Conaie va contra la Asamblea y la violencia crece en el paro

- 09 de octubre de 2019 - 00:00

El resguardo de la Asamblea Nacional no fue suficiente para contener a los manifestantes que ingresaron en la tarde de este martes 8 de octubre de 2019 hasta el pleno Legislativo, pero luego la Policía recobró el control y llevó a la multitud hasta el exterior del edificio.   

Desde la mañana, miles de integrantes de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie) se reunieron en el parque de El Arbolito, el más cercano al Parlamento, para esperar la decisión de sus autoridades sobre el paro.

“La poderosa Ecuarunari y Conaie se toman la Asamblea”, fue escrito en la cuenta de la primera organización indígena con mensaje de victoria.  

El analista político Franklin Moreno sospecha que la protesta indígena fue organizada antes de que el presidente Lenín Moreno liberara el precio de los combustibles y no cree que su objetivo era rechazar la medida.  

Para el catedrático Gabriel Hidalgo, la organización indígena pudo ser manipulada por sectores antidemocráticos que intentan dar un golpe de Estado.

Sus palabras se sustentan en la violencia inusitada que se vivió en su movilización. Desde 1990, la Conaie ha protagonizado levantamientos multitudinarios, pero no con actos de vandalismo como se presenciaron en este paro.

Para Hidalgo, los dirigentes de la Conaie no persiguen la desestabilización del gobierno del presidente Moreno.

El Gobierno identificó a los dirigentes de la Revolución Ciudadana: Rafael Correa, Gabriela Rivadeneira, Paola Pabón y Virgilio Hernández, como los responsables de los mensajes para azuzar la salida de Moreno.

La dirigencia indígena marcó su distancia de ellos y los calificó como “oportunistas”.

En la mañana, antes de la toma de la Asamblea, su presidente, Jaime Vargas, aseguró que detectarán a los grupos “infiltrados” que buscan generar actos de vandalismo.

Luego de esta declaración, los manifestantes golpearon al expresidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, José Tuárez.

Él llegó al parque de El Arbolito, pero fue interceptado por los manifestantes, quienes lo agredieron con palos. El ataque no cesó, por lo que tuvo que resguardarse en un hotel cercano. Y las instalaciones del centro de hospedaje también fueron atacadas por los manifestantes.  

Mientras la dirigencia aseguraba que su intención era que se derogaran las medidas económicas, los hechos de violencia aumentaron en varias provincias.

En Chimborazo se tomaron la Gobernación, como antes había ocurrido en las sedes  gubernamentales de Bolívar, Pastaza y otras dependencias. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: