Siga estos pasos para salir de las deudas de las tarjetas de crédito

- 15 de septiembre de 2018 - 18:39
Foto: Archivo

Con un manejo adecuado, la tarjeta de crédito puede convertirse en una herramienta práctica para las finanzas personales. Caso contrario, terminará siendo un dolor de cabeza a causa de las deudas.

Uno de los errores más comunes es usarla para hacer consumos diarios y diferirlos. "Voy al supermercado y difiero ese consumo. Esa comida me la gasto en máximo un mes, pero estoy difiriendo un gasto a 3 o 6 meses de algo que me comí en uno. Llega el siguiente mes y hago lo mismo", explica Héctor Delgado, analista económico.

El experto sugiere que las compras a plazos se realicen de acuerdo a la duración del bien que se adquiere, por ejemplo muebles y electrodomésticos. Incluso recalca en la importancia de usar tarjetas que permitan los diferidos sin intereses

Delgado señala que muchas personas se dejan llevar y compran por emociones, sin conocer realmente su situación financiera y la verdadera utilidad de una tarjeta de crédito. 

"Las tarjetas de crédito no son malas", apunta el experto al explicar que otro de los errores es creer que estas son un dinero adicional a nuestros ingresos"Muchas veces pensamos: tengo 100 dólares en mi bolsillo y 1.500 en la tarjeta, por lo tanto tengo 1.600 dólares, cuando no es así". 

Cuidado con el pago mínimo

El mínimo es apenas el 10% del total de la deuda y pagar solo este porcentaje es perjudicial, porque prolonga la deuda. "El pago mínimo lo que hace es que esta deuda no baje, el mes siguiente se siguen acumulando los intereses", subraya Delgado. Para evitar complicaciones se recomienda pagar los consumos totales de cada mes o, por lo menos, un monto superior al pago mínimo.

En los estados de cuenta los usuarios encuentran rubros de los consumos del mes, pago de contado, pago sugerido y pago mínimo. 

¿Cómo salir de las deudas? 

El primer paso es identificar la totalidad de las deudas. "Muchas personas prefieren obviarlas, no quieren saber en verdad cuánto es lo que deben", dice Delgado. 

El experto recomienda que se haga una lista para compararla con los ingresos. Además, dividir el total de la deuda mensual para el ingreso mensual; las deudas no deberían exceder el 30% de los ingresos mensuales

Pero si es así, no hay que entrar en pánico, sino realizar un plan de pagos. Uno de los métodos más eficientes es comenzar por la deuda de menor valor e ir escalando hacia la que más debo. "Así ya voy disminuyendo en realidad mi capital y recordemos que los intereses son en base al capital que yo debo", recuerda Delgado. 

El efecto es conocido como "bola de nieve". El plan requiere de un control y esfuerzo, destinando siempre un porcentaje adicional (10%) de los ingresos para las deudas. Comprometiéndose en serio a no seguir endeudándose. 

Pero si la deuda es muy grande podría acercarse al banco emisor de la tarjeta de crédito y llegar a un acuerdo de pago. Ello, en muchas ocasiones significa una reestructuración de la deuda, y hay que recordar que supone también intereses.

Pero OJO, lo peor que podría hacer es contraer una deuda para pagar otra

Una vez que haya tomado el control, el experto aconseja hacer una retroalimentación, "analizar cuánto me costó y por qué me endeudé". 

No obstante, Delgado recalca que la tarjeta de crédito bien manejada es un mecanismo de pago muy bueno. Recomienda tener máximo dos para emergencias y elegir aquella que ofrezca beneficios útiles como el diferido sin intereses, acumulación de millas y aceptación internacional. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: