El aumento de recargos en pagos a tarjetas irá a revisión

- 05 de febrero de 2019 - 00:00
Foto: Archivo / El Telégrafo

El secretario de Comunicación, Andrés Michelena, aseguró que la orden del Presidente de la República obedece a que el Gobierno busca bajar los costos de los servicios que brindan las instituciones financieras y no encarecerlos.

La preocupación ciudadana por la resolución de la Junta de Regulación Monetaria y Financiera, que incrementa los recargos por pagos mínimos o atrasos en tarjetas de crédito, motivó a que el presidente de la República, Lenín Moreno, dispusiera una “revisión inmediata” de la medida.

Para esto, el Mandatario convocó a la Junta Monetaria y al ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez.  Así lo informó el lunes 4 de febrero de 2019, el secretario de Comunicación, Andrés Michelena, en una entrevista de diario El Comercio en donde expresó que el Gobierno apunta a “llevar a la baja los costos de los servicios de la banca”.

La resolución 471-2018-F data del 30 de noviembre de 2018 y fue firmada por Richard Martínez, presidente de la Junta de Regulación Monetaria.

Su aplicación empezó en 2019 y establece que los usuarios de tarjetas de crédito pagarán más dinero por intereses por dos casos. El primero aplica cuando el cliente solo canceló el valor “mínimo a pagar” o un monto parcial, pero no la cuota total.

Los intereses se calcularán sobre el dinero pendiente desde la fecha de realización de la compra y no desde la fecha de vencimiento de pago que consta en el estado de cuenta. Es decir, por ejemplo, si una persona debía cancelar una cuota de $ 100, pero pagó $ 30, los intereses corren sobre los $ 70 restantes.

El segundo escenario corresponde a cuando existen retrasos. Si caduca la fecha de pago libre de recargos y el usuario no ha hecho ningún abono la entidad financiera cobrará intereses desde el día que se hizo el consumo hasta el vencimiento del pago. Además gravará intereses de mora a partir de la caducidad del pago.

Siguiendo el ejemplo anterior, si el cliente no cancela nada de los $ 100 dentro de los plazos que señala su estado de cuenta, tendrá que pagar intereses desde el momento que adquirió el bien y también por los días que corran desde la fecha límite de pago.

Marcos López, delegado del presidente de la República ante la Junta Monetaria y Financiera, reconoció que si bien las tasas de interés que cobra cada entidad se mantienen intactas, estos nuevos cálculos sí representarán para los usuarios mayor cantidad de dinero a pagar por retrasos en sus cuotas o por cancelar montos parciales.

Esto ocurre porque la reciente decisión de la Junta Monetaria suprimió otra resolución de 2016, la cual no disponía el cálculo de intereses desde la fecha que se hizo el consumo sino desde el vencimiento del plazo de pago.

López justifica la medida como una “corrección” a un error técnico de la resolución anterior, pues lo correcto es aplicar intereses desde el momento de la compra.  

“Todo crédito y en cualquier parte del mundo genera intereses, y los intereses se generan desde el momento que yo desembolso el dinero hasta el momento que yo pago”, explicó el funcionario e insistió en que el incremento es “marginal”.

A criterio de Wilson Araque, vicerrector y director del área de Gestión de la Universidad Andina Simón Bolívar, la nueva resolución no tiene justificación. Además cuestiona que si existían errores técnicos en la regulación de 2016 por qué no se hicieron las correcciones oportunas y se dejó que esté vigente por dos años.

Por otra parte, Araque encuentra que tal como está redactado el documento se presta a interpretaciones ambiguas. Lo dice porque el texto no especifica qué ocurre cuando un tarjetahabiente con varias cuotas por pagar se atrasa en una de ellas.

Por ejemplo, si el cliente pagó sin contratiempos dos de tres cuotas, pero la última no pudo cumplir a tiempo o abonar un monto parcial, según la resolución los intereses correrían desde la fecha que se hizo el consumo.

Pero, a juicio de Araque, en este caso el recargo no debería calcularse desde el día de la compra sino sobre el monto restante, es decir, la cuota final que no pudo ser cubierta.

Los cambios normativos han generado diversas reacciones entre los usuarios, quienes apuntan a que con esta medida se favorece al sector bancario en perjuicio de los tarjetahabientes.

Diego Quiñónez compró en mayo de 2018 una lavadora para su madre a 18 meses plazo, con cuotas de $ 50 cada una. Los últimos dos meses ha tenido dificultades para cancelar a tiempo, debido a que sus ingresos se volvieron irregulares y disminuyeron.

Ahora le preocupa que si incurre en nuevos retrasos tenga que pagar más por los intereses y desconoce si los recargos se harán desde mayo del año pasado cuando adquirió la lavadora.

Quiñónez no entiende cómo puede implementarse esta medida cuando la situación económica del país no es la mejor. “Los únicos que salen beneficiados son los banqueros”, reclamó.

Frente a este tipo de reacciones el Secretario de Comunicación manifestó que con la revisión que ordenó el Presidente el cliente “debe estar tranquilo y confiado en el Gobierno”.

“El ciudadano nunca tendrá que pagar más de lo que es justo”, sentenció Andrés Michelena.

Uso adecuado de la tarjeta de crédito

En Ecuador existen más de 3 millones de tarjetas de crédito, la marca más usada es Visa y el mayor emisor es el Banco del Pacífico.

Para que la tarjeta sea realmente una herramienta y no se convierta en un problema, expertos en finanzas personales aconsejan utilizarla únicamente para pagos diferidos de productos de larga duración.

No es adecuado diferir las compras del supermercado, por ejemplo, porque son consumos que se repetirán con frecuencia. Lo mismo aplica para pagos de entretenimiento, alimentación, útiles escolares, combustible o similares que deberían ser cancelados de contado.

Sebastián Quevedo, vicepresidente de Medios de Pago de Produbanco, comenta que la tarjeta debe ser usada como un medio de pago, pero si el cliente desea realizar un financiamiento se aconseja utilizar los planes diferidos que ofrecen los establecimientos comerciales.

Otro aspecto a tomar en cuenta es evitar caer en la mala costumbre de solo realizar pagos mínimos o parciales, agregó Araque.  Lejos de disminuir la deuda, esta se incrementa porque los intereses se gravan sobre los valores acumulados y el monto a pagar crece. (I)

Definiciones   
Pago mínimo
Valor mínimo que debe ser cancelado hasta la fecha de pago. Si solo realiza este pago, tendrá que pagar más intereses y tardará más en cancelar la deuda.

Total a pagar de contado
Consumos del mes que debe pagarse hasta la fecha máxima establecida para evitar recargos. Incluye tarifas por el servicio.

Fecha de corte
Fecha establecida por la emisora de tarjeta con la fecha límite de transacciones, para cargar a la cuenta del mes.

Fecha de pago
Fecha máxima establecida por la entidad emisora para recibir los pagos hechos con la tarjeta de crédito en el mes. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: