Campaña del precio justo comienza en los mercados

05 de mayo de 2011 - 00:00

Arveja, fréjol, papas, queso y carnes son algunos de los productos que todavía se venden  al peso en los principales mercados del país, una forma de comercialización  que se espera regular con el fin de que los clientes paguen   un   precio justo.

A través de la campaña “Exija el precio justo”, el   Ministerio de Industrias y Productividad (Mipro) busca  concienciar a la ciudadanía  sobre  la importancia de verificar que el peso del producto que reciben es aquel por el  que pagaron.
La subsecretaria de Competencia y Defensa del Consumidor del Mipro, María Teresa Lara, indicó que la capacitación  está dirigida a  consumidores y   proveedores. “Si  venden el peso justo, ganarán la  fidelidad y confianza de sus clientes, una práctica que se enmarca dentro de la competencia leal”,  manifestó.

Un estudio realizado por la institución reveló que el 84% de los ecuatorianos compra en mercados y tiendas. De ellos, el 22% lo hace   principalmente en  mercados y ferias populares,  por lo que  la  campaña  se dirigirá a esos sectores.

Desde la semana pasada, funcionarios del Mipro visitan los mercados de Quito y Cuenca con balanzas -previamente calibradas por el INEC- en donde verifican el peso de los productos que compraron los usuarios.

En los mercados El Arenal y 12 de Abril, en Cuenca, la experiencia fue positiva, aseguró la funcionaria.  “En algunos casos vimos exceso de peso  por lo que aún conocemos como la ‘yapa’, pero en  donde había más  faltante era en las carnes”, contó.

Esta semana el personal del Mipro recorre los mercados de Quito. Ayer se instalaron dos carpas en el Mercado Mayorista, en el sur de la capital, y en apenas 30 minutos cerca de 20 usuarios decidieron comprobar que pagaron lo justo.

Orlando Carrera compró dos libras de carne y se llevó la grata sorpresa de que recibió 5 gramos de más. “Es bueno saber que no he sido perjudicado, lo que me da confianza para seguir comprando en el puesto de siempre”, comentó.

Para Elena Baño, una comerciante de carnes, es importante fomentar la honestidad de los proveedores porque  así todos compiten en las mismas condiciones, anotó.

Estimó que a diario recibe unos  100 clientes y señaló que la mayoría     son conocidos, es decir, que siempre acuden a su local. “El hacer un trabajo honesto me ha ayudado a fomentar mi clientela, qué mejor si pueden comprobar que aquí se les vende al peso justo”, manifestó.

Sin embargo, no todos los clientes corren con la misma suerte. Dos  personas comprobaron  que en lugar de las 3 libras de carne por las  que pagaron solo   recibieron 2,5 libras.

Del mismo modo, Jacinto Orellana se mostró insatisfecho al comprobar que  su funda contenía  2,8 libras de librillo y no las 3 libras que solicitó. Decidió enfrentar a la  vendedora, quien no tuvo más remedio que reconocerle el faltante.

El peso justo es una práctica que defienden los comerciantes. Julio Caisaguano, propietario de una despensa, se pronunció a favor de vigilar los derechos del consumidor, pero indicó que es necesario extender la campaña hacia los distribuidores mayoristas, pues contó que, en algunas ocasiones, llegan quintales incompletos,  pérdida que deben asumir para no perjudicar a sus clientes.

La campaña durará dos meses y en ese período no habrá sanciones. Después   intervendrán las comisarías, que pueden  decomisar productos.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: