro. Fue justamente para traer efectivo, pagamos esa operación y el oro regresó. También tenemos sobre la mesa un crédito con el Flar por $ 418 millones para traer monedas y billetes para cubrir las necesidades de la ciudadanía. Definitivamente, la previsión de efectivo está más que garantizada.

¿Cómo se están incentivando los pagos electrónicos?
Estamos viendo la posibilidad de bajar los costos de nuestro sistema de pagos para que haya algún incentivo. Nosotros actualmente cobramos alrededor de $ 0,12 para una transferencia. Podemos bajar a $ 0,02 o $ 0,03 para que solo cubra los costos operativos. Creo que, en el Ecuador y en el mundo, es momento para reducir el uso de efectivo.

¿Qué riesgos existen para la dolarización?
En esta emergencia, y en general, los riesgos son que no entren dólares suficientes o que salgan más (dólares) de los que entran. En el último mes ha habido muchas noticias falsas incitando a que la gente saque efectivo de los bancos. Eso no es correcto.

En ese sentido, ¿cómo está el sistema financiero privado?
Diariamente evaluamos el sistema cooperativo y de bancos y los indicadores están sólidos. La tasa de crecimiento de los depósitos es positiva, pero obviamente se ve una desaceleración comparado con lo que veíamos el año pasado.

Se ha visto una reducción de los depósitos en casi $ 800 millones en los dos últimos meses. Con las superintendentas coincidimos en que los niveles de liquidez y solvencia son adecuados.

¿Se vienen otras acciones en favor de la dolarización?
Lo que es indispensable es que se nutran las reservas con recursos externos y lo más rápido es con endeudamiento, como lo ha manejado el Ministerio de Finanzas. Las exportaciones se están reactivando poco a poco también.

¿Cómo están las reservas internacionales?
Estamos bordeando los $ 3.500 millones, ha crecido en las últimas semanas gracias a los desembolsos externos por casi $ 1.450 millones. Las próximas semanas el Ministerio de Finanzas tiene previsto ingresar $ 1.000 millones adicionales, lo cual fortalecería las reservas y permitiría tener una cobertura de casi el 100% de los depósitos, actualmente estamos por el 80%. No es un nivel sólido pero mientras más ingresos tengamos, mejor.

¿Cómo ayuda la Ley de Ordenamiento de las Finanzas Públicas a sostener la dolarización?
Yo creo que ayuda a un manejo más adecuado y transparente del tema fiscal. Cuando hay desequilibrios fiscales, como Ecuador, que está dolarizado, estos pueden afectar al sistema monetario.

Cuando hay un hueco fiscal muy grande que tiene que ser llenado con endeudamiento externo, como lo hemos visto en los últimos años, la reserva aumenta. Cuando nos endeudamos y gastamos la reserva empieza a bajar. (La ley) es estructural para cambiar eso. También tener algo de límites para los GAD y un poquito más de control en todas las estadísticas y gastos es importante.

Usted hizo algunas observaciones al proyecto de ley. ¿Cuáles fueron?
Nos preocupaba cómo estaba redactado el artículo sobre la independencia del BCE; se podría creer que el BCE estaba considerado como banca pública y que teníamos que cumplir con algunos requisitos. Lo importante es que en la ley aprobada el BCE mantiene su independencia y autonomía.

Lo otro que decíamos es que el BCE, en esta coyuntura, podía apoyar en el mercado real, cuando en las reformas se establecía que el banco no podría comprar ningún papel del Estado ni de la banca pública. Eso permaneció en la ley. También ratifiqué que el BCE será parte del Comité de programación fiscal.

¿Cómo están las proyecciones económicas?
Los resultados son complicados. Estamos haciendo una actualización de las proyecciones. Finanzas tiene que actualizar los supuestos fiscales en función de los anuncios del Presidente del recorte en gasto corriente y de capital.

¿Los recortes del Estado son oportunos en este momento?
El hueco fiscal es tan grande en este momento, que mantener a todos los funcionarios es bien difícil. El hueco fiscal de este año es de $ 12.000 millones, el ahorro que esperamos con los recortes son de $ 4.000 millones, sigue la brecha de $ 8.000 millones.

El desafío es tan grande para ver cómo no seguir cerrando más empresas, pero creemos que el recorte de la jornada laboral es importante para no despedir a más gente. No nos gusta, no es fácil, pero lo tenemos que hacer.

¿Qué desafíos enfrentaremos en el postcovid y futuro?
La dolarización tiene que seguirse fortaleciendo. En este último año es indispensable dejar al BCE lo más blindado posible para que no se vuelvan a cometer los errores del pasado, de utilizarlo de una manera inadecuada. Aún tenemos ese impacto, creemos que en el 2026 recién vamos a poder recomponer todo el balance del BCE, entonces el reto es dejar asegurando que esos recursos sean restituidos. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP