La Reforma Tributaria, que será discutida en la Asamblea, gravará con $ 0,15 cada unidad

Cada cigarrillo subirá solo un centavo

- 02 de abril de 2016 - 00:00
El humo del tabaco contiene más de 4.000 productos químicos, según la OMS. De estos se conoce que al menos 250 son nocivos y más de 50 causan cáncer.
Foto: Archivo/ El Telégrafo

El Banco Mundial estima que los países de ingresos altos y medios destinan entre el 15% y 6% del gasto en salud para tratar patologías derivadas del tabaco. Ecuador analiza un impuesto al producto.

Antes de comprar el próximo tabaco piense que fumar cuesta y mucho. Esto se refiere no solo al dinero que gasta en las cajetillas sino en el monto que en el futuro invertirá para tratar los efectos del cigarrillo.

El Banco Mundial calcula que los países de ingresos altos y medios destinan actualmente entre el 15% y 6% de su gasto total en salud para tratar enfermedades relacionadas con el tabaco. Solo en Ecuador, según cifras del Ministerio de Salud, el Estado asigna $ 200 millones para atender pacientes con patologías derivadas del hábito de fumar.

Desde que se creó el Día Mundial sin Tabaco, el 31 de mayo de 1987, la Organización Mundial de la Salud (OMS) urgió a los países a tomar acciones. “El tabaco es el único producto de consumo legal que mata hasta la mitad de sus usuarios cuando se utiliza de acuerdo a las indicaciones del fabricante”, explica la OMS.

La entidad advierte que la mitad de los fumadores morirá por una enfermedad causada por el tabaco. Anualmente el cigarrillo causa la muerte de 6 millones de personas, un millón de ellas en América Latina.

Por si fuera poco el tabaco incurre un costo a la economía mundial de $ 200 mil millones al año. Si los países no cambian de estrategia, el tabaco será responsable de 150 millones de muertes en 2030 (8 millones al año).

“El problema de la lucha contra el tabaquismo en Latinoamérica es que este combate lo asume solo el Ministerio de Salud. Y es necesario que el resto de ministerios, el de Industria, el de Comercio, el de Economía, todos vean la importancia crucial de contrarrestar el tabaquismo”, dijo Vera Luiza da Costa, jefa del secretariado del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco.

Vera Luiza pone de ejemplo a su país en la lucha contra el tabaco. Brasil decidió aplicar una de las principales recomendaciones de la OMS, aumentar los impuestos al tabaco, por lo que el precio medio de los cigarrillos se elevó más del doble de 2006 a 2013 y, como resultado, las ventas cayeron de 5.600 millones de paquetes a 3.800 millones.

En ese período el número de fumadores, según Vera Luiza, disminuyó de 21,4 millones a 17,1 millones. Mientras que los ingresos por tributos al cigarrillo aumentaron de $ 1.071 millones a $ 1.561 millones.

Brasil, Chile, Panamá y Uruguay fueron destacados por la OMS por incrementar de forma sustancial el tributo al tabaco y disminuir el número de fumadores.

En Ecuador ya se aplicó un impuesto a los consumos especiales (ICE) que incluía el tabaco. El ICE busca gravar y, por ende, reducir el consumo de bienes considerados suntuarios o nocivos para la salud.

La última reforma del ICE determinó un impuesto de $ 13,96 centavos por cada unidad de cigarrillo y en el mercado local se vende a $ 14 centavos. Con la propuesta tributaria, que será discutida en la Asamblea, cada tabaco sería gravado con $ 15 centavos, es decir un centavo más que el impuesto anterior.

Si al momento un cigarrillo marca Líder cuesta  $ 35 centavos, con la reforma sería $ 36 centavos en una tienda. Marlboro y Lar, en cambio, cuestan $ 40 centavos. El paquete de cigarrillo de mayor venta en el país, sin reforma tiene un costo de $ 4,50 y con el tributo $ 4,73.

Se espera que la recaudación con esta tarifa sea de $ 9,6 millones de junio a diciembre de 2016, mientras que para 2017 se estiman $ 16,7 millones. La propuesta de la OMS es que el impuesto sea de hasta el 75% para reducir su consumo. Con el proyecto actual se llegaría a una carga impositiva del 74%.

¿Cuál será el efecto de la reforma?

En una noche una tienda puede vender hasta $ 100 en cigarrillos por unidad o cajas. Carlos López  no cree que le afecte las ventas. “A diario veo en ocasiones que los bebedores hasta pagan $ 1 por un cigarrillo, no les importa gastar”.

Edmundo Durán, quien es ingeniero en electrónica, fuma al día más de una docena de cigarrillos. “Antes tenía que comprarme 28 tabacos para estar tranquilo, pero por salud los reduje a 14. Ahora con el impuesto quizás lo piense en bajar o mantener ese número”.

Afirma que en el país el impuesto es bajo en comparación a otros,  como Canadá o Francia, en el que las cajas de cigarrillos cuestan entre $ 11 y $ 12. “Allá el impuesto que se paga es de más de $ 8, mientras que el producto como tal cuesta $ 2. Así debería ser aquí”, recuerda el  profesional.

Roberto Caamaño consume a diario de 4 a 5 tabacos en la noche. Lo hace porque, dice, lo desestresa. “Fumo para matar ansias de consumir drogas y cuando pienso en deudas o me pongo mucho a pensar, fumo más”. Según él, la medida podría afectar a los que compran cigarrillos por caja. Agrega que para ser una propuesta de salud la tarifa debería ser de $ 1 por cigarrillo no centavitos. Eso sí  haría parar mi consumo”. (I)

Lea el proyecto de Ley Orgánica para el Equilibrio de las Finanzas Públicas

------------------------------------------------------------------------

Los menos escolarizados fuman más

Naciones Unidas: Más impuestos, menos enfermos

La ONU dispone de algunos datos específicos sobre el costo del cigarrillo a la salud de un país. En Egipto, el gasto anual del tratamiento de las enfermedades causadas por el tabaco es de $ 545,5 millones y en China el costo se estimó en $ 6.500 millones anuales.

Otros impactos en las economías son la pérdida de divisas (la mayoría de los países son importadores netos de tabaco), la pérdida de ingresos fiscales por el contrabando y los daños ambientales causados por el cultivo del producto.

Las personas con menor nivel de instrucción también tienden a consumir más tabaco. Un estudio realizado hace poco en Río de Janeiro, Brasil, concluye que la prevalencia del tabaquismo entre las personas con 4 años o menos de estudios es de 26%, frente a 17% de las que tienen 9 o más años de escolaridad.

Otros estudios demuestran que las personas más pobres gastan el mayor porcentaje de sus ingresos familiares en productos de tabaco, en detrimento de otras necesidades básicas, como alimentos, atención sanitaria o educación. En Bangladés, por ejemplo, 10,5 millones de personas malnutridas podrían alimentarse adecuadamente si las dos terceras partes del dinero que el país gasta en cigarrillos se destinara a comprar alimentos saludables.  

La ONU destacó que el tercer objetivo de su agenda post 2015 es fortalecer la lucha contra el tabaco. Para ello tiene un lema: más impuestos, menos enfermos. (I)

----------------------------------------------------------------

LA OPS aconseja un impuesto al licor

El alcohol, el otro problema de la salud pública

En las Américas y en el mundo, el alcohol es el principal factor de riesgo de muerte y discapacidad para las personas de 15-49 años, franja etaria en la que suelen ser más productivas económicamente.

En un estudio realizado en Estados Unidos en 2006 se estimó que el consumo nocivo de alcohol le costó al país cerca de $ 224.000 millones (promedio de $ 750
por habitante), de ese total, 72% se atribuyó a la pérdida de productividad en el lugar de trabajo. El alcohol también representa detenciones, pérdida de puestos de trabajo o consultas a los servicios de salud.

Como ocurre con el tabaco, los más pobres y con menos tiempo en la escuela son los que más consumen alcohol.

Con estas evidencias la recomendación urgente de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en especial en América Latina, es aumentar los impuestos a las bebidas alcohólicas para disminuir su accesibilidad. “Los tributos al alcohol son una manera eficaz de aumentar el ingreso fiscal. Además, los ingresos pueden utilizarse para financiar servicios de salud y sociales, y mejorar la equidad entre la población”, indica la OPS en su informe de 2015.

Ecuador, a través de su proyecto de reforma tributaria, busca aumentar el impuesto ya existente al licor de $ 6,20 a $ 7,24. La propuesta, que se debatirá en la Asamblea, representa un incremento de $ 1,04 a la cerveza. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: