Cambio de la matriz productiva genera 220 mil plazas de trabajo

01 de enero de 2013 - 00:00

El 67 por ciento del empleo nacional es generado por las pequeñas y medianas empresas que forman parte del denominado sector de la Economía Popular y Solidaria.  

La importancia de este sector, generador de mano de obra, tuvo un impulso sostenido en el 2012 desde el Ministerio de Inclusión Económica Social (Mies), a través del Instituto de Economía Popular y Solidaria que canalizó esfuerzos asociativos para el cambio de la matriz productiva.

Es así como en el año, más de 85 millones de dólares fueron invertidos en compras públicas, dirigidos con preferencias a las empresas formadas por microemprendedores para proveer al Estado. El caso más destacado es el que formó parte del programa Hilando el Desarrollo, que dota de los uniformes a los planteles educativos.

Más de 1 millón de niños recibió uniformes de manera gratuita del programa Hilando el Desarrollo. Además, se invirtieron 2 millones de dólares en la compra de juguetes para el INFA.

Se estima que  se han generado y mejorado unos 30.000 empleos, gracias a la compra pública solo en el sector de la Economía Popular y Solidaria.

En este año, la promoción de las ferias a la inversa, apoyadas por el Ministerio de Industrias y Productividad (Mipro), revolucionó la actividad de oferta y creación de nuevas  empresas  que proveen de bienes y servicios  no solo a  entidades  estatales, sino a grandes industrias nacionales.

El único compromiso es tener estándares de calidad  acorde a las necesidades. Ello permitió ir por el camino de la sustitución de las importaciones Y,  en muchos casos, la formalización y estabilización de proveedores que aleatoriamente ofrecían sus productos.

El crédito que otorga para emprendedores el Bono de Desarrollo Humano dinamizó la economía  informal con la creación de tiendas barriales, sastrerías, adquisición de materia prima para costura, entre otros.

Hasta finales de año se han desembolsado unos 9.100 créditos de desarrollo humano asociativo, con una inversión de alrededor de 7,5 millones de dólares.

Chimborazo, Manabí y Cotopaxi son las tres provincias con mayor número de créditos entregados. La mayor parte en estas zonas fue destinada a proyectos del sector vacuno, a la agricultura y al sector avícola.

El Mies registra que en los cinco años de Gobierno gracias a los emprendimientos productivos a través del Crédito de Desarrollo Humano se han generado más de 220.000 empleos.

Cerca de 30.000 actores de la economía popular y solidaria han sido capacitados en el manejo de la Ley de Economía Popular y Solidaria, manejo del portal de compras públicas, en temas de organización y asociatividad para lograr su óptima participación.

CIFRAS

840 Dólares es el monto máximo que se entrega a los beneficiarios del Bono de Desarrollo Humano hasta 24 meses.

1,89 Millones de personas están habilitadas para recibir el Bono y acceder a los créditos productivos ofrecidos por el Mies.

67% De los créditos son entregados en las áreas urbanas del Ecuador y el restante 33 por ciento en las zonas rurales.

30 Mil personas han sido capacitadas para optimizar su participación mediante asociatividad en emprendimientos.

1 Millón de niños recibieron uniformes producidos por emprendedores formados por el Instituto de Economía Popular.

HECHOS DESTACADOS

Los arroceros de la zona baja de la cuenca del Guayas sufrieron inundaciones durante los meses de marzo y abril. Se atendió a 12 mil agricultores con la entrega de urea y semillas certificadas.

Un recrudecimiento de la plaga del caracol manzana apareció en las plantaciones arroceras. El Magap inició una capacitación intensiva a las asociaciones, con la asesoría de Agrocalidad. Se estima que 20 mil productores recibieron las charlas y 2 kilos de molusquicidas para combatir la plaga y así tener en la siembra de invierno  resultados positivos. La plaga es considerada endémica, por lo que piden su control.

Un hecho especulativo en el precio del maíz amarillo hubo en los meses de mayo, junio y julio. El Gobierno entró a comprar a valores oficiales y contrató centros de acopio para canalizar su acción.

En el caso de las plantaciones bananeras hubo la intervención directa del Magap en la compra de la fruta a $ 3 la caja. El precio oficial de $ 5,50 no era respetado y los productores denunciaban que les pagaban a $ 1,50 la caja. La acción logró estabilizar los precios al final. Entre Guayas y Los Ríos se compró más de 450 mil racimos. Los exportadores afirmaban que había una sobreoferta mundial de la fruta.

El plan de reconversión de tierras fue anunciado a mediados de noviembre y se lo hará a las plantaciones que estén en zonas inundables y a las bananeras consideradas ilegales.

El seguro agrícola es un paso decisivo para salvaguardar la inversión de los agricultores. En el 2012 todos los créditos que entregó el Banco Nacional de Fomento salieron con un seguro; asimismo, el que entregan algunas cooperativas. Este seguro va  subsidiado: el 60 por ciento lo cubre el Estado y el otro 40 por ciento lo paga el agricultor. El seguro actúa por alguna razón de sequía, inundación o plagas.

La urea es un programa de ayuda para los pequeños agricultores tenedores de fincas de hasta 20 hectáreas. En este año el programa fue simplificado para quienes  accedieron al producto.

El Plan tierra consiste en entregar las propiedades que estaban en la banca cerrada. Avanzó según lo programado y benefició a los pequeños agricultores para que   puedan producir. Ellos recibieron el debido asesoramiento y créditos. En la zona 5 del Magap se entregó 3.363 hectáreas. Además hubo el plan masivo de legalización de tierra, donde se han entregado más de 20 mil hectáreas.

La baja productividad en los campos preocupa al Gobierno, por lo que se decidió entregar a los agricultores kits subsidiados con semillas de alto rendimiento que logren aumentar la producción.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: